lahoradigital.com
Epidemiológos afirman que en invierno había al menos un caso de COVID-19 por cada dos de gripe
Ampliar
(Foto: XINHUA/XIAO JIJIU)

Epidemiológos afirman que en invierno había al menos un caso de COVID-19 por cada dos de gripe

Un estudio sobre el Covid-19 desvela una mayor propagación inicial que la estimada

jueves 13 de agosto de 2020, 13:22h
Así lo ha desvelado un nuevo artículo publicado en la revista 'EClinicalMedicine', que asegura que casos de gripe no diagnosticados, que en realidad resultaron ser la enfermedad derivada del SARS-CoV-2 el invierno pasado a lo largo y ancho del mundo, podrían ser el origen de la enorme expansión inicial de la pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado mes de febrero, que incluso ya tendría sus pacientes 'cero' en Navidades fuera de China.

Epidemiológos de la Universidad de Texas en Austin (EEUU) han puesto en alerta al mundo al afirmar que el coronavirus podría haber estado mucho más extendido en Wuhan, la ciudad que se considera como origen del Covid-19 en China, e incluso en Seattle, semanas antes de que diese inicio al confinamiento de la población.

No había 422 casos en Wuhan, si no 12.000

Aquí debemos hacer un parón para recordar que las autoridades chinas no cerraron Wuhan hasta el 22 de enero, cuando detectaron de forma oficial 422 casos.

Sin embargo, al extrapolar los datos de los frotis de garganta a través de la ciudad usando un nuevo modelo epidemiológico, estos investigadores se toparon con que podría haber habido más de 12.000 casos sintomáticos no detectados.

Hasta un tercio de los casos no diagnosticados se dieron en niños, pese a la creencia inicial que apunta a que los menores corren un menor riesgo de infección que las personas de mayor edad, e incluso afinan aún más a la hora de reseñar el primer caso, que podría haber llegado a Seattle para Navidad.

Una exhaustiva investigación que arroja luz al Covid-19

El estudio ha partido de los frotis de garganta reexaminados, que se tomaron de pacientes que sufrían enfermedades similares durante el mes de enero en Wuhan, y a finales de febrero y principios de marzo en Seattle.

Pese a que la mayoría resultaron ser de gripe, algunas resultaron positivas para el SARS-CoV-2: "Incluso antes de que nos diéramos cuenta de que el COVID-19 se estaba propagando, los datos implican que había al menos un caso de COVID-19 por cada dos casos de gripe. Dado que sabíamos lo extendida que estaba la gripe en ese momento, podíamos determinar razonablemente la prevalencia de COVID-19", explica Lauren Ancel Meyers, quien ha encabezado la investigación.

Ya durante la segunda semana de marzo, cuando los colegios de Seattle cerraron por la epidemia, los investigadores estiman que más de 9.000 personas con síntomas parecidos a los de la gripe tenían COVID-19 y que alrededor de un tercio de ese total eran niños.

"Dado que COVID-19 parece ser abrumadoramente leve en los niños, nuestro alto estimado de casos pediátricos sintomáticos en Seattle sugiere que puede haber habido miles de casos leves más en ese momento", señala Zhanwei Du, otro de los investigadores.

Por otro lado, "podemos volver atrás y reconstruir la historia de esta pandemia utilizando una combinación de técnicas de investigación y modelización. Esto nos ayuda a entender cómo la pandemia se extendió tan rápidamente por todo el mundo y proporciona una visión de lo que podemos ver en las próximas semanas y meses", concluye Meyers.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios