lahoradigital.com
El coronavirus le gana la partida al séptimo arte
Ampliar
(Foto: Pixabay // Public Domain )

El coronavirus le gana la partida al séptimo arte

martes 17 de marzo de 2020, 20:01h

La industria cinematográfica es una de las más afectadas a nivel económico. Las grandes distribuidoras se han visto obligadas a suspender o aplazar estrenos y rodajes, y varios festivales han tenido que modificar sus calendarios.

Más de 8.000 enfermos y casi 300 fallecidos, la gran mayoría de edad avanzada y con patologías previas. Esta es la radiografía médica de la incidencia del coronavirus en nuestro país a la hora de escribir estas líneas. En el mundo se han registrado ya más de 170.000 casos en 115 países diferentes, siendo China el más golpeado por la enfermedad. Italia, por su parte, se posiciona como el segundo país del mundo con mayor número de enfermos, más de 24.000 casos positivos, y cerca de 2.000 muertos.

El Covid-19, surgido en la ciudad china de Wuhan a principios de enero, ha puesto en jaque a los sistemas sanitarios de todo el mundo. Mientras en China han logrado levantar hospitales provisionales en apenas un par de días, países como Italia están altamente preocupados por el colapso de sus centros sanitarios, especialmente de las Unidades de Cuidados Intensivos, en donde se tratan los casos más graves. En nuestro país, la Comunidad de Madrid y el País Vasco son las zonas más afectadas, con la tasa de transmisión de la enfermedad más elevada de España. La declaración del estado de alarma por parte del gobierno y las restricciones en los movimientos de los ciudadanos esperan reducir el número de contagios en las próximas semanas.

Pero el virus no solo ha puesto a prueba a los sistemas sanitarios, sino también a los mercados financieros a nivel mundial. Las principales bolsas del mundo, como Wall Street, han registrado pérdidas históricas y el BCE pide a los gobiernos que tomen medidas extraordinarias para evitar una crisis como la de 2008. Si bien hay ciertos sectores que están obteniendo cierto beneficio de esta situación, tales como aquellas empresas dedicadas a ofrecer sus servicios a través de la red, ya sea bajo formatos de ocio como el casino online en 888 o plataformas como Netflix o HBO, o bajo softwares que permiten la comunicación entre personas, como K12 o Zoom Video, el escenario general es que todas las industrias están registrando importantes caídas en sus ingresos. Entre todas ellas, la industria cinematográfica es una de las más afectadas.

Las salas de exhibición cinematográficas han sido de las primeras en echar el cierre para evitar el contagio ante la recomendación de los gobiernos de evitar espacios cerrados en los que se producen aglomeraciones de personas. En China se han cerrado más de 70.000 salas de cine desde que se inició el brote, lo que supone una pérdida para las distribuidoras de cerca de 2.000 millones de dólares. Esta cifra se elevaría hasta los 5.000 millones si analizamos la recaudación a nivel mundial con respecto al mismo período de 2019; así, mientras el diario The Hollywood Reporter sitúa en 31.000 millones de dólares los ingresos de 2019 para el primer trimestre del año, esta cantidad se podría reducir hasta los 16.000 millones para el mismo período de 2020.

Hay que tener en cuenta, además, que el país asiático no ha sido el único en cerrar sus salas de cine o, al menos, limitar el número de espectadores. Italia también ha clausurado la totalidad de sus salas, al igual que España. En Corea del Sur, Japón o Reino Unido las salas de exhibición funcionan con normalidad, pero el temor de la población a contraer la enfermedad ha provocado un descenso en la asistencia del 80%.

Este cierre preventivo de las salas de cine ha provocado que las distribuidoras se hayan visto forzadas a modificar sus calendarios de estrenos. En China, el segundo mercado más importante del mundo, se ha cancelado el estreno de cintas como Sonic: La película, 1917 o Mujercitas, y cintas como Mulán u Onward llegarán más tarde de lo previsto al gigante asiático. También se han pospuesto a nivel internacional algunos de los estrenos más esperados para este año, como Sin tiempo para morir, la última entrega de la saga de James Bond que no llegará a la gran pantalla hasta mediados de noviembre. La cinta protagonizada por Daniel Craig ya se encontraba inmersa en el proceso de promoción por lo que este aplazamiento supondrá pérdidas millonarias para sus distribuidores y productores.


Sin tiempo para morir ha retrasado su estreno hasta noviembre

Petter Rabbit 2: A la fuga es otro de los títulos que ha visto como su estreno se dilata en el tiempo. Así, la secuela protagonizada por el famoso personaje creado por Beatrix Potter, se estrenará a nivel internacional en agosto, en lugar de a finales de marzo como estaba previsto. Situación similar es la que vive Un amigo extraordinario, un biopic sobre el presentador infantil Fred Rogers protagonizado por Tom Hanks cuyo estreno estaba fijado también para el mes de marzo, fecha que ahora se retrasa hasta el verano. También en el campo de la producción nacional encontramos cancelaciones y aplazamientos: El inconveniente, cinta dirigida por Bernabé Rico, tenía previsto su estreno para el 3 de abril, pero ha sido cancelado sin una fecha alternativa por el momento. Operación Camarón, por su parte, ha retrasado su aterrizaje en las salas de cine hasta el próximo mes de septiembre.

La incidencia del coronavirus también ha provocado la cancelación de rodajes, sobre todo en las zonas más afectadas por la enfermedad. Así, Misión Imposible 7 se ha visto obligada a cancelar su rodaje en Venecia, lo que supone un retraso importante en la producción dirigida por Christopher McQuarrie que podría provocar que la cinta no estuviera lista para su estreno en 2021. Red Notice, la nueva producción cinematográfica de Netflix, también se ha visto obligada a suspender su rodaje en tierras italianas y regresar a Estados Unidos. Por su parte, el equipo de producción de la serie The Falcon and the Winter Soldier también se ha visto obligado a regresar a EE. UU. tras cancelar su rodaje en Praga.

Estrenos y rodajes no son los únicos afectados, los festivales y certámenes cinematográficos también han sufrido los efectos del virus. De esta forma, el Festival de Cine de Málaga, cuya celebración estaba programada entre el 13 y el 22 de marzo, ha sido cancelado ante la imposibilidad de llevarse a cabo con normalidad debido a las recomendaciones por parte de las autoridades sanitarias de no viajar. Por el momento no se ha hecho pública una nueva fecha para su celebración, aunque los expertos hablan de pérdidas millonarias ya que tan solo en promoción se han gastado cerca de 40 millones de euros.

Los que no buscarán una nueva fecha en el calendario son el festival francés Series Mania y el estadounidense South by Southwest: el primero ha emplazado a los seguidores a su edición del próximo año mientras que el segundo ha cancelado su edición de 2020 sin hacer referencia a su continuidad de cara al año que viene.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios