lahoradigital.com
Soleimani: Un asesinato más trascendente que el de Bin Laden
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Soleimani: Un asesinato más trascendente que el de Bin Laden

viernes 03 de enero de 2020, 13:06h
Por orden de Trump, un dron del Pentágono ha acabado con la vida del general iraní Qassem Soleimani, jefe de la unidad de élite Al Qods de los Guardianes de la Revolución, la fuerza pretoriana de la élite clerical dirigente de Irán. La acción ha tenido lugar en las cercanías del aeropuerto de Bagdad. En el ataque también han perecido el vice líder de la milicias chiíes proiraníes de Irak, Abdul Mahdi Al Mohandes y otras siete personas.

El ministro iraní de exteriores, Javad Zarif, negociador jefe del acuerdo nuclear con la comunidad internacional, ha calificado el hecho como un “acto de terrorismo internacional extremadamente peligroso” y ha responsabilizado a Estados Unidos de las consecuencias. El Consejo de Seguridad iraní, bajo la presidencia del Guía Supremo, Ali Jamenei, se reunirá de inmediato para valorar lo ocurrido y, supuestamente, decidir la respuesta del régimen.

Según Washington, la operación es una respuesta a los actos de hostigamiento de Irán contra personal diplomático, operativo y civil de Estados Unidos en Oriente Medio. Hace sólo unos días, miles de ciudadanos chiíes proiraníes asediaron la embajada norteamericana en Bagdad. El Pentágono asegura que el jefe de la unidad de élite Qods aprobó esta acción

La eliminación de Soleimani tiene mucha más trascendencia de lo que supuso en 2010 el asesinato de Osama Bin Laden. En ese momento, el fundador de Al Qaeda era un hombre anciano, aislado en una casa modesta de las afueras de Rawalpindi, en Pakistán, desconectado de las operaciones reales de su organización y apenas efectivo, más allá de una aureola, por lo demás ya en decadencia. Incluso la caza y liquidación del Califa Al Bagdadi, en un remoto escondite de Siria, hace unas semanas, cuando el Daesh había sido privado de casi todo su poder territorial y se encontraba debilitado, parece una operación de menor importancia comparada con ésta.

En cambio, Soleimani era el jefe con plenos poderes de la actuación militar y operativa de Irán en su vasta zona de influencia regional, el coordinador de las actuaciones de las fuerzas militares y paramilitares locales influidas y/o teledirigidas por Teherán y el cerebro estratégico del desafío iraní a Estados Unidos en la región.

Como ha afirmado Lisse Doucet, la veterana periodista de la BBC, y una de las mejores conocedoras de Oriente Medio, el jefe de la unidad de élite Qods había sido el “principal arquitecto” de las guerra de Siria e Irak y del combate multinacional contra el Daesh. Es difícil encontrar alguien en la cúpula del poder iraní con más influencia en el exterior cercano que el general Soleimani. En este sentido, el atentado puede considerarse un “magnicidio”.

Estados Unidos e Irán se han situado al borde del enfrentamiento directo desde que la administración Trump rompió el acuerdo nuclear, contrariamente al resto de la comunidad internacional. Desde la primavera pasada, se han registrado escaramuzas y varios episodios de tensión en el estrecho de Ormuz, el enclave más sensible del Golfo Pérsico, vía de salida del petróleo procedente de Oriente Medio hacia el resto del mundo.

Trump ordenó la reinstauración de las sanciones y una política de “máxima presión” contra el régimen de Irán, con tres objetivos fundamentales: obligarlo a renegociar el acuerdo nuclear en condiciones más favorables para Washington, hacedlo renunciar a sus programas avanzados de armamento y forzarlo a abandonar su implicación activa y destacada en los conflictos de Siria, Irak, Líbano, Yemen y otras áreas de desestabilización en el mundo islámico.

Los ayatollahs no han dado muestra de debilidad o retracción, a pesar de que se han registrado movimientos de protesta social en el interior de Irán como consecuencia, en parte de los efectos de las sanciones sobre el nivel de vida de la población. En noviembre de 2019, el régimen actuó con especial dureza, reprimiendo las manifestaciones y bloqueando el acceso a Internet. En el frente exterior, se tiene la convicción de que unidades especiales iraníes han protagonizado actos de sabotaje contra petroleros en el Golfo Pérsico y un ataque contra el principal centro de refinería de Arabia Saudí, entre otros, hasta llegar a las últimas operaciones de hostigamiento contra personal o colaboradores del dispositivo norteamericano en la zona.

No es fácil anticipar la respuesta de la cúpula clerical y militar iraní a la eliminación del general Qassem Soleimani, aunque el régimen necesita demostrar que no está dispuesto a dejarse intimidar por la “maxima presión” estadounidense. Cabe esperar que se produzcan atentados e incluso alguna acción que puede ser percibida como espectacular. Pero los responsables de la República Islámica han hecho prueba de contención para evitar que la escalada escape a su control.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.