lahoradigital.com
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el primer ministro de Italia, Guiseppe Conte, en el Consejo Europeo del pasado mes de febrero.
Ampliar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el primer ministro de Italia, Guiseppe Conte, en el Consejo Europeo del pasado mes de febrero. (Foto: Europa Press)

El bloqueo de Alemania y Holanda a la emisión de eurobonos hace que Italia y España promuevan una nueva Cumbre europea

viernes 27 de marzo de 2020, 14:21h

España, Italia y otros países de Sur de Europa creen necesario emprender una política de reactivación de la economía mediante la emisión de eurobonos –llamados también coronabonos-. Enfrente, los Estados del norte, representados por Alemania, Países Bajos y Finlandia, se niegan a lo que ven como una “mutualización de los costes”. España e Italia fuerzan una nueva reunión del Consejo de Europa. Antonio Costa, de Portugal llegó a considerar "repugnante" la postura de los países de centro y norte Europa.

En plena crisis sanitaria provocada por la expansión del coronavirus, los líderes europeos ya discuten cuál es la mejor manera de afrontar la crisis económica que se avecina. Y, como ya ha pasado muchas veces, chocan dos modelos. Por un lado, el del sur de Europa, encabezado por Italia, España y Portugal, que creen necesario emprender una política de reactivación de la economía mediante la emisión de eurobonos –llamados también coronabonos-. Y, en frente, los Estados del norte, representados por Alemania, Países Bajos y Finlandia, que se niegan a lo que ven como una “mutualización de los costes”.

La reunión celebrada ayer por videoconferencia por los presidentes de los veintisiete países integrantes de la Unión Europea ha sido de las más tensas que se hayan celebrado desde el nacimiento de la institución. Tanto Pedro Sánchez como Giuseppe Conte estuvieron a punto de “levantarse de la mesa”, ante el bloqueo de las medidas ejercido por los Países Bajos y Austria. El primer ministro portugués, Antonio Costa, tachó directamente de “repugnante” la actitud holandesa.

Angela Merkel y Mark Rutte, primeros ministros de Alemania y Países Bajos respectivamente, se niegan a que se utilicen fondos comunitarios desde el principio para tratar de revertir la situación económica. Apoyados a su vez por los dirigentes de Austria y Finlandia, argumentan que debería primero explorarse la vía nacional para tratar de paliar los efectos de la crisis.

Sin embargo, estas políticas generan unas enormes diferencias entre los países que gozan de cierta capacidad de maniobra en materia fiscal, que son precisamente quienes apoyan el plan. Países como Italia o España, en cambio, con unas deudas cercanas al 100% del PIB, no tienen la capacidad de estimular su economía mediante la generación de deuda.

Ante la incapacidad de llegar a un acuerdo entre las posturas que defienden España e Italia, a cuyo lado en esta ocasión se ha situado Francia, y lo que defienden Austria y Holanda, el foco vuelve a los ministros de finanzas de los respectivos países. Deberán elaborar un plan de actuación que deberá ser ratificado por la nueva sesión, celebrada dentro de dos semanas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios