lahoradigital.com
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas en una imagen de archivo
Ampliar
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas en una imagen de archivo (Foto: Europa Press)

El Gobierno deja en ridículo a Casado al lograr apoyos para el Estado de Alarma en Cs, PNV y los presidentes autonómicos del PP

miércoles 06 de mayo de 2020, 10:54h

Se le pedía al Gobierno que negociara y que pactara con los grupos de la oposición y justo eso es lo que ha conseguido en tan solo 24 horas. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha pasado de temer por un ‘colapso’ y una abrupta desescalada de las medidas contra el coronavirus a contar con una amplia mayoría absoluta para seguir prorrogando el Estado de Alarma que ha supuesto de manera indudable la mejor herramienta para luchar contra la pandemia y para proteger la vida de todos los ciudadanos. Finalmente, la votación de este miércoles en el Congreso de los Diputados sobre la prórroga de las medidas excepcionales contra el Covid19 saldrá adelante con una holgada mayoría absoluta. Sumará los 120 diputados del PSOE, los 35 de Unidas Podemos, los 10 de Ciudadanos, los 6 del PNV, y los de Más País (3), CC (2), PRC (1) y Teruel Existe que alcanzarán los 178 votos positivos. El PP queda en una difícil situación ya que se abstiene podría auto descartarse como una formación política con sentido de Estado y si opta por el ‘no’ se situaría en la misma orilla que VOX, la CUP o Junts. Tampoco le ha salido bien la jugada a ERC que ha visto como sus 13 parlamentarios quedan, de momento, en ‘fuera de juego’.

Hace poco más de 24 horas, la votación de este miércoles de la prórroga del Estado de Alarma se veía como un momento clave de esta legislatura que marcaría el futuro inmediato de la lucha de nuestro país contra la pandemia, pero también el futuro político a medio y largo plazo. Ahora, el Gobierno tiene los votos atados para poder contar con otra prórroga de la Alarma y gana oxígeno, y mucho, para el futuro.

A última hora de la tarde de ayer el Ejecutivo y Ciudadanos anunciaron un acuerdo para que la formación que dirige Inés Arrimadas votara a favor de mantener el Estado de Alarma. El partido ‘naranja’ anunció en un comunicado el importante acuerdo y los compromisos que había alcanzado con el Ejecutivo de Pedro Sánchez que son:

- Reuniones semanales entre el Gobierno y Ciudadanos para “informar sobre la crisis sanitaria, así como dialogar y, en su caso, consensuar medidas para la implementación del Plan para la transición hacia una nueva normalidad”-

- Mantener el diálogo para adaptar los ERTE’s, las ayudas de PYMES y autónomos más allá de la activación del Estado de Alarma.

- Trabajar en la planificación coordinada de una salida del Estado de Alarma que permita una desescalada segura y eficaz, a la vez que se mantiene la protección social en los ámbitos sanitario, económico y social.

El cambio de posición de Ciudadanos es enorme y ha supuesto una reconfiguración de sus estrategias políticas, alejándose de las que había impuesto su anterior presidente, Albert Rivera. Con la llegada de Inés Arrimadas a la cúpula del partido y con la situación de excepcionalidad la formación vuelve a sus orígenes, se sitúa en el centro y se aleja de la dañina ‘foto de Colón’. No tendrá problemas el político en encontrar acomodo en otros partidos ya que desde Vox han tardado poco en hacerle guiños para que se incorpore al proyecto político de la ultraderecha.

La estrategia ya ha ocasionado movimientos dentro de la formación y uno de los antiguos miembros de la anterior Ejecutiva, Juan Carlos Girauta, ha anunciado su baja del partido.

Toma ahora más peso Francisco Igea que disputó a Arrimadas el liderado del partido. El vicepresidente castellanoleonés defiende el papel de ‘bisagra’ que quiere jugar Ciudadanos “no se ven mucho, no parecen importantes, pero son tremendamente útiles. Con todo el aprecio que te tengo (a Girauta), era lo que había que hacer. 30.000 muertos son suficientes”, ha dicho en las redes sociales.

El PNV decide finalmente un ‘sí’ en la votación

A primeras horas de este miércoles y tras largas negociaciones, el PNV ha decidido apoyar otra prórroga del Estado de Alarma y lo ha anunciado a través de Twitter. Los nacionalistas vascos estaban pidiendo más capacidad de decisión en la desescalada y también querían poder celebrar las elecciones autonómicas el próximo mes de julio aunque se extienda hasta entonces el Estado de Alarma. Y el Gobierno ha escuchado las peticiones, no solo que venían de Euskadi sino también de otras regiones que quieren gestionar la vuelta a la normalidad.

La prórroga saldrá adelante con mayoría absoluta

La decisión de estos dos partidos políticos, junto a la posición de otras formaciones hacen que el Ejecutivo pueda respirar tranquilo sobre la fase de desescalada. Se trata de una transición hacia la nueva normalidad que está pensada en base al Estado de Alarma y, como dijo ayer el presidente, no se puede ahora ponerse a ‘probar’ otras fórmulas que no está clara su eficacia, como pedía el Partido Popular.

Con los 155 votos que suman el Ejecutivo (del PSOE y de Unidas Podemos), unidos a los 10 de Ciudadanos, los 6 del PNV, y los de otras formaciones más pequeñas como Más Madrid, Coalición Canaria, Teruel Existe o el Partido Regionalista Cántabro, se alcanzará una mayoría de 178 votos.

El Partido Popular ya anunció hace dos días que no apoyaría esta nueva prórroga ya que consideran que no es el instrumento adecuado para estos momentos. Pedían levantar las medidas excepcionales y hacer frente a la pandemia con la Ley de Seguridad Nacional, la Ley General de Sanidad y otra legislación más ordinaria. Pero numerosos juristas y el propio Gobierno avisan que eso es imposible. La única medida que permite controlar la movilidad de los ciudadanos para que, por ejemplo, no pasen de una provincia a otra es el Estado de Alarma. Además, el ‘escudo social’ desplegado para proteger a los ciudadanos de las consecuencias económicas del Covid19 decaerían con la desaparición del Estado de Alarma.

Lo explicó claramente el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, el pasado lunes. El Estado de Alarma se base sobre una “fuerza mayor” que es la pandemia del Covid, que permite al Ejecutivo de forma temporal controlar el movimiento de los ciudadanos e incluso la posibilidad o no de trabajar. Como consecuencia de ello, y paralelamente, se han aprobado medidas para dar protección económica a los ciudadanos. Por tanto, sin Estado de Alarma, no habría ERTE’s, prestaciones para autónomos, moratorias de impuestos, ayudas a PYMES, etc.

Ahora, lo que ha acordado el Gobierno es buscar otras fórmulas jurídicas que desvinculen esas ayudas del Estado de Alarma para que se extiendan más allá del Estado de Alarma. Y se hará con el tiempo necesario y con la seguridad jurídica conveniente.

Con el amplio acuerdo de las formaciones políticas, el Partido Popular queda en una situación complicada. Si hoy se abstiene en la importante votación se alejaría de la imagen de partido de Estado de la que siempre presume. Si vota que ‘no’ se situará junto a la ultraderecha de VOX y, paradójicamente, junto a los independentistas catalanes. Claro que si opta por un ‘si’ podría volver al juego político, pero tendría que participar en los acuerdos con el Gobierno e implicarse más de lo que ha hecho hasta ahora.

Otro partido que queda en ‘fuera de juego’ es ERC. La semana pasada el portavoz de la formación republicana, Gabriel Rufián, preguntada en sede parlamentaria al Gobierno cuanto le importaba la legislatura. Asumía así el papel transcendental que ha tenido hasta ahora de que sus diputados son esenciales para que el Gobierno siga en píe. Pero ahora, con el acuerdo alcanzado por el Ejecutivo los parlamentarios de ERC son insustanciales e irrelevantes. Quisieron los independentistas catalanes marcar su territorio y recordar al Gobierno su dependencia de ellos y la situación se les ha dado la vuelta al comprobar que no siempre serán imprescindibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios