lahoradigital.com
Disturbios en Barcelona por la condena del procés
Disturbios en Barcelona por la condena del procés (Foto: Europa Press)

Poco antes de que den las diez

domingo 20 de octubre de 2019, 17:58h

A las 10 de la noche, como si hubieran salido los telerines para llevarnos a la cama, las manifestaciones han terminado, como es lógico han quedado los noctámbulos alrededor de la Via Laietana. Cuando ya han transcurrido 5 días de alteración conviene pararse a pensar.

Los únicos análisis que veo en la prensa son del estilo, "mucha gente manifestándose pacíficamente", "unos pocos alterando la convivencia", "las cargas del 1-O están en la base de todo", "hay que dialogar".

Empiezo por el final, cuando alguien propone dialogo entre los partidos catalanes y propone invitar a un relator de la ONU a la mesa, todo el mundo se opone, empezando por los de "mucha gente" que ponen condiciones para hablar y continuando por los críticos del relator como Iñaki Gabilondo.

Si seguimos por las cargas del 1-O descubrimos que hay procesos judiciales en marcha por supuestas actuaciones policiales indebidas. Pero eso no basta, "a la policía, leña" y aún así seguirían utilizando aquello como justificación.

No son unos pocos los que alteran la convivencia, eufemismo que esconden las tardes y noches de violencia. Ayer marchaban hacia ella miles de personas que abandonaron la manifestación principal.

¿De verdad alguien se ha parado a meditar sobre lo que significa esa mucha gente manifestándose que luego no se traduce en votos?

Y mientras tanto los responsables institucionales, Torra, Colau y Torrent, callados, en un silencio cómplice con la violencia.

En el resto de España no podemos quejarnos porque tenemos a Alberto Garzón hablando de unas decenas, Íñigo Errejón mudo y Pablo Manuel Iglesias Turrión hablando de las pensiones que no quiso proteger, sin olvidar a los vociferantes Casado y Rivera.

Y antes de terminar el día, Quim Torra exige día y hora para negociar, como si de una justa se tratara, ¿por qué no se dedica a dialogar con aquellos ciudadanos de Cataluña que no piensan como él y sus manifestantes?

No, no son gente de paz y no, no son unas decenas. Es necesario que los que dicen ser gentes de paz acepten que hay que dialogar, no retar, y ayuden a erradicar la violencia. Y todos los que piden que se aborde el conflicto político, que contribuyan a ello escuchando al otro, porque si existen conflictos es porque hay otros, no solo nosotros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios