lahoradigital.com
Navarra se confina, ordena un cierre total de hostelería y toma las medidas más duras de toda España hasta el momento
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Navarra se confina, ordena un cierre total de hostelería y toma las medidas más duras de toda España hasta el momento

martes 20 de octubre de 2020, 15:17h

La Comunidad Foral de Navarra entrará, a partir del jueves, en un confinamiento que se prolongará durante 15 días tras alcanzar los 900 casos por 100.000 habitantes. La presidenta, María Chivite, anunciaba el paquete de medidas más duro aplicado hasta el momento en todo el territorio español, con unas restricciones a la movilidad acompañadas de un cierre total de la hostelería. Las reuniones sociales quedarán limitadas a personas convivientes y los comercios, actividades deportivas y culturales, tendrán que cerrar sus puertas a las 21 horas. Chivite afirmaba que estas medidas son “duras” pero están impuestas para “salvar vidas” y que, si es necesario, la Comunidad dará más pasos adelante para evitar un escenario más drástico.

La presidenta del Gobierno de Navarra, la socialista María Chivite, ha anunciado importantes medidas de restricción tras la incidencia de casos registrada en la Comunidad en los últimos 14 días, de 900 positivos por 100.000 habitantes. A partir del jueves, Navarra se verá sometida a un confinamiento perimetral que impedirá desplazamientos dentro y fuera de la región que no sean motivados por una actividad de primera necesidad. Asimismo, cerrarán todos los bares y restaurantes hasta el día 4 de noviembre y las reuniones quedan limitadas a personas convivientes. Por el momento, estas restricciones se extenderán durante 15 días convirtiendo a Navarra en la primera comunidad con un cierre perimetral durante esta segunda ola de coronavirus.

“Tenemos un problema, tenemos que parar como Navarra, solucionar esa incidencia alta y esto nos compete como comunidad”, señalaba la presidenta foral que quedaba descontenta con las medidas que se habían tomado hasta ahora que calificaba como lentas e insuficientes. Hasta ahora, se había limitado el aforo en la hostelería a un 30% en el interior y a un 50% en las terrazas confiando en que esto sería suficiente para reducir la incidencia del virus. Apelaba también a la responsabilidad ciudadana necesaria para frenar la curva de contagios que debía acompañar a las nuevas restricciones para evitar un escenario mucho “más drástico”.

Tan solo hace ocho días Chivite anunciaba otro paquete de medidas de restricción ante el preocupante avance del virus en la comunidad que reducían el aforo en hostelería y reuniones sociales, pero estas no han mostrado unos efectos inmediatos en la incidencia del virus, que ha alcanzado su pico hoy en la región con un 17% de positividad. “Nos anticipamos a las dos semanas de plazo que nos dimos en las últimas medidas para una mejora brusca y mucho más rápida con el objetivo de preservar el sistema sanitario y evitar males mayores”, señalaba Chivite, pero ahora optan por soluciones que mantiene son las más “duras” de todo el territorio español. El principal objetivo de estas, aparte de bajar la curva de contagios, es evitar el consiguiente colapso del sistema sanitario que ahora mismo ya ha llegado a un 29% de ocupación de camas UCI por casos Covid.

El Gobierno ya trabajaba en una fórmula que permitiera aplicar un cierre perimetral sin necesidad de declarar un estado de alarma. El Ejecutivo ha optado por hacer uso de sus propias competencias y en ningún momento se ha planteado la petición del estado de alarma al considerar que sus medidas son más radicales y que “funcionarán”. “Si hay que dar más pasos los daremos”, anunciaba Chivite con contundencia y defendía un cierre perimetral de toda la comunidad y no solo de Pamplona, al existir una incidencia muy superior a la recomendada en numerosos municipios. Ahora estas medidas se encuentran a la espera de ser ratificadas por la justicia de forma urgente para poder entrar en vigor en dos días. La presidenta recordaba que, hasta ahora, todas las regulaciones presentadas ante los jueces habían sido aprobadas. “Es verdad que con estas damos una vuelta de tuerca importantes, pero se trata de que lo justifiquemos bien y de que los informes que entreguemos a los jueces estén perfectamente argumentados y dentro de nuestras competencias”, explicaba Chivite.

El nuevo paquete de restricciones incluye el primer cierre perimetral de toda una comunidad desde que comenzó esta segunda ola. De esta forma, los desplazamientos dentro y fuera de toda la región se limitan a aquellos por trabajo, estudios, cuidados de familiares o por otros motivos que se consideren de fuerza mayor. Los ciudadanos sí tendrán la posibilidad de desplazarse libremente siempre que sea dentro de la propia comunidad. Asimismo, el comercio y las actividades culturales y deportivas tendrán que terminar su actividad a las 21:00 horas y se prohíbe un uso recreativo de zonas comerciales, a las que solo se podrá acceder para realizar una compra. Las reuniones quedan limitadas a personas convivientes y, en el caso de personas mayores o con necesidad de cuidados, a la persona encargada de realizar estos cuidados.

El objetivo es frenar toda actividad que no se considere “imprescindible” y acabar con las reuniones familiares y sociales que, mantiene Chivite, sigue siendo “el mayor de los problemas”.

Así, se ha tomado la decisión más drástica de todas, el cierre completo de la hostelería. Los establecimientos solo podrán abrir para vender pan y prensa, si disponen de esos servicios, y para repartir comida a domicilio. La presidenta foral afirmaba que esta era “la medida a la que más vueltas” se le ha dado ya que considera que todos los establecimientos han cumplido con las restricciones y que ha sido “el comportamiento de las personas” el culpable de esta situación. Para paliar los efectos de este cierre, Chivite recordaba que se designará una cantidad de 10 millones de euros en ayudas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios