lahoradigital.com

ENTREVISTA A NURIA GONZÁLEZ, ABOGADA Y PRESIDENTA DE L'ESCOLA

Nuria González: “La sociedad es un sujeto activo del sistema prostituyente”

Nuria González: “La sociedad es un sujeto activo del sistema prostituyente”

martes 17 de septiembre de 2019, 12:06h

Nuria González, abogada y presidenta de L´Escola alerta del nuevo intento de Otras, el supuesto sindicato de la prostitución cuyos estatutos ya fueron anulados en noviembre pasado por la Audiencia Nacional por violar, entre otros, la libertad sexual, de volver a legalizar el proxenetismo.

Sin pelos en la lengua ni miedo alguno. Así habla la abogada abolicionista Nuria González de la argucia que Otras, el lobby prostitucional está llevando a cabo para maquilllar la prostitución y legalizar el proxenetismo. “La nueva estrategia pasa por la redacción de un nuevo documento con el que se intenta legalizar el proxenetismo en España”, explica la jurista. Y es que tal y como constata la autora de “Vientres de alquiler” se avecina nuevo gol del que ahora no se puede decir que llegue por la escuadra. “Esta vez por lo menos ya hemos avisado. Públicamente estamos denunciando que existe un documento que se elaboró en Barcelona hace unos meses por la misma organización cuyos estatutos ya fueron anulados en noviembre por la Audiencia Nacional por violar, entre otros, la libertad sexual”, explica.

La manera en que Otras intenta ganar este nuevo partido es a través de la redacción de nuevos estatutos. “Con ellos quieren salvar el escollo por el que se declararon nulos, eliminando la palabra prostitución de todo el documento, y utilizando la ambigua forma del “trabajo sexual”, en el cual pretenden incluir a actrices, bailarinas y hasta masajistas. Sin embargo, queda claro que lo se busca es dar legitimidad legal disfrazando de relación laboral lo que es un delito a todas luces, que es el proxenetismo”, recalca. “En cualquier caso, esta vez estamos avisando antes de que pase. Si vuelve a pasar, ya no sería un gol. Sería un amaño del partido en toda regla. Esta vez no valen goles, ni penaltis, ni pelotas. Si al gobierno se lo vuelven a colar, también que tengan claro que las abolicionistas aquí estaremos de nuevo para parar lo que haga falta”.

- ¿Hilan fino para ver si cuela lo del “trabajo sexual en todas sus vertientes”?

- Es lo mismo de siempre solo que con palabras menos contundentes. Aquí, como por ejemplo en el tema de los vientres de alquiler, el neolenguaje es el arma que utilizan para intentar hacer pasar por aceptable lo que es abominable. Pero es tan claro como que el “trabajo sexual” no existe, y algo que no existe no puede tener ninguna vertiente. El sexo no es trabajo, y el trabajo por cuenta de un tercero nunca puede basarse en que te obliguen a tener sexo, porque eso es justo el proxenetismo.

Lo que pasa es que el lobby putero tiene muchos medios económicos para tener gente repitiendo constantemente el mantra del trabajo sexual y la idea se va normalizando. Sin embargo, parafraseando aquella famosa frase, hay que dejar claro aquello de que “el trabajo sexual no existe, ¡idiota!”.

- Hablan de mejorar “la actividad laboral en todos los ámbitos” ¿la tortura de esta gente no tiene límites?

- Es como decir que a un esclavo le vamos a mejorar las condiciones de su esclavitud poniéndole cadenas forradas de terciopelo. Así de estúpido. Obviamente, la gente que está detrás del macro negocio de la prostitución, que es el tercero del mundo, no tiene límites. El sistema prostituyente genera miles de millones de beneficios y su materia prima es la violación sistemática de mujeres. No, mucha ética no tiene. Y, por otra parte, tampoco la tiene los consumidores de mujeres, que la final son los generadores de esos beneficios de los que todo el mundo se aprovecha, incluido el Estado. Quizá por eso no ha habido todavía una auténtica voluntad de abolir la prostitución. Es una teta muy gorda de la que chupan todos, de una manera o de otra.

- La mención a “la gestión cultural” en estos nuevos estatutos es de traca…

- Aquí la única cultura que se está gestionando es la cultura de violación. La gestión de perpetuar una sociedad patriarcal donde las mujeres somos seres de segunda categoría, en el mejor de los casos, subyugadas al placer masculino, ya sea sexual o de dominación. A alimentar su “hombría”, tal y como la entiende el patriarcado. Ese un tipo de cultura cuya única gestión debe ser su erradicación.

- Para afiliarse abren el abanico a cualquiera. ¿Darse de alta en la Seguridad Social como proxeneta o puta es digno de una sociedad como la nuestra?

- No es que no sea digno, es que es ilegal. Y las leyes no se generan por generación espontánea como una seta, sino que son el reflejo de una sociedad que plasma sus valores en sus leyes. Por tanto, si para nuestro ordenamiento jurídico el proxenetismo es un delito, es porque antes ha pasado un proceso que se inició considerando que el proxenetismo está mal en una sociedad, y por eso es ilegal, y no al revés. No podemos perder ese punto de vista porque si despojamos del valor moral que como sociedad le damos a los delitos, cualquier cosa va a convertirse en aceptable. Es decir, el proxenetismo no está mal porque es delito, sino que es delito porque hemos decidido como sociedad que es inaceptable. Ese es el punto y no otro.

- También estipulan contar con miembros de honor. ¿Estarán pensando en alguna alcaldesa ya?

- Hay honores que es mejor no tener, pero hay que reconocer que hay algunas que se lo están ganando a pulso. Lo que no sabemos es si lo hacen en previsión de algo o en pago por algo.

- ¿A quiénes subvencionan la explotación de las mujeres y luego se indignan porque les llaman puta qué les dices?

- Que queda claro que, para ellas, para las que subvencionan, es muy aceptable que haya putas, siempre que las putas sean otras y no ellas ni sus hijas, claro. Ellas están muy bien en sus despachos enmoquetados con calefacción y aire acondicionado, viviendo del dinero público sin, ni si quiera, haberse preocupado de formarse lo más mínimo. Desde sus poltronas dan discurso de lo empoderante que es pasarse 20 horas en la calle chupando pollas a 5 euros. Pero para otras, para las pobres, para las desahuciadas de sus casas, para las despedidas de sus trabajos, para las madres solas con hijos a cargo, para las inmigrantes. Pero para ellas no. Ellas están bien en sus despachos que consiguen después de gastarse cientos de miles de euros en campañas electorales que dicen que no piden a los bancos. De algún lado deben salir.

- Dicen que llamándose putas se dignifican y se dejan de sentir negadas o estigmatizadas

- No se puede dignificar la tortura y la violación. La única manera de dignificar a esas mujeres es dejar de tratarlas como si fueran agujeros, vaciaderos de semen y babas de los puteros. Y si alguien las niega son precisamente quienes les niega su condición de ser humano y pretenden que sigan siendo trozos de carne al servicio de la industria prostituyente.

- Hace nada Rosa Cobo decía en una entrevista que “la vagina no es un lugar de trabajo ni que una felación puede ser una labor profesional”. Una realidad ante la que la sociedad mira para otro lado.

- Ese es el tema, que la sociedad no mira para otro lado, sino que es un sujeto activo del sistema prostituyente. El 40% de hombres que en España reconocen que pagan por sexo, o sea, por violar sin responsabilidad penal, también forman parte de la sociedad. Algunos de ellos seguro son miembros muy ilustres y poderosos de nuestra comunidad. La sociedad no mira para otro lado; la sociedad mira a los burdeles y los tolera, mira y ve a las mujeres prostituidas en las calles y lo consiente. La sociedad consume pornografía de manera masiva, perpetuando la cultura de la violencia. Y no reacciona contundentemente contra esta violación flagrante de los derechos humanos de miles de mujeres, niñas y niños. Ya es hora de empezar a ser conscientes de que también se es responsable de las cosas por omisión, por no hacer lo que se debe hacer. Y en ese punto justo está la sociedad, instalada en un perpetuo “¿qué hay de lo mío?”, y por eso nos manejan como quieren.

- Sin embargo, la sociedad está despertando a la terrible y triste realidad de la prostitución gracias al abolicionismo.

- Y lo que nos está costando…está siendo una lucha titánica al estilo David contra Goliat, pero desde luego, las abolicionistas estamos dando la batalla, y con algunas dulces victorias, como la suspensión de las jornadas pro prostitución que se habían organizado en la Facultad de Sociología de la Universidad de A Coruña. Ha sido sólo una demostración de fuerza puntual, que, si repitiéramos de manera constante, cambiaríamos el mundo que nos rodea mucho más rápido de los que pensamos. Y a los que nos llaman censuradoras les digo que hay que hablar de prostitución, sí, pero de cómo abolirla, no de cómo implantarla en las universidades. Y para eso no necesitamos a mesas del lobby putero haciendo proselitismo de las “bondades de su negocio”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.