lahoradigital.com
Necesitamos volver al espíritu de la Transición
Ampliar

Necesitamos volver al espíritu de la Transición

sábado 07 de diciembre de 2019, 16:33h
Acabamos de celebrar el 41 aniversario de la Constitución española. Por mucho que se la critique y aún a sabiendas de que más tarde o más temprano, tendremos todos los españoles que abordar su actualización al siglo XXI, nunca jamás un marco legal como lo es esta ley de leyes, ha aportado tanta estabilidad, libertad y desarrollo a nuestra nación. Hace 41 años España era un país pobre y poco desarrollado, un país excluido de la mayoría de los foros y organismos internacionales, en los pocos en los que estábamos presentes, solo lo hacíamos de forma testimonial. Hoy a las puertas del 2020, España es considerado el 4º país mejor del mundo para vivir y trabajar (https://twitter.com/spectatorind…/status/1202210948330610688.) Cuidemos nuestra Democracia y no sigamos bloqueando la formación de un gobierno estable. ¿Cuantas veces tiene que seguir ganando las elecciones Pedro Sánchez para que la derecha, la ultraderecha y la izquierda irresponsable le impidan formar Gobierno?.

Éramos uno de los países más pobres y atrasados de Europa además padecíamos un régimen dictatorial y soportábamos a uno de los últimos dictadores fascistas del silo XX. Hoy a las puertas del 2020 y pese a todos los esfuerzos que están haciendo tanto los nacional-populistas de izquierdas como sus homólogos de derechas para bloquear España no permitiendo que se constituya un gobierno de progreso estable, según un reciente estudio a España se le considera el 4º mejor país del mundo para vivir y para trabajar (https://twitter.com/spectatorind…/status/1202210948330610688)

Y por mucho que algunos radicales quieran dejar bajo sospecha la calidad democrática de nuestro sistema de convivencia, seguimos siendo una de las 19 democracias plenas, sobre 167 países, según El índice de democracia (en inglés, Democracy Index) que es una clasificación hecha por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU por sus siglas en (inglés). (https://es.wikipedia.org/wiki/Índice_de_democracia).

Los españoles, es un rasgo común a todos los habitantes de nuestra querida península, tenemos una cierta tendencia hacia la auto flagelación, a una cierta crítica autodestructiva, nos cuesta ver las muchas cosas positivas que conseguimos cuando nos ponemos de acuerdo y olvidamos, aunque sea por poco tiempo, nuestras diferencias. Somos capaces de lo peor, no debemos nunca olvidar los conflictos que nos han enfrentado y de todo el sufrimiento generado cuando no hemos sido capaces de dialogar, pero también de lo mejor, y en este apartado voy a obviar todos los logros que hemos conseguido como nación en los últimos 500 años, para referirme únicamente al periodo posterior al régimen franquista, al llamado espíritu de la Transición.

En ese periodo crítico de nuestra historia, hombres y mujeres que estaban en posiciones antagónicas en el pensamiento político, y con deudas y afrentas que venían incluso desde la Guerra Civil, personas como Adolfo Suárez, que provenía del propio régimen franquista, un joven socialista llamado Felipe González, o un antiguo ministro franquista como Manuel Fraga, pasando por políticos de corte nacionalista, hasta Santiago Carrillo secretario general del partido comunista de España y la presidenta del mismo, Dolores Ibarruri, “La Pasionaria”, fueron capaces de aparcar todas sus diferencias para llegar a un consenso, a un acuerdo de mínimos en el que todos las sensibilidades políticas estuvieran, en cierto modo incluidas.

Todos tuvieron que ceder pero ninguno tuvo que claudicar

Hoy en pleno siglo XXI, después de haber conseguido 41 años de estabilidad democrática en España volvemos a estar en un periodo crítico de nuestra historia: Desde aquellas elecciones del 20 de diciembre de 2015, en las que los españoles liquidamos el mal llamado bipartidismo, el gobierno de nuestro país lleva bloqueado más de 4 años.

Elección tras elección, las últimas dos convocatorias de elecciones generales han sido ganadas consecutivamente y de forma holgada por el PSOE, pero ha habido muchos movimientos de tipo político pero nada importante ha cambiado. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE), prorrogados, el conflicto catalán, enquistado y la resolución los problemas de tipo económico y social más acuciantes, aparcados. No hemos avanzado casi nada, salvo en el corto periodo en el que el gobierno del PSOE pudo ejercer su acción de gobierno sin cortapisas, los problemas que teníamos siguen ahí, cuatro años después.

Pedro Sánchez, otra vez un joven político socialista, se ha dado cuenta de que teníamos que volver al espíritu de la Transición para conseguir desbloquear la situación, y esta es la razón por la que se ha conseguido una acuerdo tan rápido con Podemos y con su líder Pablo Iglesias. Quiero pensar y hasta hora así lo creo, que este último ha llegado a la misma conclusión: debemos aparcar nuestras diferencias, poner todo nuestro esfuerzo en unirnos a alrededor de las ideas que compartimos con el fin de la búsqueda del bien común. Todos cedemos pero ninguno claudicamos.

Es un inicio importante pero no suficiente, necesitamos que otros, diferentes, se imbuyan de este espíritu. Gabriel Rufián, Oriol Junqueras, no os pido que renunciéis a vuestras ideas, solo os pido que tengáis altura de miras, que no permitáis ir a otras elecciones en las que la ultraderecha podría gobernar, esto no daría solución a ninguno de los problemas que nos acucian, solo los agravarían. Os lo pido únicamente a vosotros porque por desgracia, políticos como Pablo Casado, Inés Arrimadas y Santiago Abascal nos han demostrado, a los hechos me remito, que no están imbuidos del espíritu de la transición, solo piensan en sus intereses partidarios y no en el bien común. Por eso no pierdo el tiempo en intentar convencerlos para que permitan la formación de un gobierno en España. Por ellos habría tantas elecciones hiciera falta hasta que la extrema derecha, con la derecha y los pseudoliberales, consigan gobernar nuestro magnífico y avanzado país, con leyes progresistas y grandes avances en bienestar social, que ellos enseguida retrocederían.

No estropeemos todo lo que ya hemos conseguid en estos 41 años de Democracia y estabilidad, volvamos al consenso, al acuerdo entre diferentes, volvamos al espíritu de la Transición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios