lahoradigital.com
Antonio Muñoz Molina con Elvira Lindo
Antonio Muñoz Molina con Elvira Lindo

Muñoz Molina ha desbarrado

lunes 28 de septiembre de 2020, 18:49h
Y lo siento, porque lo tenía por persona sensata y cabal. Pero el artículo que publicó el domingo 27 de septiembre en la página 11 del País titulado “La otra pandemia”, ha cambiado mi opinión sobre el escritor.

La tesis que mantiene es que la clase política española no se dedica a gestionar los problemas que nos agobian, la pandemia, sino a agravarlos. Esta es una acusación que, de ser cierta, sería de Juzgado de Guardia, pero no lo es y por eso no recurre a denunciar a nadie, sino que lanza gravísimas acusaciones desde un periódico que está buscando derribar a este Gobierno desde que éste se formó. Llega incluso a afirmar que la política española se está volviendo más tóxica que el virus de la pandemia. Para una novela, pase, pero para la página de opinión de un periódico nacional, no pasa. No vale todo, lo siento

Las graves acusaciones que hace las dirige contra todos los partidos políticos, sin distinción, y ahí está su gran error, que deriva en injusticia y que a mí me produce indignación.

A nada que observemos con un mínimo de objetividad lo que está pasando en nuestro País desde el mes de marzo, vemos que hemos tenido un Gobierno progresista de coalición recién estrenado, que ha tenido que enfrentarse a un problema brutal, de magnitud aún desconocida, que ha tenido que ir tomando día a día decisiones muy graves y que cada quince días ha tenido que ir al parlamento a pedir autorización al resto de partidos para poder tomar medidas en beneficio de toda la ciudadanía. Y hemos visto cómo han sido los debates parlamentarios: el PP se ha opuesto sistemáticamente, junto con VOX, a las peticiones del Gobierno para decretar el estado de alarma, lo que ha dificultado enormemente el buen trabajo del Gobierno. Pero esto, la postura insolidaria del PP, ni la menciona en el artículo. Como no menciona para nada el proceder suicida de la Presidenta de la Comunidad de Madrid que por no tomar decisiones que debe tomar competencialmente la Comunidad, provocando que las tome el Gobierno, está poniendo en riesgo la salud de la ciudadanía. Pero de este problema que afecta a millones de personas, chitón.

Cómo puede afirmar sin ruborizarse que toda la clase política…no es que se muestre incompetente o irresponsables en la gestión de los problemas que nos agobian: ¿es que se dedican a agravarlos? No doy crédito, porque el autor de esta incierta e injusta frase es nada menos que quien ha dirigido el Instituto Cervantes durante unos años en Nueva York, por cierto, gobernaba el Partido Socialista y representó a la cultura de su Gobierno. No es que haya de ser leal por eso toda su vida, pero pasar de eso a hacer acusaciones que no se ajustan a la realidad en un momento tan delicado que necesita cuantos más apoyos mejor, porque para desgastar ya está el PP, hay un trecho.

Entérese Sr Molina de que todos los políticos no han hecho lo mismo; que todos los partidos no han tenido la misma posición ni tienen la misma responsabilidad. Que unos han tenido que tomar decisiones arriesgadas por el bien de toda la ciudadanía y lo han hecho a riesgo de confundirse, porque nadie sabía nada de esta pandemia y otros políticos se han dedicado a poner palos en las ruedas a los primeros. Esto sí que me ha escandalizado a mí, ver cómo en momentos de peligro nacional, ha habido partidos, el PP que no han sumado, sino que se han dedicado a obstaculizar la puesta en marcha de soluciones.

Es de primero de política que los análisis políticos, para que se ajusten a la realidad, deben ser finos, deben seguir métodos científicos. Y es de primer grado de populismo hacer tabla rasa con todos los partidos, acusar a todos por igual y a todos por lo mismo. Es demagogia.

Este tipo de análisis, destructivos, son propios de personas de derechas, conservadoras, para quienes solo lo hacen bien quienes han nacido sabiendo gobernar, la derecha. Pero no son propios de personas progresistas y por eso me extraña tanto que las haga Muñoz Molina.

Claro que lo que no me extraña tanto es que el artículo lo publique el País, un domingo, a toda página de la derecha y en página principal. Y casualmente coincide en parte este análisis político con el de otros artículos que se han publicado desde finales de agosto en este mismo periódico firmados por Juan Luis Cebrián; y tampoco me extraña que la Cadena Ser, a través de algunas de sus principales voces, estén simultáneamente machacando con este mismo discurso de “todos los políticos son iguales, todos hacen lo mismo, todos tienen la misma responsabilidad.”

Vamos a ver. ¿Cuándo está gobernando el PSOE en coalición con Podemos, a quien beneficia este discurso? No me queda ninguna duda: a la derecha. Porque con esas acusaciones falsas, se desmotiva la participación política de la gente normal, que son nuestros votantes, los de los partidos de la coalición que gobierna, y acaban pensando que todos son lo mismo y por tanto no vale la pena votar. Y así, la derecha no tiene contrincante. ¡Desmemoriados!

Cuantas veces he pensado y dicho durante esta pandemia que menos mal que no nos gobernaba Rajoy y gracias a que teníamos un Gobierno socialista. ¿Por qué no pone en valor Muñoz Molina ninguno de los esfuerzos que este Gobierno está haciendo para la mayoría más necesitada? Los ERTES, los subsidios, el Ingreso Mínimo Vital y mil ejemplos más. ¿Por qué no pone en valor la valentía que ha tenido para meternos a todos y todas en casa como única forma de frenar la pandemia? ¿Por qué se queda en el “todos discuten” para decir que todos son igual de malos? Es el peor discurso que se puede hacer, por injusto y por dañino, porque es desmotivador y la gente de izquierdas queremos la participación, la aportación, la formación de todas las personas.

En la grave situación que tenemos de pandemia sanitaria, con una gran crisis económica y social, no necesitamos discursos desalentadores y mentirosos, necesitamos aportaciones valerosas, porque todos y todas tenemos algo que aportar para construir, no necesitamos a nadie que pretenda derribar más aún.

¿Qué sabe hacer el Sr. Muñoz Molina para solucionar el problemón que tenemos que no sabe hacer nadie más que él? Porque no encuentro en el artículo ninguna aportación; es destructivo y francamente en este momento es lo que menos necesitamos los españoles.

Creo que el autor se arrepentirá de haber firmado este artículo. Muchas personas lo teníamos por persona progresista, mesurada y sensata, que es lo que somos la gente progresista. Se ha caído de ese pedestal. La vanidad es un peligro y ya vemos que es muy fácil tentarla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios