lahoradigital.com
Las electrolineras se abren paso con la extensión del uso del coche eléctrico
Ampliar

Las electrolineras se abren paso con la extensión del uso del coche eléctrico

lunes 18 de mayo de 2020, 14:29h

Cualquiera que esté pensando en comprarse un coche eléctrico lo primero que mira en las características del vehículo es la autonomía de uso y los kilómetros que se pueden recorrer. Olvidamos que nuestros actuales vehículos no tienen una autonomía ilimitada y que el paso por las gasolineras es siempre obligado. Sin embargo, el miedo a quedarse sin baterías en medio de la nada que nos obligue a llamar a una grúa es uno de los hándicaps de los consumidores para pasarse a la movilidad verde. Pero cada vez es mayor la red de electrolineras que permiten recargar nuestro coche en un tiempo relativamente corto. Y también se abren otras posibilidades como los puntos de recarga en centros de trabajo, en centros públicos o en nuestra vivienda.

Si hay algo positivo que nos ha enseñado la crisis sanitaria del Covid-19 es que la movilidad en las ciudades debe cambiar hacia modelos que no contaminen y conviertan nuestras calles en zonas con un aire limpio y saludable.

Por eso cada vez son más los que apuestan por la movilidad verde y optan por pasarse a vehículos eléctricos que son respetuosos con el Medioambiente y no contaminan.

Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrentan los nuevos usuarios de este tipo de vehículos es la recarga de las baterías. La posibilidad de quedarse ‘tirado’ con las baterías a cero en medio de la nada aterra a muchos. Como si los coches de gasolina tuvieran una autonomía ilimitada. Sin embargo, hay que reconocer que hoy día encontrar una gasolinera cerca es una tarea infinitamente más sencilla que dar con una electrolinera o un punto de recarga en la calle.

La extensión del parque móvil eléctrico tendrá que venir acompañada de una mayor proliferación de lugares donde se puedan recargar las baterías eléctricas de un vehículo igual que hoy lo llenamos de gasolina o de gasoil.

Las posibilidades de recarga cada vez son mayores y la red de centro donde recargar tu coche eléctrico es ya muy extensa. Por ejemplo, en España existen alrededor de 2.000 puntos de este tipo de centros, pero no son la única alternativa de hacer una recarga fuera de casa.

Muchos de nosotros pasamos más tiempo en la oficina o en el trabajo que en el hogar durante los días laborables. Por eso, no es una mala idea tener un punto de recarga en el parking de la empresa para que nuestro coche tenga las baterías llenas mientras nosotros trabajamos. Los que tiene la suerte de contar con una plaza propia en el centro donde está empleado no tendrá problema para enchufar su vehículo a una estación de carga semirápida que en cuatro horas llena la capacidad de las baterías. Pero esto no es lo frecuente, y son muchos los que no pueden acceder a un punto de recarga en su lugar de trabajo. Pero hay más opciones.

Las Administraciones Públicas trabajan cada vez más para hacer que el vehículo eléctrico se extienda ya que supondrá una mejor calidad de aire de sus territorios. Por ello, muchas de ellas están incentivando y apostando por instalar puntos de recarga en las calles. Es ya muy habitual ver este tipo de puntos en centros comerciales y en parkings públicos donde podemos disfrutar del uso de una carga semirápida. Ahora, lo que se pretende es que este tipo de estaciones sean más habituales en las calles de nuestras ciudades.

Pero, la situación se vuelve más problemática cuando nos enfrentamos a viajes largos en los que hay que recorrer miles de kilómetros. Los viajes cortos y diarios en nuestras ciudades no serán problema para la mayoría de los vehículos del mercado que ya superan ampliamente los 300 kilómetros de autonomía de media. Pero ¿qué pasa cuando pretendemos llegar de Madrid a Cádiz? Pues, lo mismo que si viajamos en un coche convencional, parar en mitad del camino en una electrolinera.

Sin embargo, se precisa que estos centros de recarga se extiendan en los próximos años.

Queda un último método que será el que más se utilice en el futuro. Se trata de cargar en coche eléctrico en el garaje de casa.

Cuando disponemos de un garaje particular, solo hay que instalar un punto de recarga eléctrica que tiene un coste aproximado de 500 euros. Este punto recarga las baterías del coche por la noche, cuando nuestro consumo de electricidad en el hogar es menor y puede suponer un gasto de unos dos euros al día.

Pero si aparcamos nuestro vehículo en una zona comunitaria, tenemos que seguir un procedimiento distinto ya que para instalar el punto de recarga hay que informar a la comunidad de propietarios. Aunque es algo de lo que se suele encargar una empresa especializada en este tipo de instalaciones.

Por tanto, las posibilidades de uso de los coches eléctricos son cada vez mayores y accesibles a buena parte de la ciudadanía. El futuro no está esperando y ese futuro debe ser verde y sostenible gracias a la movilidad eléctrica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios