lahoradigital.com

La escritora ha sido absuelta en firme de calumnias por decir que un magistrado estaba entorpeciendo una investigación sobre el hurto de bebés y menores en centros de menores

Consuelo García del Cid Guerra: “Los servicios sociales son un sistema contra natura en los que se hacen informes falsos y manipulados, se retiran custodias injustificadas y se borra a las madres”
Ampliar

Consuelo García del Cid Guerra: “Los servicios sociales son un sistema contra natura en los que se hacen informes falsos y manipulados, se retiran custodias injustificadas y se borra a las madres”

lunes 14 de diciembre de 2020, 16:02h
Tras tres largos años, con sus días y sus noches, la escritora e investigadora Consuelo García del Cid Guerra, se siente libre. Por fin ha recibido la noticia que tanto ansiaba: la de la sentencia firme que la absuelve de calumnias por señalar al magistrado de la Audiencia Provincial de Tarragona, Antonio Carril Pan. “Es el final de una pesadilla que nunca debí haber vivido. Yo nunca he calumniado a nadie, no soy una suicida. Cierto que me arriesgué al máximo denunciando un sistema, era mi obligación moral hacerlo”.

Y es que, si algo ha aprendido la autora del libro El desmadre de los servicios sociales en un camino doloroso que solo conoce ella, es que la libertad de expresión no existe en España. “Me llevo una gran lección aprendida: del pasado se puede hablar, lo echamos al canasto de la memoria y adiós, pero como toques el presente, la realidad actual, van a por tu cabeza. Y todo este sistema viene del pasado. A mí me han escrito trabajadoras sociales diciendo que tengo toda la razón, pero que temen perder su trabajo. Me he entrevistado con todos los partidos políticos, que miran hacia otro lado o te dicen que este tema "es intocable".

  • Llegar hasta aquí te ha supuesto un calvario que no deseas a nadie. ¿Qué ha sido lo más difícil?

Todo. Me he sentido literalmente perseguida. Que te aporree la puerta una pareja de policías a las cuatro de la madrugada cuando yo descansaba en la habitación de un hotel, en Zaragoza, donde había ido a conferenciar, para decirme que "tiene una denuncia", estando notificada y con abogado y procurador designados. Me habían puesto en busca y captura, luego el Juzgado dijo "haberse equivocado", pero la realidad es que acabé en un hospital con crisis de ansiedad severa. Que llamara la policía por dos veces a casa de mi hijo mayor diciendo que "estaba desaparecida", luego la misma policía se disculpó. ¿Pero esto qué es? ¿En qué país estamos?

  • ¿Te han defraudado personas que creías estaban a tu lado?

No. Rotundamente no, todo lo contrario. Me he sentido muy apoyada incluso por personas desconocidas. El día del juicio había una manifestación en la puerta, y esas cosas no se olvidan. Madres con sus hijos retirados injustamente, familias destrozadas por el sistema que viajaron desde distintos puntos de España para estar a mi lado. Sólo tengo agradecimiento infinito porque no me he sentido sola en ningún momento.

  • ¿Qué mensaje le lanzas al magistrado Antonio Carril Pan?

Se ha hecho justicia y no se ha podido matar al mensajero.

  • ¿Por qué rechazaste en su día la ayuda de la Asociación contra la Corrupción?

En aquel momento me encontraba sobresaturada y seguí los consejos de mi abogado, Guillermo Peña, que se ha dejado la piel en mi defensa y ha ganado. No quería verme inmersa en más conflictos, se me acercaba demasiada gente con propuestas incontrolables. Mi teléfono ardía, era un sin vivir. Me llamaba mucha gente proponiéndome disparates.

  • ¿Los servicios sociales están a la altura de los y las menores que tiene que proteger?

Por supuesto que no. Los servicios sociales son un sistema contra natura en todos los sentidos y donde se hacen informes falsos y manipulados, se retiran custodias injustificadas y se borra a las madres. Son intocables, no se les puede discutir. Se están destrozando vidas enteras a diario sin que nadie reaccione al respecto. No se contempla el clima moral del asunto. Estamos ante la extensión de un pasado que lo dejó todo atado y bien atado. Han cambiado las formas, no el fondo, esa es la frase que llevo años repitiendo hasta la saciedad, porque me he ocupado de demostrarlo incluso documentalmente.

  • ¿Qué te provoca el caso de una niña que con 12 años ha sido violada por un “compañero” del centro y ha dado a luz un bebé en Santander en su casa?

Que el sistema no funciona. ¿Un centro de menores protege? Es obvio que no. Embarazos no deseados, madres adolescentes que son niñas. Habría que preguntarse por qué estaba en un centro de menores y si eso habría pasado o no en su casa.

  • Tu activismo no es solo por los niños y niñas también es por las madres víctimas de la violencia machista, ¿qué reconoces en ellas?

Por supuesto. Se retiran custodias por ser víctima de violencia machista y se están dando los hijos e hijas a maltratadores. Las denuncias se vuelven contra las denunciantes. Es el mundo al revés. Mientras tanto, se extienden verdaderas campañas de descrédito hacia ellas, que no son creídas, ni en los juzgados ni en ninguna parte. Cuestionadas por ser mujeres, sin más, y tachadas de locas a la primera de cambio. La tortura en los puntos de encuentro, lugares desafectos, esa figura no regulada del "coordinador parental" que se han sacado de la manga, es como pagar al enemigo.

Esa figura se ha creado a golpe de auto judicial como si el poder judicial pudiera realizar funciones legislativas. Los coordinadores parentales tienen mucho poder para emitir informes y dictaminar desamparos. Se actúa contra los derechos fundamentales, tanto de los niños y niñas como de las madres, a las que deja en la más absoluta indefensión. El síndrome inexistente que ni nombrar quiero con que se ahorca a las mujeres cargando sobre ellas un sinfín de atrocidades varias.

  • ¿Lo que viviste como niña te ha marcado la vida como activista?

De forma definitiva. Si mantengo esta lucha incombustible con la que me enterrarán, es porque pasé por reformatorios franquistas sin haber cometido delito alguno. Te marca para los restos. Llevo más de diez años trabajando sola, sin ayudas ni subvenciones. De aquellos barros, estos lodos. Conseguí sacar a la luz hechos completamente ocultos de la España más negra y su memoria reciente. Y sigo en ello.

  • ¿Seguirás denunciando o esta última experiencia te ha hecho cambiar de estrategia?

Nunca tuve estrategia. Y por supuesto que voy a continuar. El libro que se publicará en 2020 es una bomba de relojería.

  • Define bomba…

Se trata de “Las insurrectas del Patronato de Protección a la Mujer” que publicará la Editorial Anantes el próximo trimestre de 2021. En sus páginas demuestro documentalmente cómo se metía a las mujeres en manicomios, en concreto en el Psiquiátrico de Ciempozuelos, a todas las que no acataban el régimen de internado de los reformatorios franquistas. Y sobre todo de cómo todas las lesbianas iban allí.


Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante, organizadora de eventos y formadora en comunicación con perspectiva de género. Autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI). @NuriaCSopena
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios