lahoradigital.com
Campaña de información del Gobierno británico para evitar la propagación de la Covid-19.
Ampliar
Campaña de información del Gobierno británico para evitar la propagación de la Covid-19. (Foto: EFE)

La nueva cepa del coronavirus deja a Reino Unido al borde del colapso con 41.385 nuevos casos y altos niveles de presión hospitalaria

martes 29 de diciembre de 2020, 16:03h

Reino Unido se encuentra en su peor momento desde el inicio de la pandemia. Pese a ser uno de los primeros países en iniciar la vacunación contra el virus, la llegada de la nueva cepa detectada en el sur del país y el aumento del número de contagios diarios han provocado que el primer ministro, Boris Johnson, haya decretado el confinamiento en la zona sur de Inglaterra y se plantee endurecer las restricciones. El Gobierno británico ha informado este lunes de 41.385 nuevos casos de coronavirus registrados en las últimas 24 horas, un máximo histórico desde que comenzó la pandemia, y además, se está llegando a niveles de saturación en los hospitales muy similares a los registrados durante el pico de la primera ola, a mediados de abril. Debido a estos datos, algunos expertos creen necesario acelerar la vacunación, inmunizando alrededor de dos millones de personas por semana para evitar de esta forma una tercera ola.

Cuando parece que por fin puede frenarse la enfermedad mundial provocada por la Covid-19, se desata de nuevo el pánico. La culpa de esta realidad la tiene la nueva cepa mutante del SARS-CoV-2 originada en Reino Unido y que se expande más rápidamente que cualquiera de las anteriores.

Esta nueva mutación del virus apareció por primera vez en septiembre, en la zona sureste del Reino Unido. En noviembre ya era la responsable de uno de cada cuatro nuevos casos de Covid-19 en Londres, y en el mes de diciembre está provocando dos de cada tres nuevos contagios en el país.

Como puede verse, la situación en Inglaterra no hace más que empeorar. Actualmente, los responsables del Servicio Nacional de Salud británico (NHS, en sus siglas en inglés) han comenzado a enviar señales de alerta, tras informar este lunes de 41.385 nuevos casos de Covid-19 en el país detectados en las últimas 24 horas, dejando la mayor cifra acumulada en un solo día desde que comenzó la pandemia.

A este dato debe sumarse también 357 nuevas muertes, por lo que Reino Unido acumula 2.329.730 casos confirmados y 79.349 decesos desde que llegó el virus al país. “Es un nivel de contagios muy alto, muy preocupante en un momento en el que nuestros hospitales están en su momento más vulnerable, con los ingresos al alza en muchas regiones”, ha comentado la directora médica de Salud Pública de Inglaterra, Yvonne Doyle.

Este alto número de contagios está dejando secuelas en los hospitales británicos, generando niveles de saturación en los hospitales del país muy parecidos a los registrados durante el pico de la primera ola, a mediados de abril. El pasado 22 de diciembre, el último día en que se actualizaron los datos, 21.286 personas en todo el Reino Unido ocupaban una cama hospitalaria por contraer la enfermedad. El 12 de abril, justo antes de que las cifras bajasen, el número total de ingresados era de 21.683.

El pasado 26 de diciembre, el Servicio de Ambulancias de Londres (LAS, por sus siglas en inglés) recibió un total de 7.918 avisos de urgencia, al mismo nivel que en la primera ola, lo que supone 2.500 más de la media que se registra ese mismo día cualquier otro año.

En este sentido, los hospitales de Gales, Escocia y del sur de Inglaterra han alertado de un aumento en la ocupación por el incremento de pacientes positivos en coronavirus. Asimismo, a medida que crece el número de ingresos por la enfermedad, el personal sanitario infectado también es mayor, como ocurrió durante la primera ola.

Tras la llegada de esta nueva cepa, algunos expertos creen necesario acelerar la vacunación por la nueva cepa del coronavirus. Según la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM, por sus siglas en inglés), se debería inmunizar a dos millones de personas cada semana para evitar una tercera ola del coronavirus. Este cálculo es el doble de lo estimado por el Gobierno, que empezó a vacunar a la población el pasado día 8 de diciembre con el fármaco de Pfizer-BioNTech.

Nuevas medidas contra el virus en Reino Unido

Aunque las mayores cifras se han notificado en Inglaterra, los positivos también han incrementado en otros lugares de Reino Unido. El Gobierno de Escocia ya ha impuesto el Nivel 4 de Alerta Máxima desde el pasado sábado, al menos durante tres semanas, al igual que el de Gales. En Irlanda del Norte se ha establecido un confinamiento extremo, con un toque de queda desde las ocho de la tarde a las seis de la mañana.

El Gobierno británico tiene previsto revisar los niveles de alerta en todos los territorios del país el próximo miércoles. Tras los datos registrados en los últimos días, el nivel 4 de Alerta Máxima se extenderá a otras zonas de Inglaterra. Por ello, bares, restaurantes y pubs se clausurarán, salvo para servicio a domicilio, al igual que sucederá con los cines, museos y galerías de arte, así como con los comercios que no distribuyen bienes esenciales. Asimismo, en este nivel, solo dos personas no convivientes pueden reunirse, y siempre en exteriores.

Además, Johnson sigue retrasando la vuelta a los colegios. De esta forma, los alumnos de Primaria se reincorporarán el 3 de enero, junto con los de ‘Years 11 y 13’, que son los equivalentes a 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, para que puedan prepararse los exámenes obligatorios. El resto de estudiantes retrasarán su vuelta hasta el próximo 11 de enero.

La nueva cepa, moviéndose con rapidez por todo el mundo

Ya ha habido otras cepas mutantes de SARS-CoV-2 bastante notables, sin embargo, esta nueva surgida en Reino Unido supera a las otras en peligrosidad y rapidez de contagio, según los expertos. De acuerdo con estudios realizados, la nueva cepa afecta con mayor fuerza a poblaciones jóvenes y sería entre un 40 a un 70% más contagiosa.

Tal es así que la nueva mutación ha llegado a expandirse a países de distintos continentes. Este fin de semana, el primer caso de la nueva cepa fue detectado en Francia y España. Asimismo, el propio comité del Covid-19 británico notificó que la cepa se encontraba en otros países como Australia y Dinamarca y más tarde, la Organización Mundial para la Salud (OMS) confirmó casos también en Países Bajos e Islandia.

La nueva cepa incluso ya llegó a Asia. Este sábado el Ministerio de Salud de Japón registró cinco casos entre un grupo de pasajeros prevenientes de un vuelo de Gran Bretaña. A su vez, el pasado miércoles las autoridades sanitarias de Singapur confirmaron el primer caso en su país de esta mutación. Igual que sucede en el continente asiático, América también ha detectado los primeros casos de la nueva cepa. Dos casos fueron descubiertos en Canadá, en la provincia de Ontario.

Se suma así a la larga lista de estados afectados, tanto europeos como extranjeros: Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Suiza, Suecia, Islandia, Noruega, Francia, España, Italia, Jordania, Portugal, Estados Unidos, Canadá, Japón, Hong Kong y Australia. Se sospecha que también ha podido llegar a Brasil, pero el Gobierno de Jair Bolsonaro aún no se ha pronunciado.

De forma paralela, otra nueva cepa de coronavirus fue encontrada en Sudáfrica, cuyo ministro de Salud, Zwelini Mkhize, confirmó este lunes en un comunicado que no había “pruebas” de que fuera “más contagiosa que la variante del Reino Unido”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios