lahoradigital.com
José Errasti: “El movimiento queer forma parte de una tendencia de idiotización social”
Ampliar

José Errasti: “El movimiento queer forma parte de una tendencia de idiotización social”

Entrevista al Doctor en Psicología y miembro del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo

sábado 07 de noviembre de 2020, 11:38h

A bombo y platillo, pero sin el apoyo del movimiento feminista. Así presenta Irene Montero, la “Ley Trans”. El fin de la medida, según la ministra de Igualdad, es “dotar de derechos humanos a las personas trans” (que no transexuales) y posibilitar la “autodeterminación de género” sin informes médicos, así como la libertad personal para hormonarse con la palabra de quien así lo sienta.

Además, permitiría que menores de edad rectifiquen su sexo en el Registro Civil sin el consentimiento de sus familias. Asunto este último, que, según José Errasti, profesor titular de Psicología Clínica de la Universidad de Oviedo, “debería estar abriendo los telediarios, incluso por encima de la propia pandemia”.

Y es que ya son varias las comunidades autónomas en las que los centros educativos tienen protocolos de actuación para el profesorado a partir de guías como la de la Generalitat Valenciana -denunciada por la Plataforma Front Abolicionista del País Valenciá- donde se confunde el sistema sexo-género y se fomenta la hormonación temprana y modificaciones corporales a menores sanos.

Es decir, que en caso de que se detecte algún caso de la mal llamada “infancias trans”, el profesorado “se mantenga atento por si algún alumno o alumna mostrase repetidamente conductas discordantes con el género que se le asignó al nacer según sus genitales”, explica el profesor universitario José Errasti. Bastaría la palabra de ese profesor o profesora diciendo que ha detectado un caso, para que el menor pudiera hormonarse o cambiar de sexo sin el permiso de su familia. “Algo que banaliza los efectos irreversibles de las cirugías y la dependencia de medicación de por vida, tal y como añade Elizabeth Tarrío, médica del Servicio de Urgencias Canario.

Una propuesta envenenada

Teniendo en cuenta que en España hay falta de educación en igualdad ¿cómo se van a enfrentar estos profesionales a la responsabilidad de detectar a estos niños y niñas? ¿Están preparados? ¿Habrá quienes se nieguen a tal petición? Para este profesor titular de Psicología de la Personalidad, “estamos ante la propuesta más carca, retrógrada, distópica, miserable y envenenada que he visto en muchos años. Pedir al profesorado que esté atento a cuántos selfies poniendo morritos se hace Pedro, o cuantas veces María juega al fútbol con los chicos, para estudiar el caso, no vaya a ser que Pedro en verdad sea una niña y María sea un niño -mientras los buitres de las farmacéuticas sobrevuelan la escuela en círculos-, es algo tan vil que hubiera estremecido de repugnancia hasta a Pilar Primo de Rivera”.

Por ello Errasti pide una sola cosa. “Que dejen a la infancia en paz y la saquen de la película de terror en donde quieren hacerla vivir. No los sometan a sus delirios snobs, metafísicos y anticientíficos. No creo que sea necesario organizar la objeción de conciencia, porque no creo que haya mecanismos que controlen si el profesorado cumple con estas consignas goebbelianas”.

► ¿Cómo explicas filosófica y psicológicamente la tan urgente Ley Trans?

  • Hasta el siglo XVIII la ideología de la clase dominante se presentaba como la manifestación de Dios. Desde el siglo XIX se presenta como la manifestación de la naturaleza. El neoliberalismo individualista nos intenta convencer de que existe en todo ser humano una esencia íntima y espontánea alrededor del género, entendido éste como un sexo abstracto que ya se ha desvinculado de sus aspectos biológicos o reproductivos, convirtiéndose en un alma pura que puede adoptar cuantas variantes combinatorias varón/mujer sienta la persona en su interior.

    Esta esencia humana ha estado milenariamente reprimida, provocando terribles sufrimientos a los individuos. Y ahora llega Montero a resolver tal deuda histórica.

    Demagogia neoliberal. Trampa naturalista. Todos sabemos que lo que se pretende, que brota naturalmente de la esencia de la persona, no es más que lo que previamente ha interiorizado como estereotipos sexuales de una sociedad sexista. En los espejismos se ven las cosas invertidas. Esto es un espejismo: se afirma que se manifiesta desde el interior lo que en verdad se ha aprendido desde el exterior.

    En cuanto al diagnóstico filosófico y psicológico es rancia metafísica individualista, ideología reaccionaria marioneta del marketing y la publicidad en la sociedad neoliberal.

► Últimamente campan ejemplos como los de Antón Losada, Antonio Maestre o los Javis, explicándonos cosas a las feministas. En un tuit te has referido a algún otro como Anacleto Panceto como tonto machista? ¿Son todos ellos tontos machistas o machistas tontos?

  • Son casos bastante diferentes entre sí. La postura ante el movimiento queer en la actualidad es la prueba del nueve que distingue entre una izquierda adolescente, mera actitud, que ve en la transgresión un valor per se y se mueve a golpes de simpatía y antipatía emocional por clichés, y una izquierda madura, fruto de una posición materialista ante la realidad y socialista ante la política.

    No conozco lo suficiente a Losada o Maestre, pero cuando tu profesión es “ser de izquierdas” y parte de tus ingresos dependen de que “seas de izquierdas” es difícil no decir a tus clientes lo que quieren oír. Acabas funcionando por tics pavlovianos siguiendo claves estimulares muy simples: “esto es de izquierdas/esto es de derechas” o “esto lo defiende Vox/esto lo defiende Podemos”, y ya después buscarás cómo llegar argumentalmente a la conclusión que ya está tomada previamente. Si algo son es cómodos. Y los Javis, bueno… no lo preguntas en serio, ¿no?

    Del tuit del que me preguntas dije que, si apoyas la identidad de género y no eres machista, eres tonto. Si no eres tonto y apoyas la identidad de género, eres machista. Si no eres ni tonto ni machista, no apoyas la identidad de género. Si eres tonto, machista y apoyas la identidad de género eres Anacleto Panceto.

► Según Podemos el 0,6% de la población importa más que el 52% de las mujeres y todo lo que se salga de ahí se tacha de ser transfobia

  • Todo lo que fije límites, lo que defina conceptos de forma clara y distinta, lo que tenga un mínimo rigor, es tránsfobo, porque la lógica trans defiende que cualquier criterio, cualquier ordenación de la realidad es un constructo social, y eso para esta gente implica que es arbitrario y caprichoso, tan sólido como el criterio contrario. Todo lo que se oponga a algo que alguien manifieste acerca de sí mismo desde su sagrada subjetividad es tránsfobo. Aunque sea absurdo. Si yo afirmo “soy mujer y no soy mujer” y alguien me señala mi contradicción, está incurriendo en transfobia. En una palabra, la realidad es tránsfoba.

    Por otro lado, no es que las mujeres importen cero, pero está claro que, si la discriminación y la violencia que sufre el 52% de la población se ejerce en función de un aspecto que la propia persona se autodetermina libremente, no cabe sino concluir que estas personas libremente han elegido sufrir tal violencia y discriminación.

► ¿Vivimos en una sociedad infantilizada donde la objetividad se ha vendido al queerismo?

  • En algún otro lado hemos presentado el concepto de “sociedad cándida”, tan pánfila en su “estar en el mundo” que se cree que es el hielo el que mantiene frío el frigorífico. Constantemente se están invirtiendo las causas y los efectos de las cosas, presentando como que brota del individuo lo que en verdad ingresa dentro de él, etc.

    Los determinantes objetivos y materiales de las familias, las relaciones sexuales, la alimentación, etc., quedan cubiertos tras capas y capas de purpurina, y parece que se autosostienen, como el barón de Munchausen intentando volar tirándose hacia arriba de los cordones de los zapatos.

    Si todo ocurre porque sí, todos los porque síes son igualmente válidos. ¿Por qué la realidad no va a ser lo que a mí me dé la gana, si desde los profesores hasta la televisión me están diciendo constantemente que mi capricho ha de ser mi propio criterio de verdad, ya que soy el ser más especial que nunca ha existido?

► ¿Por qué se ha escogido a La Veneno como bandera del movimiento? ¿Por estar muerto, por ser una persona excluida?

  • La víctima es el héroe de nuestro tiempo, dice Giglioli. Es indiscutible que vivió una vida dificilísima, sufriendo todas las formas más crueles de marginación que nuestra sociedad reserva a las personas que no son sexualmente convencionales. Pero releer su drama vital desde coordenadas queer es un anacronismo interesado y bastante mezquino.

    Desde su éxito han pasado veinticinco años que son veinticinco siglos en cuando a cambio social. La sociedad previa a internet y las redes sociales era simplemente otra. Se aprovechan de que ya ha muerto para hacer una interpretación de su figura contraria a lo que manifestó en algún vídeo antiguo, y la presentan como abanderada de un movimiento que, de haberlo conocido, le hubiera parecido incomprensible y absurdo. “Claro, es que la pobre estaba tan maltratada que no podía saber quién era en realidad”. Y se lo van a contar los Javis, que sí lo saben. Da un poco de asquito.

► ¿Cuánto de peligroso es que la juventud compre una ficción como verdad?

  • Max Planck decía que cuando una concepción científica vence a otra nunca es porque los defensores de la perdedora se convencen de la ganadora, sino porque los defensores de la perdedora van envejeciendo y muriendo, mientras que toda la gente joven nueva se apunta a la ganadora. Entre la gente de 40-50 años hay división de opiniones, pero entre los veinteañeros los postulados queer arrasan. Lo veo a diario en mis alumnos.

    Estamos ante un gigantesco experimento social y no sabemos cuál será el resultado que obtendremos dentro de treinta años con los veinteañeros actuales. El narcisismo es una droga deliciosa, pero su resaca de desasosiego termina destrozándote la vida. Yo sospecho que los psicólogos van a tener mucho trabajo, -aunque, cuidado, a lo mejor los psicólogos son los primeros que van a requerir ayuda-.

► Hace nada decías “Nadie pasa del feminismo radical al movimiento queer por el mismo motivo por el que nadie pasa de la astronomía a la astrología. El recorrido -las pocas veces que ocurre- es siempre el contrario”. ¿Si fueras vidente qué crees va a pasar?

  • Yo soy pesimista. Hay quien piensa que el movimiento queer es un fruto concreto de la misoginia y el machismo, y creen que el feminismo podrá vencerlo, como un progreso más de los que ha conseguido en su lucha contra el machismo. Yo creo que el movimiento queer forma parte de una tendencia de idiotización social mucho más amplia, relacionada con la elevación de la subjetividad a la categoría de verdad que no puede ser discutida. El tema del sexo/género sólo es una manifestación más de este asunto. Es una tendencia que nace directamente del individualismo del neoliberalismo, y no parece que en las próximas décadas el neoliberalismo vaya a retroceder. Es difícil resistirse cuando te venden el narcisismo como una postura moralmente elevada.

Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante, organizadora de eventos y formadora en comunicación con perspectiva de género. Autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI). @NuriaCSopena
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios