lahoradigital.com
Argentina: más que pañuelos verdes
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Argentina: más que pañuelos verdes

miércoles 30 de diciembre de 2020, 14:12h

Adiós a las perchas, a las agujas y al perejil. Adiós a las lágrimas por la vida que no se pudo tener por un embarazo no deseado o la que se perdió en una camilla, quien tuvo suerte de tenerla, para poder abortar de forma clandestina en Argentina.

Y es que allí, el 30 del 12 del 2020, ha hecho historia de la única manera que podía ser: plantando cara a la historia de la indignidad patriarcal. La que obligaba a las niñas a dejar de serlo para ser madres, y a las mujeres que no querían ser madres a serlo.

El país lleno de caspa celeste y con un Papa al frente de la Iglesia -a la que otorgan el papel de la buena fémina, la de la “Santa” y la “Madre”- e infectada de pedófilos y violadores de menores, no ha podido con la razón y la lucha de las feministas que con el corazón latiendo en verde, han abierto con su lucha incansable el semáforo a la libertad.

Por fin #EsLey abortar de manera segura en un estado que ensalza como Dios a un putero, maltratador y pedófilo como Maradona, al tiempo que echaba el pestillo a la libertad de elegir tu futuro como mujer.

Un país en el que como la senadora Guadalupe Tagliaferri decía: "las mujeres votamos, las mujeres podemos elegir separarnos, las mujeres conseguimos derechos laborales, las mujeres gritamos Ni una menos frente a la violencia machista, las mujeres tenemos que poder elegir libremente."

Ahora con 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención se ha pasado del blanco y negro machista y paternalista al color de la esperanza.

Se acabó el reguero de las 500.000 argentinas que no solo ponían fin a su embarazo de forma clandestina sino también en peligro su salud y su vida. Ya no habrá 38.000 mujeres que acababan siendo hospitalizadas por complicaciones en los abortos que salían mal.

Un senador tan señoro como horondo en sus argumentos, explicaba en la última intervención antes de la votación, que abortar era la causa 74 de muerte en su país. Antes que salvar la vida de las 3.200 mujeres y niñas que cada año morían desangradas y enterradas en una caja de madera llena de lágrimas y sueños sin cumplir, estaban la hepatitis o el cáncer. ¡Las comparaciones y las manipulaciones siempre son tan odiosas como quienes las dicen! ¡Y a lo peor de quienes se las creen y las nombran con cada cuenta del rosario!

Para la pandemia machista hay un antídoto cuyos ingredientes solo nos hacen mejores como sociedad y está más que patentado. Se llama feminismo. Un movimiento pacífico que no derrama ni una gota de sangre y que es capaz de inundar con su tsunami de derechos humanos, la dignidad de las hembras de la especia humana.

Basta con abrir los ojos a la emancipación del 52% de la población, para que las mujeres, podamos respirar paz en lugar de vivir como víctimas de una guerra que nos quiere ciudadanas de segunda.

Hoy las hermanas argentinas, con sus pañuelos verdes anudados a las muñecas han sido las heroínas de todas. Porque como añadía Tagliaferri “esta ley no será el logro de ningún partido político, será la conquista de un movimiento de mujeres que tiene como única bandera hacer que las futuras generaciones vivan en un mundo más justo e igualitario”. ¡Hoy todas somos ellas!


Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante, organizadora de eventos y formadora en comunicación con perspectiva de género. Autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI). @NuriaCSopena
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios