lahoradigital.com
Ayuso confunde los gritos y protestas con los aplausos
Ampliar
Ayuso confunde los gritos y protestas con los aplausos

Trampantojo Ayuso

domingo 03 de mayo de 2020, 20:25h
La foto muestra a una mujer con mascarilla, rodeada de un grupo enorme de gente que la sujeta en vilo cómo si de una colegiala se tratara. Los brazos pegados a los lados, las manos caídas, la mirada ausente cómo si los gritos de los de las batas pidiendo una sanidad pública no fueran con ella. De repente la mujer sale de la nube y moviliza los dos brazos para aplaudir, con las manos enfundadas en guantes negros soñando que es la Gilda de España. Piensa que la están vitoreando. Más tarde, cómo las antiguas damas de la Cruz Roja, ofrece al pueblo unos bocadillos. Estamos viendo un trampantojo, un engaño visual donde el comensal ve una cosa, pero saborea otra.

Ni en sus mejores sueños la mujer trampantojo pensaría llegar tan alto. Ni en sus mejores fantasías creería que los de alrededor la llevarían en volandas y es entonces cuando recuerda su pasado de pobre colegiala, cuyos mejores anhelos consistían en hacer hacer los tuits del perro de la señora.

Si no fuera porque Ifema fue un hospital de campaña donde murió y se curó tanta gente. Si no fuera porque allí la sanidad pública demostró que a pesar de los recortes de la señora del perrito, puede llegar a ser invencible, esta foto, este bodegón en blanco y negro, donde no se guardan las distancias, marcaría un antes y un después. Un instante disecado por la cámara en el que la colegiala de los guantes negros, impulsada por un consejero con sabor a noches etílicas, ha conseguido ser de nuevo la protagonista, saltándose, cómo su señora, todas las normas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios