lahoradigital.com
España también apuesta por la bicicleta como transporte seguro en la nueva era del Covid-19
Ampliar

España también apuesta por la bicicleta como transporte seguro en la nueva era del Covid-19

viernes 17 de abril de 2020, 13:21h

A estas alturas, tras más de cuatro semanas de confinamiento y de medidas extraordinarias nunca antes vistas, ya sabemos que muchas cosas van a cambiar a partir de ahora. Una de ellas es la forma en la que nos movemos por nuestras ciudades. Numerosos países europeos, como Francia, consideran que ha llegado el momento de incentivar el uso de la bicicleta como un transporte adecuado ahora que deberemos respetar el distacimiento social. Y España se va a sumar a esta tendencia. El ministro de Sanidad, Salvador Illa recomendó hace semanas que los trabajadores que pudiera acudan a sus centros laborales en bici; y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, considera que es el momento de apostar por este medio límpio y ahora seguro. A pesar de ello, las asociaciones de ciclistas se quejan de las trabas que se imponen a los usuarios y de vincular el uso de la bici a una actividad de ocio y no como un verdadero medio de transporte.

Numerosas ciudades europeas llevan años adaptadas al uso de la bici como un medio de transporte más. Bruselas, Berlín, Budapest, etc, fomentan el uso de la bicicleta y sus ciudadanos las usan como una forma ecológica y barata para moverse por sus calles. Ahora, con la crisis del coronavirus, se ha añadido una nueva ventaja a esta forma de desplazarse. La obligatoriedad de utililzar medios que permitan el distanciamiento social convierten a la bice en una de las mejores opciones. Así lo entienden en numerosos países del todo el mundo y ahora también en España.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, recordó y recomendó hace unas semanas que "este vehículo es aconsejable para acudir al trabajo”, ya que el uso del transporte público, por el contrario, dificulta el necesario distanciamiento social. También la titular de la cartera de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se suma a la iniciativa de fomentar este medio de transporte para continuar con el distanciamiento social después de la cuarentena. Y además, para fomentar y comenzar el uso mayoritario de un medio límpio y barato, en contraposición con el coche particular.

A pesar de esa apuesta de las administraciones públicas, las organizaciones de ciclistas se quejan de varias cuestiones. Desde la asociación Pedalibre, su responsable de ciclismo urbano Miguel Andrés, indica que “la situación de la bicicleta durante estas últimas semanas ha dejado bastante que desear y demuestra que en su mayor parte se sigue considerando como un objeto de ocio”. Algunos usuarios se quejan de que la polocía les ha llamado la atención e incluso multado al creer que están disfrutando de un paseo de ocio cuando en realidad lo que hacen es desplazarse a su centro de trabajo.

Por otra parte, la presidenta de la Coordinadora española en Defensa de la Bici, hace hincapíe en la última campaña lanzada por la DGT para invitar a los ciudadanos al uso de la bici y destaca que en un mensaje distribuido en sus redes sociales ha puesto "la imagen de un ciclista deportivo”.

Mientras que el Ministerio de Transición Ecológica ya ha comunicado que está estudiando el uso de la bicicleta “como principal medio de transporte”, el servicio de bicicletas públicas de numerosas ciudades lleva cerrado semanas por cuestiones sanitarias. Es necesario, por tanto que las ciudades que cuentan con estos servicios como Madrid, Barcelona, San Sebastián, Valencia o Bilbao comiencen a implementar medidas para que se pueda hacer uso de ellos respetando la seguridad sanitaria.

El director de desarrollo de negocio de la Federación Europea de Ciclistas, Jesús Freire, opina que en España “las bases de alquiler de bicicletas se podrían haber mantenido abiertas con alguna recomendación para usar guantes o mantener la limpieza. Me pareció sorprendente que se suspendiesen porque tanto sanitarios, como trabajadores de supermercados o trabajadores esenciales usan el servicio de bicicleta pública para ir al trabajo. Me parece una restricción que fuerza a la gente a optar por el transporte público, que a lo mejor no quieren utilizar porque tienen que estar en contacto con otra gente”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios