lahoradigital.com
La comida que proviene de animales salvajes podría ser la causa de la mala salud mundial
Ampliar

La comida que proviene de animales salvajes podría ser la causa de la mala salud mundial

viernes 06 de marzo de 2020, 22:13h
Tras la grave situación que está viviendo la salud mundial en estos meses, los expertos han declarado que es inviable controlar el consumo y comercio de animales salvajes y que la clave está en restablecer la manera de afrontar esta gran crisis.

El coronavirus no es la primera enfermedad que los científicos piensan que proviene de un animal. Anteriormente ya surgieron otras como la del ébola, que tenía origen en os murciélagos; el SARS, de las civetas; la rabia, de los perros; el sida, de los monos; o incluso que las gallinas provocaron la gripe aviar. Estos son los animales que han ido estando investigados cuando estallaron los brotes de sus enfermedades. El último que se ha sumado a esta lista ha sido el pangolín. Este animal fue sospechoso, pero ya descartado de haber podido transmitir el coronavirus a los humanos. El catedrático de Parasitología y presidente de la Federación Mundial de Medicina Tropical, Santiago Mas-Coma, indicó que “siempre se pone el foco en los mercados con animales vivos”, además continuó añadiendo que “sucedió ya con la gripe aviar, cuando se investigó el origen en unos pollos que habían adquirido el virus con restos fecales de los animales que tenían en la jaula de encima”.

Después del brote que ha surgido por el coronavirus, China ha prohibido el consumo de animales salvajes, aunque demanera temporal. También hay que añadir que esta nueva medida no es atribuida a los usos medicinales o destinados a la investigación. Mas-Coma indica que “Europa es la región más estricta del mundo, olvídate de que esto exista en otras regiones. Es muy difícil controlar este tipo de cosas en un país con 1.400 millones de personas. El significado de la declaración es muy parecido al punto de vista del director de Producción y Sanidad Animal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Berhe Tekola, que indicó que “cada vez que hay una crisis, una epidemia, la gente se acelera y entra en pánico y se crean o modifican leyes”.

Según explican los expertos, el control del consumo y comercio es tremendamente difícil por tres motivos:

1- La falta de estadísticas porque no queda registrado,

2- Poblaciones enormes y con tradiciones muy arraigadas

3- La escasez de medios para aplicar la ley.

Por este motivo, la posibilidad de que se transmitan enfermedades de animales a humanos en el futuro es muy real. Por lo que Tekola ha afirmado que “absolutamente. No existe el riesgo cero”.

Es normal que las personas tengan cierto recelo cuando se habla de nuevas enfermedades zoonóticas (transmitidas de animales a humanos), debido a que en los mercados callejeros se mezclan muchos animales de diferentes especies en dudosas condiciones de salubridad. Rikkert Reijnen que forma parte del equipo de Fondo Internacional para el Bienestar Animal, una organización que está presente en 40 países, ha indicado que “coges a especies salvajes, las pones bajo una situación de estrés y las mezclas con otras. Este es el hábitat perfecto para los virus, que son inteligentísimos”. Asimismo, Reijnen añade que “el ser humano caza animales desde el principio de su existencia, eso no es algo nuevo, pero sí las cantidades que se consumen ahora y la capacidad de que los animales viajen de un lado a otro del globo en cuestión de horas”. La ONU ha calculado el número de tráfico de especies protegidas en un año. Los datos están entre 8.000 y 10.000 millones de dólares.

Tekola, de la FAO, opina que “cuando hablamos de consumo de carne salvaje simplemente no hay datos. Los países no aportan esta información porque normalmente pertenece al mercado informal. Y la falta de certezas lleva al pánico”. Este especialista ha trabajado con muchas comunidades rurales que siguen alimentándose gracias a la caza y recolección. Desde su experiencia, Tekola ha explicado que “no puedes llegar como si fueras el jefe. Tienes que sentarte con ellos, con calma y darles argumentos. Las recomendaciones de la FAO en este sentido son que no coman nada que haya estado enfermo o que haya muerto por un motivo que desconocen”.

El consumo de productos salvajes es una cuestión real en la actualidad. El informe El estado mundial de la biodiversidad para la alimentación y la agriculturarecoge una encuesta realizada en algunas comunidades en Asia, África y América Latina entre los años 2004 y 2010. En ella se concluyó que más del 53,5% de los hogares se alimentaban con animales y plantas de los bosques. El informe añade que “en los pueblos tradicionales de producción de arroz, las familias comen animales acuáticos a los que tienen fácil acceso como caracoles, cangrejos, ranas y peces desde sus campos”.

El informe consistió en recopilar diferentes estadísticas aportadas por los propios países y algunas organizaciones internacionales que incluyen plantas, animales, setas y microorganismos. Los datos muestran que hay 2.800 animales de diferentes especies salvajes que se utilizan para el consumo humano en el mundo. Por esta razón, Belanger, ha especificado que “sin embargo, estos números están incompletos. Por ejemplo, los países solo registran que se consumen 21 tipos de insectos, cuando sabemos que esa cifra asciende a más de 2.000”.

Algunos especialistas como la veterinaria Pedraja han opinado sobre qué medidas deberían tomarse para frenar la expansión del virus. Esta experta en animales ha indicado que “no creo que las medidas tomadas de forma brusca en un momento de crisis supongan un gran cambio, pero opino que el enfoque común nos hace más fuertes. Ahora hay muchos veterinarios trabajando por y para la medicina humana”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios