lahoradigital.com
La inexistente lealtad del PP con el Estado

La inexistente lealtad del PP con el Estado

miércoles 15 de enero de 2020, 13:18h
Durante los últimos más de 40 años de democracia, el PSOE ha sido leal, cuando ha gobernado y cuando le ha tocado ser oposición. Fuimos leales con los Gobiernos de UCD y del PP en la lucha contra ETA, más recientemente en la lucha contra el terrorismo yihadista, y, últimamente, en el conflicto con Cataluña. Apoyamos a Rajoy en la aplicación del famoso artículo 155, intentando ayudar al Gobierno de España en un momento crítico. Siempre hemos sido leales, porque creemos en la democracia y somos un partido de gobierno. Apoyamos al gobierno en las políticas de Estado que trascienden a las políticas partidistas, siempre en defensa del interés general y dentro del marco constitucional.

Me quedo con está simple definición de la RAE: ” Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad, las del honor y hombría de bien.” Sí, esta definición me gusta porque incluye conceptos, que aunque por el paso del tiempo algunos tienen un sesgo machista, como la “hombría de bien”, yo lo cambiaría por “humanismo de bien”, son conceptos que ya están en desuso: Fidelidad y honor ¡Por favor!...

En teoría deberíamos ser leales, al menos, entre familiares y amigos. Pero esta lealtad se debería extender también a otros ámbitos como son, al entorno laboral, ser leal a mi empresa, a mis compañeros de trabajo, a mis superiores. Debe de ser un sentimiento recíproco. Yo soy leal a quien me es leal. Se debería exigir también lealtad en la política. Porque cuando hay honor se puede ser leal incluso con los adversarios. No todo vale, el fin no justifica los medios.

¿Cuántas veces ha tenido el PSOE que taparse la nariz y apoyar a los gobiernos del PP por cuestiones de Estado? Solo pedimos reciprocidad.

El PP del Sr. Casado, en mi opinión, viendo su comportamiento en los últimos tiempos, no cree en la democracia, ni en la lealtad institucional ni en las políticas de Estado

Pero por desgracia el Partido Popular solo es leal a los poderes fácticos que únicamente defienden los intereses de una minoría. Su lealtad y sumisión son para con el poder económico.

El PP del Sr. Casado, en mi opinión, viendo su comportamiento en los últimos tiempos, no cree en la democracia, ni en la lealtad institucional ni en las políticas de Estado. Y me da la impresión que la señora Arrimadas y la gestora de Ciudadanos tampoco. ¿Y de Vox? ¿Qué os puedo contar? Se ven “sorpassando” al PP. Si estos fueran la alternancia al PSOE, espero, aunque no sea muy políticamente correcto el decirlo, tener un gobierno socialista perpetuo.

El PP solo funciona en 2 modos:

Modalidad de Gobierno:

Una vez que alcanza el poder, se dedica a controlar todas las instituciones para luego utilizarlas para conseguir sus fines partidistas. De ahí los problemas con los medios de comunicación públicos, con la Administración de Justicia-en donde actualmente siguen manteniendo una mayoría conservadora y a los que se niegan a renovar contraviniendo la normativa vigente-, control de las empresas públicas etc. Solo cree en el rodillo, en los decretos leyes, en cambiar la legislación para seguir controlando el poder (¿Verdad señor Rajoy?) Todos sabemos cómo gobernó el PP en los 7 años que estuvo al frente del Gobierno antes de que la moción de censura propuesta por el PSOE tuviera éxito.

Modalidad oposición:

En esta modalidad aflora la verdadera cara de la derecha española. Cuando el PP pierde el poder, percibe la alternancia democrática en el poder como una agresión, como un robo, “el Estado es mi cortijo y me lo han robado”. En este modo, para el PP todo vale “cuanto peor mejor” Es cuando se quitan la careta y podemos ver su verdadera esencia. Esto viene de lejos, ¡Ay Sr. Aznar! En los atentados terroristas del 11 de marzo del 2004 en Madrid, llegaron a sugerir que el PSOE tenía algo que ver, durante la famosa crisis económica que en España empezó a sentirse en el 2008, culparon a Zapatero de ser el único causante de una crisis global que a nivel nacional indujo el sr. Aznar legislando medidas “ultraliberizadoras” en los mercados inmobiliarios y financieros. Por no ser leales, los del PP no lo son ni a ellos mismos: Cuando el “caudillo” Aznar negociaba y pactaba con los nacionalistas e independentistas vascos y catalanes, a escondidas. ¿Os acordáis de lo de “hablo en catalán en la intimidad” o lo de ”el movimiento de liberación vasco”, cuando hablaba de ETA? Por no decir que fue el primero que acercó a presos etarras a las cárceles del País Vasco.

Deslealtad es la principal característica del PP cuando ejerce la oposición.

Ha sido desleal en apoyar el gobierno de Sánchez en la resolución del conflicto catalán. Desleal con el pueblo español al no permitir incrementar el techo de gasto en 6.000.000.000 de euros que revertirían en mejoras sociales para todos los ciudadanos en los fallidos PGE2019. Desleal en no apoyar al estado en sus políticas internacionales con respecto al problema de la inmigración. Desleal con los mayores, con los funcionarios, con las mujeres, con los dependientes, con los trabajadores, con las familias de las víctimas de la guerra civil,… por no ser, no es leal ni con sus propios votantes.

El PP solo es leal para con el dinero, con las élites, con la Iglesia más retrograda, y es triste decirlo, sigue siendo muy leal al recuerdo del Dictador Franco.

Ahora que, por fin, se va a constituir un ilusionante gobierno de izquierdas liderado por Pedro Sánchez que, salvo 2 o 3 excepciones, está compuesto por personas de reconocido prestigio profesional y político, que deben de afrontar diversos retos a nivel global, enfrentarse a un escenario de enfriamiento del crecimiento económico mundial y buscar soluciones a los problemas sociales que sufrimos en España, no podemos esperar ninguna ayuda por parte de la antes denominada “leal oposición”.

Por desgracia solo espero una legislatura a cara de perro, con una oposición desnortada, liderada por un partido de ultra derecha, sí sr. Casado y sra. Arrimadas, la iniciativa se la han dejado ustedes a un partido neofranquista, y que nos hará una guerra sucia para intentar desestabilizar a nuestro Gobierno Progresista de Coalición.

Ahora más que nunca todos los ciudadanos y ciudadanas que queremos seguir mejorando nuestra forma de vida tenemos que estar preparados para resistir e impedir que los partidos de una oposición desleal intenten derribar por todos los medios a un gobierno elegido democráticamente.

Nosotros, la gente de base socialista y los simpatizantes que les votamos, si sabemos lo que significa la palabra lealtad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • La inexistente lealtad del PP con el Estado

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    4676 | Yolanda Fresno - 18/01/2020 @ 16:24:45 (GMT)
    Lo positivo, es que por fin hay Gobierno, un Gobierno de Coalición Progresista, presidido por Pedro Sánchez, lo triste y preocupante es el batallón patriota que va a tener enfrente, una oposición de las más duras de la historia de la Democracia. La política no está para crear problemas, sino para favorecer que podamos vivir mejor. No es sólo una frase, es la realidad y si los ciudadanos la apoyan, haciéndola suya, los patriotas de pacotilla pararían semejante espectáculo, porque lo único que pretenden es parar el trabajo del Gobierno; los grandes desafíos que nos esperan en materia de empleo, fiscalidad, emergencia climática, reto demográfico, cultura, deporte, igualdad, memoria democrática, derechos sociales, pensiones y vivienda; desafíos territoriales, judiciales, económicos de envergadura, sin tener una mayoría, teniendo que negociar cada medida. La derecha sólo es leal a su jefe, el Poder Económico, el que mueve los hilos, esa es la única bandera que tienen, esa es su religión, la de los paraísos fiscales, la de los chiringuitos, desmantelar lo público para negocio de los suyos. El aumento de la pobreza, incluidos la de sus votantes y más riqueza para ese club que lideran apellidos franquistas. Por eso, esta derecha, la de siempre, hará lo que sea para tumbar a un Gobierno qué apuesta por el bienestar social, por una sociedad más igualitaria donde no haya ciudadanos de primera ni de segunda, donde impere la libertad y los ciudadanos puedan tener las mismas oportunidades. Esto no lo puede consentir esta derecha, la de siempre, más peligrosa que nunca, porque ya no esconden lo que son, lo que pretenden, una jauría que excluye a todos los que piensan diferente, a los que no pueden controlar, una derecha que inocula y destila odio; en contra de los nacionalistas, siendo ellos los defensores a ultranza del nacionalismo español, cuyo discurso es peligroso porque cala en los ciudadanos, yendo contra la libertad, contra la Democracia y contra los principios de convivencia de una sociedad plural. Cuentan con la ayuda inestimable de los voceros del Poder Mediático, un ejército que transmite ese discurso, insultando y denigrando a quiénes con argumentos intentan contrarrestar a esta derecha fascista. Además, controlan al Poder Judicial que lo utilizan para sus fechorías. El resultado es una sociedad cada vez más intolerante, más provinciana, más dividida. La derecha, como bien ha dicho Iñaki Xabier Vélez Domingo, sólo es leal con los poderes fácticos, que representan al 10% de la población. Debería haber una ley, un artículo en la Constitución para que los que no defiendan la Democracia, los que van en contra de sus principios no puedan ostentar ningún cargo público y menos estar dentro del Congreso, porque lo único que hacen es prostituirlo. Por eso me es tan difícil entender como hay gente que pueda votar a las derechas, algo no hemos hecho bien, por lo tanto, nuestro deber es hacer pedagogía y el Gobierno hacerlo lo mejor posible, esas serán las mejores herramientas para derrotar a estas derechas fascistas.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.