lahoradigital.com
El Fondo Covid19 de 16.000 millones divide a los presidentes autonómicos por los criterios del reparto
Ampliar

El Fondo Covid19 de 16.000 millones divide a los presidentes autonómicos por los criterios del reparto

lunes 08 de junio de 2020, 13:19h

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, detalló este domingo en la XIV conferencia de presidentes los nuevos criterios de reparto del Fondo Covid19 que distribuye durante este año entre las autonomías 16.000 millones de euros para hacer frente a la crisis económica producida por la pandemia. La última propuesta del Ejecutivo es destinar 9.000 millones a sanidad, 2.000 a educación y 5.000 para paliar la pérdida de ingresos por impuestos. El reparto se hace en un porcentaje por la población y otra parte tiene en cuenta la afectación de la enfermedad y el coste de los servicios. Hasta seis presidentes se han quejado por sentirse perjudicados, el más crítico ha sido Quim Torra que pide para Cataluña 15.000 millones de euros.

Pedro Sánchez recordó este domingo que el Fondo Covid19 que recibirán las Comunidades Autónomas y que está dotado con 16.000 millones de euros “supone la mayor transferencia de recursos para las CCAA jamás realizada al margen del sistema de financiación autonómico”. Se trata de un fondo no reembolsable, es decir, que las Autonomías no tendrán que devolver y la cantidad que les corresponda la podrán utilizar según su criterio, siempre que vayan a las partidas correspondientes de Sanidad o Educación.

Pero desde el anuncio de la puesta en marcha de este fondo los líderes de los gobiernos regionales no se ponen de acuerdo en cómo se deberían repartir los fondos. Los hay que quieren que se reparta según la población de cada territorio, lo que beneficia claramente a comunidades como Andalucía, Madrid o Cataluña; otros apuestan por no olvidarse de las regiones de la denominada “España vaciada” y quieren que se tenga en cuenta el coste de los servicios; y los hay que entienden que, si se trata de un fondo para hacer frente a la pandemia, deberían recibir más dinero quién haya sido más golpeado por la enfermedad. Al final, es el Gobierno el que decide y no parece contentar a nadie, lo que podría ser un indicador de que va por el buen camino. Así han decidido tener en cuenta la población, pero también otros parámetros. Mientras tanto, el presidente Sánchez entiende que los presidentes “pidan más, más y más” pero recuerda que el dinero puesto encima de la mesa “equivalen a más del triple del presupuesto del que disponen este año los ministerios de Educación y Sanidad. Casi el doble del presupuesto para infraestructuras de este año. Y el triple del presupuesto para seguridad ciudadana de este año”.

El Gobierno, finalmente, también ha modificado las áreas a las que irán destinadas las partidas de este fondo. En principio se habían reservado 10.000 millones para sanidad, 1.000 millones para servicios sociales y 4.000 millones para compensar las pérdidas por la reducción de ingresos. Finalmente, se ha decidido suprimir la partida para servicios sociales tras la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, e incluir una partida que se repartirá en septiembre para Educación, una de las áreas en la que hay muchas cuestiones por resolver, entre ellas, la forma en la que vuelven los alumnos a las aulas.

En la conferencia de presidentes, mostraron su malestar Quim Torra (Cataluña), Emiliano García Page (Castilla-La Mancha), Javier Lambán (Aragón), Fernando López Miras (Murcia), Alfonso Fernández Mañueco (CyL) o Miguel Ángel Revilla (Cantabria) que entienden que sus regiones salen perjudicadas por el reparto final de los fondos.

El más contundente, una vez más fue Quim Torra, president de la Generalitat de Cataluña que exige 15.000 millones de euros para que su comunidad pueda enfrentarse a la reconstrucción con suficientes garantías. Para el líder independentista “España va tarde y lento” en lo que ha calificado “como una auténtica emergencia económica”. Torra acusa al Ejecutivo de Sánchez de no responder a las peticiones de la Generalitat y recordó su petición de “15.000 millones de euros en recursos” para enfrentarse a la crisis. De esa cantidad, según el criterio de la Generalitat, 5.000 millones corresponden a gasto sanitario extra por el coronavirus, otros 5.000 millones quieren que salga de la petición del Ejecutivo español al MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad” “en nombre de Cataluña”. Y los otros 5.000 millones deberían provenir de un aumento del déficit hasta el 1% y del superávit de los ayuntamientos “un dinero que las administraciones locales necesitan urgentemente”.

Las críticas también provienen de presidentes socialistas como el de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page. Para el Gobierno castellanomanchego el cambio de criterios es injusto ya que consideran que se ha incrementado la ponderación de la población, disminuyendo la proporción que tiene que ver con el gasto derivado de la afectación de la pandemia en cada territorio. Además, defienden que se mantenga la partida para gastos sociales.

El vicepresidente del Ejecutivo, José Luis Martínez Guijarro afirmó que “se tiene que repartir en función de la afectación que ha tenido, porque no ha sido homogénea” y ha recordado que algunas comunidades autónomas, tal ha sido el caso de Castilla-La Mancha, “hemos tenido que hacer especiales un sobreesfuerzo con respecto al conjunto del territorio nacional”.



No nos parece justo que se hayan cambiado los criterios por parte del Gobierno de España”, ha reiterado Martínez Guijarro, que además que también ha trasladado el disenso del Ejecutivo regional con los criterios de reparto del fondo destinado a la adaptación del sistema educativo a partir del mes de septiembre, del que dice, se olvida por completo de la ‘España vaciada’ ya que el criterio de reparto será el de la población, en este caso en el rango de edad entre los 0 y los 16 años, “y no tienen en cuenta condicionantes como la dispersión geográfica”.

Lambán, presidente de Aragón, también del PSOE, considera que su población, con menor población, sale perjudicada por el cambio de los criterios y critica que se destinen 800 millones para transporte que, según afirma, deberían distribuirse para gastos derivados de la pandemia.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, expresó su "profundo malestar" porque Cantabria recibiría, de la parte destinada a compensar el gasto sanitario, tan solo un 1,1% del total. Según explica, este criterio no tiene en cuenta el coste efectivo de los servicios, como pedía el Gobierno regional, pero tampoco la normativa vigente en materia de financiación autonómica, por la que le correspondería un 1,75%. Ni siquiera coincide con la densidad poblacional, ya que la región representa el 1,2% de la población total de España.

Para Revilla, la discriminación es "aún más grave" porque este último filtro, el del número de habitantes, sí se va a aplicar para la distribución del resto del fondo. "Nos corresponderían 178 millones por financiación y vamos a recibir 120 millones, la broma no es poca", lamentó el presidente, que no ha obtenido réplica de Pedro Sánchez a su protesta, como tampoco la ha tenido la consejera de Economía, María Sánchez, de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, bajo el argumento -ha apostillado el presidente- de que "es lo que hay".

Otros presidentes, como el de Galicia. Alberto Núñez Feijóo, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso que han sido de los más combativos contra el Gobierno durante la pandemia, suavizaron sus críticas. Para el dirigente gallego, el nuevo reparto es “un poco menos malo” que anteriormente. Y la dirigente madrileña, mucho más calmada tras ver cómo su región va pasando de fases de una forma más rápida que hace unas semanas, se mostró satisfecha por el reparto de fondos ya que Madrid será una de las que más dinero recibirá porque ha sido “la más castigada por la Covid-19, que tristemente ha cosechado más fallecidos, más contagios y ha sido la más golpeada en su sistema sanitario y en su sistema económico”.

El también popular Juan Manuel Moreno, se mostró satisfecho, aunque sin ser excesivamente complaciente con el Gobierno. Así el presidente afirmó que “antes llorábamos por los dos ojos y ahora por uno, pero seguimos llorando”. A pesar de las buenas noticias no se olvida que desde el PP no se le dará tregua al presidente Sánchez.

Y el presidente valenciano, Ximo Puig, que en pasadas semanas criticó al Gobierno por la velocidad de la desescalada, ahora afirma que “es una buena noticia (el cambio de criterios del reparto) a falta de leer la letra pequeña”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios