lahoradigital.com
Leopoldo López salta de la Embajada de España en Venezuela hasta Madrid, enfadando a Maduro que lo considera una “práctica anti diplomática y hostil”
Ampliar
(Foto: AFP)

Leopoldo López salta de la Embajada de España en Venezuela hasta Madrid, enfadando a Maduro que lo considera una “práctica anti diplomática y hostil”

lunes 26 de octubre de 2020, 23:01h

Leopoldo López abandonó la Embajada de España el pasado sábado de forma secreta, “personal y voluntaria” para llegar ayer a Madrid. El opositor del régimen de Maduro, se encontraba en la residencia en Caracas del embajador Jesús Silva en calidad de “huésped” desde el pasado 30 de abril de 2019 tras el fracaso de un golpe militar dirigido por Juan Guaidó contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Venezuela ha condenado esta salida clandestina de un “prófugo condenado” y ha denunciado la “complicidad” por parte del Gobierno de España. El Gobierno venezolano realizó dos detenciones del personal laboral de la Embajada tras conocer la noticia de la salida de López y una serie de registros en domicilios privados. Ambos actos han sido condenados por España al suponer un “incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas". Desde el Gobierno de Sánchez, señalan que la crisis en la que se encuentra el país sudamericano se debe saldar de forma negociada y reiteran “su disposición a ayudar en dicho proceso”.

Leopoldo López ha llegado este domingo a Madrid tras cruzar clandestinamente la frontera entre Venezuela y Colombia. El líder opositor venezolano se encontraba refugiado en la Embajada de España en su país de origen desde el 30 de abril de 2019 después de protagonizar un levantamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro junto a Juan Guaidó, presidente del Parlamento, que terminó fracasando. Ahora, López se ha reunido de nuevo con su familia entre las críticas por parte de Venezuela al Gobierno de España por su “complicidad” al participar activamente en la “fuga ilegal de un peligroso delincuente”.

Varias fuentes confirmaron el pasado sábado que el líder del partido de la oposición Voluntad Popular contra el “chavismo” había salido del que había sido su “refugio” en Caracas durante algo más de un año y ya se encontraba fuera del país. Tras estas acciones el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detenía a dos miembros del personal laboral en la Embajada, Nubia Campos, cocinera de López, y su vigilante privado de seguridad, José Jerjes Neira. Además, también realizaban registros en los domicilios del personal de la residencia en Caracas. Ambos actos han sido condenados desde el Ejecutivo español por un “incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas".

Mientras, desde Venezuela el Gobierno de Nicolás Maduro hacía unas acusaciones similares hacía el país denunciando “el incumplimiento flagrante de las disposiciones fundamentales de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas por parte del Reino de España", en un comunicado publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Establecen que el Ejecutivo no ha reparado en las leyes internacionales, las leyes migratorias ni en los acuerdos bilaterales en materia de justicia y ha protagonizado una “continua violación del contrato internacional que rige las relaciones civilizadas entre los Estados”. El Ministerio ha recordado que Jesús Silva, embajador español en el país, fue expulsado de Venezuela el 25 de enero de 2018 por “reiteradas intromisiones en los asuntos internos” y readmitido en abril de 2019 tras un acuerdo entre ambas partes. Desde entonces, ese acuerdo se veía dañado por cobijar a un “prófugo condenado”.

López fue condenado en septiembre de 2015 a casi 15 años de cárcel tras protagonizar una serie de revueltas opositoras el año anterior que se saldaron con 43 muertos. La justicia le consideró el “autor intelectual” de estas protestas y durante tres años el opositor apeló su sentencia hasta conseguir su traslado de la prisión militar de Ramo Verde a un arresto domiciliario. El 15 de febrero de 2018 la ex – fiscal de su caso, Luisa Ortega, admitió que habían existido presiones por parte del “número dos” del Gobierno, Diosdado Cabello, para su encarcelación. Así, el 30 de abril de 2019 funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) le liberaron y se produjo un intento de golpe militar liderado por Juan Guaidó desde la base aérea La Carlota. Tras atisbar su fracaso, López se refugió en la Embajada de España en Caracas en calidad de “huésped” donde se ha mantenido hasta ahora.

“España reitera su convencimiento de que la crisis multidimensional que atraviesa Venezuela requiere de una salida negociada, dirigida por los propios venezolanos que permita la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias con plenas garantías democráticas. España reitera su disposición a ayudar en dicho proceso”, recogían declaraciones desde La Moncloa. La oposición venezolana celebraba esta noticia declarando que López “ha burlado el aparato de represión de la dictadura, lo que demuestra que cada vez está más debilitada".

El opositor escribía desde su cuenta de Twitter que la decisión de abandonar el país “no ha sido sencilla” pero que, aun así, continuaría luchando desde aquí. “No descansaremos y seguiremos trabajando día y noche para alcanzar la libertad que nos merecemos todos los venezolanos”.

Desde Venezuela esta salida se ha considerado imperdonable. “Esta práctica antidiplomática y hostil (...) dejará una mancha profunda e indeleble", concluía el Ministerio de Exteriores en su comunicado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios