lahoradigital.com
España acude a la cumbre de la UE con un ambicioso plan de recuperación basado en un fondo europeo de 1,5 billones de euros
Ampliar
(Foto: Europa Press)

España acude a la cumbre de la UE con un ambicioso plan de recuperación basado en un fondo europeo de 1,5 billones de euros

martes 21 de abril de 2020, 14:58h

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, participa este jueves 23 de abril en una nueva cumbre con los líderes del resto de países de la Unión Europea en la que propondrá a los socios europeos un ambicioso plan de recuperación de la economía que se basa en la creación de un fondo europeo multimillonario de alrededor de 1,5 billones de euros. España quiere que ese fondo esté ya en marcha a partir de enero del 2021, que tenga una duración de tres años y que permita transferir fondos no recuperables a los países de la UE bajo el paraguas de las instituciones europeas y que los intereses se paguen a través de nuevos impuestos a nivel continental de una forma mutualizada. Es una medida a medio camino entre los eurobonos que piden los países del Sur y que socios como Holanda o Alemania nunca aceptarán.

España y el resto de socios europeos que están sufriendo las consecuencias de la pandemia del Covid-19 consideran que parte de la solución para amortiguar las terribles consecuencias económicas que ha generado la pandemia vendrá de la Unión Europea. El presidente Pedro Sánchez lleva semanas diciendo que es la hora de Europa y que es ahora cuando se debe demostrar estar a la altura de la situación.

Sin embargo, no todos los Gobiernos europeos optan por las mismas respuestas. Mientras los países del sur quieren unos ‘coronabonos’, ‘eurobonos’ o ‘bonos de reconstrucción’ que mutualicen la ingente cantidad de dinero que se precisará para amortiguar los efectos del coronavirus. Enfrente, se sitúan los países del norte, sobre todo Holanda, que rechazan frontalmente esos eurobonos.

Este jueves, el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, acude a la cumbre europea con un ambicioso programa de reconstrucción europeo que está a medio camino entre las propuestas de unos y de otros.

En un documento publicado por el diario El País, se establecen los detalles de ese plan que incluye la conformación de un fondo de rescate europeo de alrededor de 1,5 billones de euros. Ese dinero se financiaría con una deuda perpetua que se repartiría entre los socios comunitarios como transferencias y no computarían, por tanto, como deuda.

Dicho fondo debería estar disponible el próximo 1 de enero de 2021 y supondría una inyección de dinero importantísima para los países que más afectados están por la pandemia. En el documento previo elaborado por el Gobierno español se detalla que “el Fondo de Reconstrucción debe ser financiado a través de deuda perpetua, respaldada por los mecanismos existentes (…) El BCE deberá seguir jugando un papel clave para asegurar la estabilidad financiera”.

Sobre la forma de financiación, España propone que se haga a través del margen que existe en el Presupuesto de la UE entre el gasto real y el techo de los denominados recursos propios.

La deuda perpetua de la que se habla y los intereses de esas emisiones, que serían bajos ya que estarían blindados por la categoría de ‘Triple A” con la que cuentan las instituciones europeas, se podría financiar con posibles nuevos impuestos a escala europea como son los que gravarían la tasa de emisiones de CO2 o un arancel que penalice el exceso de emisiones de los productos importados.

El documento que presentará Sánchez este jueves, por tanto, no hace mención ninguna a los ‘eurobonos’ que obligaría a poner en funcionamiento nuevas normas europeas y que tendrían un recorrido muy largo en los distintos países. Por el contrario, esta propuesta se enmarca en el Presupuesto Plurianual europeo lo que simplificaría mucho las cosas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios