lahoradigital.com
Aznar marca el paso a su “títere” Casado
Ampliar

Aznar marca el paso a su “títere” Casado

sábado 25 de abril de 2020, 13:34h
Al hombre de paja de Aznar no le interesa reconstruir España ahora. El ahora está en lo suyo, cuanto peor mejor, porque espera que sea su turno para llegar como un ejército de salvación nacional -junto con Vox se supone- y reconstruir sobre los escombros originados por la pandemia. Es la forma de hacer opocición de su patrón, el destroyer Aznar, el de la Guerra de Irak, las mentiras del 11M, del Yak42, del bodorrio de El Escorial que acabo con sus invitados en la cárcel, el de los fondos buitre que deja a miles de familias madrileñas sin casa. El que da las órdenes a un pool de pimpollos, Casado, Egea, Gamarra,

Seguimos confinados, seguimos con la economía bajo mínimos, seguimos perdiendo tejido industrial, empresas y puestos de trabajo. El maldito virus lo ha conseguido. Ha conseguido meternos el miedo en el cuerpo, ha sido capaz de que los españoles dejemos de hacer vida social y que nos mantengamos a dos metros de nuestros congéneres.

Todo es culpa del virus: de las muertes, del sufrimiento, de los comportamientos heroicos y de los comportamientos indignos. Unos dan su vida por salvar las nuestras, otros se aprovechan de la pandemia para hacer negocio. Nada nuevo bajo el sol.

¿Todo es consecuencia de la pandemia? Lo dudo. Esta emergencia sanitaria ha hecho aflorar muchas de las debilidades de nuestra sociedad. El mundo en el que vivíamos antes del covid-19 se sustentaba sobre cimientos muy poco solidos: conceptos como globalización, consumo irresponsable, explotación de los recursos naturales, externalización de la producción de bienes esenciales, libre mercado, paraísos fiscales, comercio internacional, desregularización, neoliberalismo, especulación, costes del capital humano, automatización y robotización de los medios de producción, inteligencia artificial, internet de las cosas etc. de los que no hemos sabido maximizar los efectos positivos de algunos de ellos y minimizar aquellos que tenían consecuencias perniciosas para la gran mayoría de las personas.

Llevamos más de 30 años dando por hecho que la ideología neoliberal es la única que se puede aplicar para conseguir el desarrollo de nuestra sociedad.

Bueno, pues ha llegado el momento de reinventarnos, como individuos y como sociedad. El virus ha acelerado el cambio de paradigma socio-económico que algunos ya esperamos, y deseábamos. Al final, es fácil deducir que en el ámbito económico, la pandemia lo único que ha hecho es adelantar unos pocos años un colapso económico que muchos economistas ya adelantaban.

Creo que no me equivoco al afirmar que esta enfermedad la estamos venciendo, entre todos, pero que sus efectos negativos sobre la economía son devastadores. Nunca antes desde principios del siglo XX va caer el PIB mundial en tan poco tiempo, ni siquiera durante las guerras mundiales.

Es tiempo de pensar en la reconstrucción, es tiempo de intentar poner unos cimientos sólidos bajo las ruinas del edificio socio económico que se acaba de derrumbar. Existen diferentes formar de abordar el proyecto: Podemos intentar mantener en pie los muros que han sobrevivido al terremoto pandémico, y reconstruir el edificio tal como era, o, podríamos, derribar lo poco que quede en pie para construir un nuevo edificio.

Seguro que existen tantas opciones como economistas e ideologías políticas. Seguro. Yo también tengo mis propias respuestas, como todos, pero de lo que sí estoy convencido es que esta ingente tarea de reconstrucción la tendremos que hacer entre todos. Y para conseguirlo necesitaremos llegar a pactos, a acuerdos entre diferentes. Deberíamos comenzar por coordinarnos a nivel mundial, pero me temo que eso ahora mismo es imposible. Además viendo la inteligencia y racionalidad de la que hacen gala algunos de los líderes que dirigen las potenciales mundiales, es mejor ni siquiera intentarlo.

Sin embargo, se nos abre una ventana de oportunidad en la Unión Europea. Algunos neoliberales acérrimos en Europa empiezan a dudar de sus convicciones. Los países del Sur, liderados por España, Francia e Italia han tomado la ofensiva frente a los países del Norte que siguen anclados en viejos conceptos y con muchos prejuicios sobre los ciudadanos del sur. Los primeros, afirman que Europa no solo es un territorio de mercaderes y especuladores, que tiene que ser la Europa de la solidaridad y que en momentos como el actual es cuando se tiene que demostrar. Necesitamos un New Deal europeo. Necesitamos un ambicioso plan de gasto e inversiones públicas financiados por medio de deuda soberana perenne , corona- bonos o como diablos los quieran bautizar. Si se imponen las tesis de países como Holanda, Dinamarca y Austria este plan quedaría reducido a otro plan de rescate financiero como el que Rajoy y de Guindos pidieron en 2012 y del que todavía no nos hemos recuperado, basándose únicamente en la concesión de una serie de prestamos que tendríamos que devolver a un interés fijado además de tener que aplicar las famosas “reformas estructurales” que es la forma “amable” de imponernos más recortes.

La batalla también se libra en Europa y, al igual que en España, solo puede haber una vencedora: “La Unión Europea”. Si no se llega a un acuerdo cuanto antes, la UE corre el riesgo de perder peso en el tablero mundial, y desaparecer como organización política, limitándose a subsistir como una simple zona donde se aplica un mero acuerdo comercial entre países independientes. Europa será solidaria o no será.

¿Y en España ?

Pues en nuestro país es urgente que los líderes políticos llegan a un acuerdo o pacto para la reconstrucción. Primero empezaron a llamarlos los nuevos Pactos de La Moncloa, pero, por supuesto los líderes de los partidos de la derecha y más allá, no avalaron esa denominación. Solo veían que el Gobierno se podría llevar el mérito de un buen acuerdo para refundar España. Y no lo quieren permitir. Bueno, el nombre es lo de menos, la cuestión es son unos pactos para la Reconstrucción, que obtuvieron el consenso de todas las formaciones políticas, exceptuando a PP, Vox y la Cup, y también se sumaron algunos de los tabloides de la caverna mediática.

Tenemos nombre, pero no tenemos acuerdo, aún, y me temo viendo el comportamiento del insigne Pablo Casado,- ¡ostras! Hay que ver que bien posa para hacerse fotos-, tanto en el Parlamento como en los medios de comunicación, que va a ser casi imposible. A nadie se le escapa que el líder del PP es un “hombre de paja”, un vulgar títere que se mueve al son que marca el gran titiritero Aznar. El ideólogo de las FAES, al que debemos en gran parte la burbuja inmobiliaria y su posterior pinchazo que nos llevó a un crisis bancaria y financiera, el cowboy de poca monta con acento “tejanocañi”, el de la foto de las Azores y la búsqueda de las armas de destrucción masiva que causó millones de muertos y que nunca existieron, el desastre del Prestige y los “hilillos de plastilina”, el de los atentados del 11M en Madrid, el que arrejuntó un montón de huesos y los repartió al azar entre los féretros del Yak42, el de los fundos buitres y el robo de su vivienda a dos mil familias madrileñas, el del bodrio de la desvergüenza e el Escorial que acabó con gran parte de sus invitados en la cárcel de Soto del Real.

Además de estos invitados encarcelados, más de 14 miembros de sus gobiernos fueron juzgados por corrupción y algunos también pagan cárcel. Si, de este gran”prócer” de la nación depende de que haya o no haya un Gran Pacto de Reconstrucción nacional que tanto necesitamos a para volver a ser un país desarrollado.

Dos no pactan si uno no quiere, y Aznar no quiere. El sigue con sus táctica: “Cuanto peor mejor”. Dejemos que España se hunda que ya la reflotaremos, como siempre hemos hecho, aprovechándose de los millones de parados para hacer contratos basura y así reducir los costes laborales, para que las élites sociales, bancos y grandes empresas multinacionales se sigan enriqueciendo, para que desaparezca la famosa “clase media” sustento de l Estado del Bienestar, en definitiva, para hacer de una España en crisis, un cortijo de su propiedad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios