lahoradigital.com

Esta semana se conocieron ataques a profesionales en todo el país

Ricardo Rubio - Europa Press
Ricardo Rubio - Europa Press

Insultar, amenazar o discriminar a los trabajadores expuestos al coronavirus es un delito

jueves 16 de abril de 2020, 15:41h
Para muchos de nosotros estas personas son los héroes anónimos que ayudan a frenar la pandemia en el frente de batalla. Sin embargo, hay inadaptados que insisten en agredirlos. Jueces y fiscales salieron a advertir que estas personas pueden estar incurriendo en delitos de amenazas o de coacciones.

Exponer la vida para salvar la de otro, exponer la vida para distribuir alimentos y medicamentos, exponer la vida para resguardar la seguridad de todos. Esta es la realidad que viven miles de ciudadanos en todo el país desde que el Gobierno decretó el Estado de Alarma. Gracias a ellos, el país no se paralizó ante una de las peores crisis sanitarias mundiales de los últimos tiempos. Pero en España hay de todo, aunque parezca inimaginable, muchos de estos “héroes anónimos” sufrieron atentados y amenazas durante las últimas semanas.

En respuesta a esta realidad, jueces y fiscales salieron a advertir que todos los mensajes o carteles a sanitarios, cajeros de supermercado o cualquier otro colectivo profesional expuesto al coronavirus constituye un delito de amenazas o de coacciones, “siempre en función del contenido de esas notas o la insistencia con que se transmitan”.

Las redes sociales y los medios hicieron públicas estas agresiones. En general los mensajes amedrentan a los profesionales y les piden que dejen sus residencias y busquen otro sitio para vivir mientras dure la pandemia de Covid-19. En otros casos los inadaptados solo insultan a los trabajadores.

La portavoz del Foro Judicial Independiente (FJI), Concepción Rodríguez, ha explicado que, “si bien un cartel en el que tan sólo invitan a no vivir en el edificio para no contagiar a los vecinos no sería sancionable, en caso de que se dé una insistencia o una reiteración sí que podría haber sanción penal por un presunto delito contra la integridad moral de las personas o por un delito de coacciones tipificado en el artículo 173 del Código Penal”.

Además, ha advertido de que en caso de que el cartel que se encuentre la persona contenga algún tipo de insulto (por ejemplo, la pintada en la puerta del coche de una sanitaria de Barcelona en la que se la llamaba 'rata contagiosa') entonces sí que podría comportar un delito de injurias.

Desde la Asociación de Juezas y Jueces por la Democracia (JJpD), su portavoz, Ignacio González Vega, ha incidido en que en caso de pintadas, se podría incurrir además en un delito de daños intencionados, y ha añadido que habría que estudiar cada caso para ver si existe algún tipo de amenaza.

Si bien un cartel en el que se invite a la persona a residir en otro lugar no supone un delito por sí mismo, es necesario que todos interioricemos que estas acciones sin forman parte de conductas que como sociedad ya no podemos aceptar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios