lahoradigital.com
Casado, Arrimadas, Abascal, una oposición de Juzgado de Guardia
Ampliar

Casado, Arrimadas, Abascal, una oposición de Juzgado de Guardia

La caza de Sánchez y de Ábalos es el objeto central de la oposición patriota que no aporta nada más que bronca y crispación

miércoles 19 de febrero de 2020, 19:47h
Casado, Cayetana, Teodoro, Arrimadas, Abascal, van de ridículo en ridículo hasta la derrota final. Por el bien del Partido Popular, no estaría nada mal que Nuñez Feijóo pierda la mayoría absoluta en Galicia este 5 de abril, para que alguien con algo de sentido de la política y responsabilidad de Estado tome las riendas de un PP que naufraga. Igea haría otro tanto si vence a Arrimadas. Abascal no tiene remedio. Más les valdría a los tres arrinconar la bronca y la crispación y olvidarse de las jaurías y la caza del hombre. Huelen a sangre pero no se dan cuenta de que es la suya. Tanto el ministro Ábalos como el Presidente Sánchez, son piezas mayores, demasiado grandes para su ridícula envergadura. Ni hay caso. Ni lo habrá.

Si esto sucediera, el auténtico PP y el auténtico Ciudadanos, retornarían a su ser y mandarían a su casa a estos pimpollos que se han subido a lo alto de la crispación y la bronca. Precisamente porque son inútiles de la política. Sin experiencia, sin bagaje, sin conocimiento de la misma. Que se cuiden. Van por la misma senda del caso que les precede: Albert Rivera. Si Francisco Igea, de Castilla León, ganara a Inés Arrimadas, devolvería a Ciudadanos a la senda del centrismo liberal para el que nació este partido y por el que algún día obtuvo 57 diputados. Con estos movimientos de piezas, tendríamos un nuevo escenario de estabilidad parlamentaria. Desactivada la política fanática y tramposa de las tres derechas que compiten a ver quien es más esperpento. Quizá ello produciría el milagro: que una leal opsición acatara sus deberes y responsabilidades y cesaran la caza del hombre. Tanto el ministro Ábalos como el presidente Sánchez, como bien hemos señalado arriba, son piezas demasiado grandes y resistentes para la ridícula envergadura política de sus oponentes. Llevan dos años tendiéndoles todo tipo de trampas y cohartadas, pero no lo han conseguido ni lo conseguirán. En España hacen el ridículo, pero es que en el extranjero se rién de ellos. Cinco elecciones perdidas en apenas un año. Se dice pronto. A ver si se convencen y dejan de estomagarnos a los españoles con sus patrañas.

Esta semana ha tocado llevar al Juzgado de Guardia el encuentro de Ábalos en el aeropuerto de Barajas con Delcy Rodríguez, con el resultado de la consiguiente resolución con éxito de un conflicto diplomático que no llegó a estallar.

Lo que su inutilidad política no les permite, pretenden resolverlo en los tribunales, a los que han convertido en rehenes para la confrontación como bien les ha espetado en el debate de control la vicepresidenta Carmen Calvo. Esta semana ha tocado llevar al Juzgado de Guardia la visita de Ábalos al aeropuerto de Barajas, para impedir que la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez desembarcara, con el resultado de la consiguiente resolución con éxito de un conflicto diplomático que no llegó a estallar. Ellos, tan partidarios como son del “cuanto peor mejor” hubieran preferido tener a una política extranjera, esposada y deportada, para montar la bronca que les encanta entre los gobiernos español y venezolano. Les importa tanto España a estos grandes patriotas, que por supuesto les hubiera gustado mucho más una crisis diplomática de grandes dimensiones que el hecho de que un ministro socialista, también de gran talla política, la haya evitado de forma discreta, rápida y eficaz. Hay que ser bregado y competente para resolver sin alharacas un asunto de este calibre. Por eso el Gobierno envió a uno de sus mejores hombres. Con el pleno conocimiento de quien tenía que saberlo, Interior, la Policia fronteriza y la Diplomacia española. La ministra de Exteriores estaba de viaje en Bruselas. Saben que fue un éxito. Y ello les frustra más aún. Se han quedado sin caso. Ni hay caso, ni hay indicios, ni hay base y en cambio sí hay informes policiales de la impecabilidad de este movimiento. En este sentido, el ministro Ábalos y el presidente del Gobierno, están tranquilos. Acostumbrados al circo de la derecha radicalicada.

Ábalos tiene apoyo del Gobierno y del Europarlamento. Se han dado explicaciones claras y transparentes por parte de todos los actores, incluida la diplomacia internacional. Hay presencia e informes positivos de la autoridad policial aeroportuaria

Hay apoyo del Gobierno y del Europarlamento. Hay explicaciones claras y transparentes de todos los actores, incluida la diplomacia internacional, la venezolana y del propio Guaidó que parece haberse convertido en el nuevo ídolo de Trump y de la ultraderecha española. Hay presencia e informes de la autoridad policial aeroportuaria en todo momento junto a Ábalos y la política venezolana. Hay cámaras, luz y taquígrafos. Y lo más importante, el ministro ha explicado detalle a detalle el asunto. ¿Contradicciones?. Cuando se quieren buscar, se encuentran. Basta con decir si anduvo diez pasos o veinte o si habló veinte minutos, treinta o tres cuartos de hora. Imposible ser consciente de cada respiración y de cada paso cuando se está en una misión política. Pero todo está grabado. Las cámaras, ha dicho el ministro, ahí están, no se ha borrado ninguna cinta ni se borrarán. Pero ellos erre que erre. Confunden intencionadamente con tal de hacer ruido. Prefieren lanzar tracas al aire e inquietar a la gente sin motivo. La caverna mediática les hace de lanzadera y réplica y así mantienen la bronca un poco más. Unos días más. Unos meses más. ¿De verdad no se han dado cuenta todavía de que los españoles ya han votado y les han situado en la oposición y no en el Gobierno?. ¿De verdad no entienden que no pueden estar así los cuatro años de Legislatura?. Ojalá pronto se den cuenta de que estas extravagancias de frustración no les lleva sino por el camino que transitó su colega Rivera, medio enloquecido antes de haber acabado de vacaciones en su casa.

El campo, las protestas, la creación de trabajo, las subidas de salarios, etc. Los auténticos problemas que afectan a los españoles les traen al pairo a estos patriotas de pacotilla obsesionados en derrocar al Gobierno legitimamernte constituido.

En cambio decepciona profundamente que les traigan al pairo los auténticos problemas que afectan a los españoles, el campo, las protestas de los tractores, la creación de progreso, y trabajo para todos y de más calidad, los derechos, subida de salarios, mejoras sociales, vivienda y control de los alquileres, seguridad, contaminación y transición ecológica, creación de energías renovables, transformación del modelo productivo, digitalización, leyes de igualdad, etc. Ahí es donde deberían dirigir sus esfuerzos y empezar a trabajar en serio para centrar los debates en el Parlamento. Hablar obsesivamente de Venezuela y su régimen comunista y de Cataluña como si fueran los apestados de España, no soluciona la vida de nadie. Inventarse delitos inexistentes y señalar truhanes donde no los hay, quizá crean que les da votos pero faltan cuatro años para las nuevas elecciones y entretando tienen que ganarse el sueldo que les pagamos. No estamos para estas estupideces en España ni para mantener políticos inútiles. Ahora hay que trabajar de verdad.

Como dice Borrel, el prestigioso Jefe de la Democracia Europea “que se vayan a estudiar un poco más”. Son auténticos indocumentados políticos que viven de la crispación y la bronca.

Es estomagante escuchar a una señora con tal altanería como Cayetana Álvarez de Toledo, acusar a un presidente del Gobierno de "crímenes de lesa humanidad" sólo por sentarse a hablar con los dirigentes catalanes, elegidos tan democráticamente como ha sido elegida ella misma, y tratar de resolver la crisis en Cataluña -que por cierto, el PP ha contribuido a crear con su intolerancia y agresividad-. Somos cada vez más los y las españolas que no damos crédito a este creciente fanatismo burdo rozando el fascismo y la extrema derecha que se basa en mentiras y confabulaciones.

España es un gran país. Tiene un gran futuro. Y una gran población que siempre ha demostrado que sabe crecer e ir por delante de sus propios políticos. Como dice Borrel, el reconocido y prestigioso Jefe de la Democracia Europea “que se vayan a estudiar un poco más”. Son auténticos indocumentados políticos. Mal negocio hizo la familia de Cayetana enviándola a caros internados en Oxford o la de Casado invirtiendo en sus cursos de fin de semana en Harvard, de Aravaca. Para este triste resultado tantas alforjas vacías.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios