lahoradigital.com
El PSC apuesta a lo grande y elige a Salvador Illa para competir con los independentistas por la presidencia de la Generalitat
Ampliar
(Foto: Europa Press)

El PSC apuesta a lo grande y elige a Salvador Illa para competir con los independentistas por la presidencia de la Generalitat

miércoles 30 de diciembre de 2020, 13:38h

La maquinaria electoral de los partidos políticos está plenamente activada de cara a las inminentes elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. Estos son unos comicios importantes y sus resultados tendrán también repercusión a nivel nacional por eso, el PSC redobla sus esfuerzos y presentará al actual ministro de Sanidad, Salvador Illa, a estos comicios. Miquel Iceta cede el paso así ante las previsiones que manejan los socialistas de poder disputar la victoria a los partidos independentistas, algo que supondría un verdadero terremoto político en Cataluña. Las expectativas electorales del PSC son muy altas ante la guerra abierta entre ERC y Junts.

El PSC apuesta fuerte y a lo grande para las elecciones del próximo 14 de febrero. Las expectativas de los socialistas catalanes ya eran elevadas con el liderazgo de Miquel Iceta, un político de una altura política indiscutible. Pero la popularidad, el empuje y la alta valoración que ha cosechado Salvador Illa, secretario de Organización del PSC, durante su trayectoria como ministro de Sanidad, hacen que sea finalmente él quien lidere la candidatura socialista a las elecciones catalanas.

Así se ha sabido este miércoles de fuentes socialistas que han decidido al más alto nivel que sea Salvador Illa el candidato del PSC a la Generalitat de Cataluña en detrimento de un Iceta que, como hombre de partido, acepta la decisión. El secretario general de los socialistas y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, manda así a su ministro a tratar de ganar unos comicios autonómicos que serán algo más que eso ya que tendrán afectación a nivel nacional.

Hasta esta misma semana, el propio Salvador Illa negaba que fuese a liderar la candidatura de su partido, pero la realidad ha hecho que su partido le empuje hacia ello. En los últimos meses las encuestas sitúan al Partido de los Socialistas catalanes a la altura incluso de ERC y del Junts ante la pelea que ambas formaciones independentistas mantienen, lo que podría situar al PSC como claro aspirante a vencer en las urnas.

Nadie esconde que lo que ocurra a nivel autonómico tendrá una repercusión en la política nacional donde el voto de los partidos catalanes es indispensable para la gobernabilidad del país. Un bipartido formado por Junts y ERC podría complicar la búsqueda de apoyos del PSOE en el Congreso de los Diputados. Y un posible gobierno de izquierdas entre socialistas y republicanos daría estabilidad, por el contrario, al Ejecutivo de Sánchez.

La pelea política en Cataluña es enconada en todos los ámbitos. ERC encabeza las encuestas de voto, pero Junts recorta las diferencias y venderá cara su derrota, si esta se produce. Ambos partidos independentistas sigan ya estrategias distintas tras el ‘procés’ que acabó con gran parte del ejecutivo catalán en la cárcel. El PSC sigue en su posición de consolidar la autonomía catalana y fortalecer las instituciones dentro del marco del Estatut y de la Constitución, lo que podría atraer a muchos votantes que en el pasado optaron por Ciudadanos, partido que podría sufrir una nueva hecatombe electoral.

Precisamente Ciudadanos ha sufrido un duro revés este miércoles ante la fuga de una de sus figuras, Lorena Roldán, hacia el Partido Popular.

Por su parte, los populares, que encabeza Alejandro Fernández, siguen en una disputa feroz con Vox y tratará de mantener sus ya debilitadas posiciones en Cataluña. Saben los populares que las elecciones catalanas son un escenario muy difícil para ellos, como lo es también el País Vasco. Pero un ‘sorpasso’ de la ultraderecha sería catastrófico para el liderazgo de Pablo Casado a nivel nacional.

Uno de los políticos mejor valorados

La trayectoria política de Salvador Illa de este último año ha cambiado de forma radical con la llegada de la pandemia del coronavirus. Hace poco más de un año, Unidas Podemos y Pablo Iglesias, rechazaban hacerse cargo de una cartera que entonces consideraban de ‘poco peso’ y el solo hecho de la propuesta parecía un insulto para los morados. Entonces, el presidente Sánchez dio la cartera de Sanidad a un desconocido Salvador Illa, un político catalán siempre a la sombra de Miquel Iceta y que los analistas políticos consideraban que venía a ser una especie de enlace entre el Gobierno de España y la Generalitat en la futura mesa de diálogo que el PSOE pacto con ERC como moneda de cambio por sus votos en la investidura.

Pero a las pocas semanas de jurar el cargo, Illa ha tenido que gestionar la peor pandemia del siglo. Esto le ha situado en el primerísimo foco de la vida política española. Su valoración, según el CIS, ha ido subiendo a medida que la ciudadanía ha ido valorando positivamente su forma de hacer política, sus impecables discursos en el Congreso y en la Comisión parlamentaria de Sanidad donde estuvo dando explicaciones de la de la crisis sanitaria y de las decisiones que se iban tomando semana a semana.

Ahora, tiene ante sí un reto también de altura que le encumbraría si finalmente obtiene el apoyo mayoritario de los votantes catalanes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios