lahoradigital.com
Desmontando a Vox
Ampliar

Desmontando a Vox

domingo 09 de febrero de 2020, 12:09h

Históricamente, cuando algunos líderes políticos no democráticos, caudillos militares o autoridades religiosas se quieren hacer con el poder político, suelen acudir a la manipulación de las masas. En la mejor tradición goebbeliana y de sus famosos 11 principios de propaganda, no existen mejores argumentos para convencer que aquellos que no apelan a la razón. No existe mejor herramienta para convencer a una ciudadanía descontenta que apelar a las razones del nacionalismo radical o a los dogmas de cualquier religión integrista. Es mucho más difícil y más costoso construir una argumentación, un relato o una ideología basándose en la razón, en ideas que se crean a través de la reflexión racional que cualquier soflama populista que emana de las emociones o de sentimientos subjetivos.

La mayoría de las conductas humanas dependen de las emociones, muchas de ellas suelen ser tan peligrosas como un gas tóxico. Una de las emociones más potentes que un ser humano puede sentir es el miedo. El miedo colectivo se expande como una peste y puede paralizar y contagiar a toda una comunidad, país e incluso continente. Actualmente la extrema derecha está explotando los miedos: miedo al diferente, miedo a la exclusión, miedo al cambio, miendo a la incertidumbre etc. Líderes ultra populistas como Santiago Abascal y su guardia pretoriana, lo saben muy bien.

La creación de Vox por parte de Abascal ha sido una maniobra tan obvia de pura supervivencia personal que raya lo obsceno. Desde 1999 que empezó su carrera política como concejal del PP en el Ayuntamiento de Llodio (Alaba) hasta que en 2013 fue designado, a dedo, por su amiga personal Esperanza Aguirre como Director de La Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social. Este organismo tuvo un único trabajador, además del propio Santiago Abascal y además no consta que tuviera actividad conocida durante su mandato. Además, en 2013 recibió de la Comunidad de Madrid una subvención de 183.600 euros, de los cuales, 82.491 euros fueron destinados al sueldo del ínclito Abascal. Un sueldo superior a las retribuciones que recibía el Presidente del Gobierno en aquellas fechas.

Sanatiago Abascal, fundador de Vox, siempre ha vivido del dinero público ya que no se le conoce ninguna actividad remunerada en el sector privado.

El creador de Vox, siempre ha vivido del dinero público ya que no se le conoce ninguna actividad remunerada en el sector privado. Es curioso observar como se puede incurrir en una incoherencia tan palmaría: por un lado su formación ultra siempre ha defendido la reducción del sector público y por tanto del gasto público, y por otro lado, Abascal se monta un chiringuito en forma de partido político para seguir viviendo, y muy bien, gracias a las arcas del Estado.

En realidad, es obvio que a esta banda de politicastros les mueve un afán económico y de lucro, no hay más que ver los negocios a los que se dedicaban y se dedican la pareja formada por el aristócrata clasista Iván Espinosa de los Monteros y la "arquitecta en diferido", Roció Monasterio. Hay que reconocerles que también son fieles a una ideología. Con solo leer algunas de las declaraciones de Javier Ortega Smith, uno se da cuenta que este tipo sí tiene ideología. Este abogado hispano argentino antiguo colaborador de Así -boletín teórico de FE y de las JONS de Ciudad Lineal- en 1986 firmó en esta publicación el artículo «No olvidar», donde Ortega Smith ensalzaba entonces la figura de José Antonio Primo de Rivera y glorificaba la Falange de entreguerras- no esconde su ideología neofascista y nostálgica del franquismo.

Vox es un partido antidemocratico puesto que está en contra de una serie de derechos y de libertades defendidos por muestro ordenamiento jurídico.

Para empezar, no creen en la actual y constitucional estructura política de España basada en el Estado de las Autonomías que quieren romper. Vox solo cree en la España “Grande y Única”, es el estado totalitario frente a la España plural, con diversidad cultural y lingüística.

Quieren eliminar la Ley de Memoria Histórica, pero no porque piensen que es un tema pasado, no, es simplemente que no quieren que se olvide que había un bando ganador, el suyo y un bando perdedor el nuestro.

Otro de sus ejes ideológicos de este grupo ultra se fundamenta en el rechazo al diferente, volviendo a la idea del inicio de esta reflexión, fomentar el miedo a los inmigrantes y a los refugiados. Quieren implementar la xenofobia en la opinión popular basándose en mentiras y bulos: “los extranjeros nos quitan nuestros trabajos, se llevan todas las ayudas públicas, ocupan nuestras casas y violan a nuestras mujeres".

Para esta caterva de indocumentados filofascistas, no existe la violencia machista. No, a las mujeres no las asesinan, sus muertes tratan de verdérnoslas como “meros accidentes domésticos…."

Rechazan la Igualdad de Género, consideran que las mujeres son ciudadanas a las que les corresponde, por naturaleza la responsabilidad de procrear, sin derecho al aborto ¡Por favor!, de criar a los hijos y cuidar a los ancianos. Esta forma machista y clasista de pensar, además abunda en la solución de algunos problemas socio-económicos: Si las mujeres se dedicaran a trabajos no remunerados, se acabaría con dos problemas automáticamente: se reduce el gasto en ayudas a la dependencia y se rebaja la tasa de paro.

Evidentemente en esa España soñada por esta caterva de indocumentados, no existe la violencia machista, no, a las mujeres no las asesinan, tratan de verdérnoslo como “meros accidentes domésticos…."

En resumen el nuevo cortijo creado por Santiago Abascal y sus acólitos, también conocido como Vox, es la herramienta que utiliza la ultraderecha, nostálgica y neofascista española, en donde conviven una serie de personajes clasistas, elitistas, racistas, machistas y homófobos, para conseguir financiarse instrumentalizando ese sentimiento de miedo al diferente, manipulando a las masas con el fin de alcanzar el poder e intentar volver a hacer de España una dictadura.

Sí, he medido mis palabras, una Dictadura, porque, objetivamente en eso se convertiría nuestra nación si Vox gobernara.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Desmontando a Vox

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    5111 | Andrés - 26/02/2020 @ 23:45:50 (GMT)
    Los extranjeros NO quitan trabajo a nadie, NO se llevan las ayudas públicas, NO ocupan nuestras casas y NO violan a nuestras mujeres. Si un español viola a una mujer, no por eso todos los españoles son violadores. Si un extranjero viola o se lleva una ayuda pública, o ... No todos los extranjeros son... Pero el sentimiento del MIEDO consigue nublar la razón .
    4737 | Sebas 7 - 10/02/2020 @ 12:29:26 (GMT)
    Dice este artículo que lo que dice VOX es mentira: “los extranjeros nos quitan nuestros trabajos, se llevan todas las ayudas públicas, ocupan nuestras casas y violan a nuestras mujeres." Por mucho que quiera abstraerme del párrafo, es que es cierto. La verdad, decirla, denunciarla, no debe considerarse xenofobia, de hecho, Xenos= extranjero y Fobos= miedo significa miedo a lo extranjero. No mejora una sociedad que se tapa los ojos y mete la cabeza bajo tierra. Un artículo y contenido que no comparto. Sólo añado una cosa: no todos los extranjeros hacen eso y además la inmigración controlada bienvenida sea.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.