lahoradigital.com
¿Por qué somos abolicionistas las y los socialistas?
Ampliar

¿Por qué somos abolicionistas las y los socialistas?

jueves 23 de enero de 2020, 19:33h

El pasado día 22 de enero de 2020, tuve la oportunidad de impartir esta charla-coloquio en la Agrupación Socialista de Móstoles, con Beatriz Benavides, Secretaria de Igualdad de PSOE Móstoles y Alex Martín, Secretario General de la misma agrupación. ¿Por qué somos abolicionistas de la prostitución los/as socialistas?, lo primero que aclaré: el Decreto abolicionista en España data de 1935, se aprobó durante la II Republica española, y se abolió con la llegada del franquismo en 1941.

Alex Martín ha concretado que los/as socialistas somos abolicionistas porque respetamos los derechos humanos.

Beatriz Benavides, explica: “aunque exista un porcentaje significativo de hombres puteros, ello no legitima que el follar sea un trabajo, y desde la Mesa hemos dejado clarísimo que lo que no queremos para nosotras, no lo queremos tampoco para ninguna otra mujer”.

Alex Martín: "Los/as socialistas somos abolicionistas porque respetamos los derechos humanos"

Pero estas no son las únicas razones, continúo con la exposición:

La prostitución mueve en España millones de euros al año, un 0,35% del PIB, se trata de una industria del sexo capitalista que se lucra con la esclavitud sexual de las personas. El derecho sobre todo de las mujeres a no ser prostituidas peligra con el regulacionismo, si se profesionaliza la prostitución cualquier mujer en situación de desempleo estará obligada a ejercerla como un trabajo digno ofertado por el servicio público de empleo. La prostitución es uno de los pilares del patriarcado, mantiene el privilegio de los hombres de acceso al cuerpo de las mujeres sin su consentimiento, aprovechando la feminización de la pobreza. La prostitución es un modelo de esclavitud a abolir, no aceptamos distinciones entre prostitución forzada y libre, porque esta última es el efecto llamada de la primera, de la trata, del mismo modo que se estableció el negocio de tráfico de esclavos porque se toleraba la esclavitud.

La prostitución es un modelo de esclavitud a abolir, no aceptamos distinciones entre prostitución forzada y libre, porque esta última es el efecto llamada de la primera.

Pero insisto con un poco de historia sobre los orígenes del modelo abolicionista, en particular el ejemplo de lucha de las feministas británicas a mediados del S.XIX, para abolir las “Leyes de Enfermedades Contagiosas” (1864) denunciando su carácter sexista, aprobadas por el Parlamento británico, que culpabilizaban a la mujeres prostitutas de ser las únicas responsables de la transmisión de enfermedades venéreas, por supuesto las leyes acabaron desapareciendo. En España la reglamentación del sistema prostitucional está presente en la edad Media y parte de la moderna, es la Edad de Oro del reglamentarismo, hasta que Felipe IV (considerado por la historia como el monarca mas putero), prohíbe la prostitución y se “recoge a las mujeres perdidas” para recluirlas en galeras. La Edad de Plata del regulacionismo en España tiene lugar desde la reglamentación de 1845, permitiéndose la prostitución como un “mal menor” para regular la sexualidad masculina, mantener el orden público, controlar las enfermedades, y por supuesto cobrar impuestos o tasas. La apuesta real por el abolicionismo no comienza hasta 1922, con la creación de la Sociedad Española del Abolicionismo, promovida por feministas de izquierdas como Clara Campoamor y Elisa Soriano. Luego el Decreto de abril de 1932 suprime la financiación de los servicios antivenéreos a través de la actividad prostitucional y los impuestos, hasta que se rubrica el Decreto de 28 de junio de 1935 que suprime el sistema reglamentarista. Impuesta la Dictadura franquista, vuelta atrás en 1941, hasta que en 1951 tras la ratificación del “Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena”, aprobado en la ONU, donde los Estados están obligados a castigar a quien explote la prostitución de otra persona aun con el consentimiento de ésta, se prohíbe la prostitución pero castigando con prevalencia a la prostituta.

La apuesta real por el abolicionismo no comienza hasta 1922, con la creación de la Sociedad Española del Abolicionismo, promovida por feministas de izquierdas como Clara Campoamor y Elisa Soriano

Actualmente nuestro Código Penal castiga ambiguamente el proxenetismo, ya que solo considera que existe como delito si hay explotación sexual, porque la persona es vulnerable a nivel personal o económico, o bien se le impone para el ejercicio de la actividad condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas. Es por ello que las feministas socialistas hemos de enfocar urgentemente nuestra lucha a reformar este articulado del CP, con o sin Decreto o Ley abolicionista.


Elena de León Criado es politóloga y ocupa la Secretaría de Igualdad de PSOE- Chamberí

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios