lahoradigital.com
Los Países Bajos y Suiza causan pérdidas fiscales millonarias a las naciones del Sur de Europa por su menor carga impositiva
Ampliar

Los Países Bajos y Suiza causan pérdidas fiscales millonarias a las naciones del Sur de Europa por su menor carga impositiva

miércoles 29 de abril de 2020, 16:15h
Luxemburgo, Holanda, Suiza y los territorios anexos del Reino Unido siguen funcionando en la práctica como paraísos fiscales, pese a que la Unión Europea no goce de unanimidad política para considerarlos como tales. Según la Tax Justice Network el grueso de los países europeos deja de ingresar cada año cerca de unos 25.000 millones de euros en concepto de impuestos corporativos.

Ante las dificultades económicas que azota a todos los estados como consecuencia del aumento de gasto por la Covid-19, aparecen en escena los territorios con una fiscalidad diferenciada, que cada año le cuestan a la gran parte de los países de la Unión hasta 25.000 millones de euros. En el caso concreto de España, se dejan de ingresar 2.300 millones de euros hacía lugares con una menor tributación fiscal.

Los territorios con una fiscalidad especial -no pueden ser considerados paraísos fiscales puesto que la Unión Europea no los denomina como tal- son Suiza, Luxemburgo, Países Bajos y ciertos territorios del Reino Unido, como la isla de Jersey. Según la Tax Justice Network, son responsables de la mitad de la elusión fiscal del impuesto de sociedades en el mundo.

Las cifras que maneja el FMI afirman que los paraísos fiscales dentro de la UE se llevan el 80% de todo el dinero de las empresas que sale de España. Los mayores destinatarios del dinero son los países ya citados: Holanda genera una pérdida de recursos al fisco español de 1.170 millones cada año, Luxemburgo de 800 millones e Irlanda de 550 millones. La fuga de los beneficios hacia estos países supone una pérdida de hasta el 9,6% de la recaudación en el impuesto de sociedad.

Pese a no ser oficialmente paraísos fiscales y no tener características como puedan ser el secreto bancario, dichos territorios abren la vía a prácticas de ingeniería fiscal que los hacen muy atractivos para fondos internacionales. Luxemburgo, por ejemplo, es uno de los países con un menor número de impuestos que pagar y además goza de uno de los tipos impositivos más bajos del mundo (20,1%), según el ICEX. La media global es de 40,8%.

Ante esta situación, Dinamarca o Polonia han anunciado que no ayudarán a empresas que tengan su sede en territorios de baja tributación. Según un estudio de Intermon Oxfam, hasta 805 empresas del Ibex están en territorios con fiscalidad reducida, entre ellas Banco Santander, ACS , Repsol y Ferrovial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios