lahoradigital.com
(Foto: Europa Press)
Ampliar
(Foto: Europa Press)

El número de refugiados en el mundo alcanza los 79,5 millones de personas

viernes 19 de junio de 2020, 15:13h

En medio de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, ACNUR ha publicado su informe anual de Tendencias Globales revelando que el 1 por cierto de la humanidad es desplazada. Unas cifras que desde 2010 se han duplicado, alcanzando un máximo histórico.

El 20 de junio se celebra el Día Mundial de los Refugiados y, con motivo de la fecha, ACNUR ha publicado su informe anual de Tendencias Globales 2019. La cifra de personas refugiadas o desplazadas como resultado de la persecución, el conflicto, la violencia, las violaciones de derechos humanos o los eventos que perturban gravemente el orden público ha alcanzado un máximo histórico. En 2010, las personas refugiadas sumaban 40 millones de la población mundial. Ahora, una década después, las cifras se han duplicado, alcanzando los 79,5 millones.

De este máximo histórico, 45,7 millones son desplazados internos, es decir, personas que se han visto obligadas a huir a otras áreas de sus propios países. El resto de los casos representa a personas que huyeron traspasando las fronteras de su país de origen. De estas, 4,2 millones eran solicitantes de asilo que esperaban la tramitación de sus solicitudes, y 29,6 millones eran personas refugiadas o desplazadas por la fuerza.

Entre los países de origen destacan Afganistán, el Sahel, Yemen, Venezuela y Siria. Este último, en su décimo año de guerra, representa solo 13,2 millones del total de personas refugiadas, solicitantes de asilo y desplazados internos. Además, el informe de ACNUR revela que el 40 por ciento del total de personas refugiadas y desplazadas son menores de 18 años. Respecto al destino de estas personas, Turquía destaca como el país que más refugiados acoge en su territorio, seguido de Colombia y Alemania.

La pandemia por Covid-19 ha convertido a este grupo de la población en especialmente vulnerables. Las medidas de contención y aislamiento implantadas en los distintos países han podido alterar la llegada de ayuda humanitaria. Además, en muchos de los campos de refugiados no se puede cumplir con las medidas de seguridad y de higiene establecidas por la falta de recursos hídricos, jabón y desinfectantes. Las personas que no disponen de hogar no tienen la posibilidad de cumplir el aislamiento y en los campamentos informales, el distanciamiento social se hace prácticamente imposible.

El Alto Comisionado para la Agencia de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, ha señalado que no se han registrado grandes brotes en los campos que están bajo la supervisión de ACNUR. Y para asegurar que la situación continúe así se han recaudado 250 millones de dólares que se destinarán a ayudas para las personas desplazadas y refugiadas durante la crisis sanitaria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios