lahoradigital.com
El Hospital de Ifema recibe donaciones de libros de ciudadanos madrileños
Ampliar

El Hospital de Ifema recibe donaciones de libros de ciudadanos madrileños

La iniciativa de crear una biblioteca en el Hospital de Ifema surge de dos enfermeras del SUMMA.

martes 07 de abril de 2020, 13:36h

Tanto empresas como particulares han donado libros para los enfermos que se recuperan en el Hospital de Campaña del Ifema, montado por el Ejército. Esta iniciativa hará mucho más llevadera la hospitalización de los pacientes ingresados por coronavirus, especialmente el de los casos menos graves. La idea surgió de dos enfermeras que crearon la biblioteca del Hospital de Campaña de Ifema. Por otro lado los hospitales y UCIs de Madrid, empiezan a salir de su situación de saturación dramática y poco a poco empiezan a relajarse las urgencias.

La iniciativa de crear una biblioteca en el Hospital de Ifema surge de dos enfermeras del SUMMA. La idea comenzaba por recoger libros. Esta iniciativa iba completamente dirigida a los pacientes ingresados con el fin de hacer más ameno su ingreso.
Ha bastado solo una semana para reunir 2500 ejemplares en las estanterías, en las que cuelgan carteles hechos con cartulina en los que se puede leer: Biblioteca Resistiré.
Mar Eguiluz es voluntaria de Samur- Protección civil. Es una aficionada a la lectura y se ha convertido en la encargada de la gestión de la biblioteca y lo compagina con su labor en la administración. "El nombre Resistiré me parecía muy adecuado en estas circunstancias. Entre los pacientes ha tenido muy buena acogida. Fue muy emocionante ver al primero que se acercó. El papel ha recobrado una importancia que parecía perdida", explica al periódico ‘Nius’.
La impulsora y creadora de la biblioteca fue Ana Ruiz, ferviente lectora y enfermera del Summa 112. Está en el club de lectura "La Chata" de Carabanchel y viendo las horas que pasan los enfermos pensó que les ayudaría a sobrellevarlas. Llevó en su coche una bolsa enorme de libros y pasatiempos en la noche del 31 de marzo. Se los quitaron de las manos. Tuvo ayuda de bomberos y compañeros del Samur para repartirlos y con un pequeño carro los hicieron llegar. Ahora tienen una colección magnífica y donaciones de todos sitios. Gracias a todos. Gracias Ana [email protected]
La campaña se lanzó a través de las redes sociales. Jose Luis Molinero se ofreció como voluntario para la recogida. Este escritor ha estado días yendo casa por casa para recopilar las donaciones de los particulares: "Me dan sus datos, voy a sus domicilios con mi coche, me los dejan en el ascensor y cuando estoy cargado los traigo", relata cuenta a ‘Nius’.
La Universidad Politécnica y La Caixa han ofrecido libros a esta iniciativa solidaria.
La muestra de solidaridad ha sido tan grande que se han visto desbordados. "Estamos muy agradecidos pero hemos tenido que pedir que ya no nos traigan más. Nos faltan estanterías y aunque intentamos clasificarlos por secciones es imposible", cuenta Mar.
Gran parte de los pacientes están activos y buscan como distraerse. Pueden ojear los libros y tomarlos prestados. No hace falta apuntarlos en ningún sitio. El unico requisito es que deben ser devueltos porque están contaminados y nunca deben sacarse.
Los estantes con los libros se encuentran en el pabellón siete y nueve. "Es una biblioteca viva. Me encanta ver cómo cada día cuando vuelvo está todo desordenado. Los pacientes los miran, los cogen, los dejan. Todas las mañanas los recogemos con carritos e intentamos organizarlos, ¡pero ya es prácticamente imposible!",cuenta Mar.
No solo hay libros. También se pueden encontrar revistas, periódicos, pasatiempos, etc. "Es una experiencia preciosa. Los libros están cobrando un nuevo protagonismo. Los pacientes tienen teléfonos para comunicarse con sus familiares pero se cansan muchos. Estos libros se han convertido en compañeros de los enfermos y tienen muchas historias: además de las que cuentan, las de otras personas que los leyeron y ahora las de los pacientes. En muchos nos encontramos notas que la gente escribe. Por ejemplo hay uno de una niña que dice que su mamá ha donado ese libro y espera que se recupere" explica Mar
Además el Colegio de ópticos Optometristas de Madrid se ha ofrecido a donar gafas de presbicia para aquellos que no puedan leer sin ellas. La crisis del coronavirus parece haber creado también una red solidaria en la que todos aportan su granito de arena.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios