lahoradigital.com
Las aglomeraciones sin control, el mayor peligro de la ‘nueva normalidad’
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Las aglomeraciones sin control, el mayor peligro de la ‘nueva normalidad’

viernes 05 de junio de 2020, 12:53h

Este jueves, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid abrió una investigación tras el aislamiento de 16 profesionales sanitarios tras acudir a un encuentro de despedida de un médico del centro hospitalario. Y hace unos días, miles de jóvenes se reunieron en un macrobotellón en Tomelloso. Son dos de los casos más flagrantes de irresponsabilidad personal que suponen el principal rebrote de la Covid-19 y que podría echar por tierra todos los esfuerzos del confinamiento y de la fase de desescalada. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, reconoció ayer que esto es lo que más le preocupa por ello, explicó en la comisión de Sanidad, decidió reunirse con varios capitanes de equipos de fútbol porque considera que son referentes sociales y les pidió su ayuda para concienciar a la ciudadanía.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, reconoció este jueves en una nueva comparecencia en el Congreso de los Diputados que su mayor preocupación ahora mismo está en situaciones como la que se vivió en Tomelloso la semana pasada. Allí más de 3.000 jóvenes se unieron en un gran macrobotellón que podría haber acabado en un contagio masivo. De producirse, se echaría por tierra todo el esfuerzo realizado con el confinamiento, la paralización de la actividad económica, la fase de desescalada… y significaría, con total seguridad, nuevos casos de fallecimientos.

Por eso, Illa decidió ese día reunirse con los capitanes de fútbol de varios equipos “pensé que es bueno que salgan referentes sociales a decir ‘cuidado’ (…) me preocupa Tomelloso, no puede ser con los muertos que hemos tenido (...) ese día decidí que me iba a reunir con todo referente social posible para que salgan a decir a la gente que esto no ha sido una broma, que esto ha sido muy serio (…) para mí el líder social, el héroe que tengo estos días es el que recibe el premio Princesa de Asturias, el médico, pero a quién escucha la gente joven es a quien escucha”.

VIDEO DE ILLA

Lo sucedido en Tomelloso podría pensarse que es fruto de la irresponsabilidad de la gente joven que no tiene miedo a nada. Pero no es el único caso producido durante la Fase de Desescalada que ha puesto en peligro todo lo conseguido hasta ahora.

Esta semana, en la Comunidad de Madrid, también se ha conocido la celebración de un encuentro de profesionales sanitarios del hospital más grande de la región, el Gregorio Marañón. Como consecuencia de ello, se han producido cinco contagios confirmados de médicos y otros 16 profesionales están en aislamiento con sospechas de haber cogido también la enfermedad.

El contagio se produjo después de asistir todos a una despedida de un médico residente del Servicio de Neumología del centro. Y todos los que estuvieron allí conocían los riesgos de la transmisión, los métodos para prevenir los contagios y la irresponsabilidad que supuso ese encuentro. Por ello, EFE ha informado que el Servicio de Salud Laboral del hospital ha abierto una investigación epidemiológica y también analizará las posibles responsabilidades de los que acudieron a este encuentro no autorizado.

Las Autoridades no se cansan, por tanto, de pedir responsabilidad individual, de seguir las recomendaciones al pie de la letra y tener siempre presente las medidas más eficaces para no infectarse: distancia interpersonal, limpieza de manos, uso de mascarillas o evitar aglomeraciones.

En medio de la Fase de Desescalada es importantísimo para todos que no se produzcan rebrotes. Sabemos que la Covid-19 se expande de manera terriblemente incontrolada y que un caso se multiplica en cuestión de horas. Los casos de Tomelloso, y ahora del Gregorio Marañón demuestran que el peligro no está en un sector de la población, sino que todos debemos ser responsables.

Siempre hay que recordar que tenemos cerca de 28.000 muertos confirmados por la enfermedad, y posiblemente sean más si sumamos los casos de personas fallecidas que no tuvieron un diagnóstico definitivo de la enfermedad.

Y también debemos tener presente que la pandemia ha supuesto paralizar nuestras vidas durante meses, incluida la actividad económica, que se ha traducido en millones de personas si poder trabajar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios