lahoradigital.com
A vueltas con los vientres de alquiler y el sometimiento, o no, de los tribunales al imperio de la ley
Ampliar

A vueltas con los vientres de alquiler y el sometimiento, o no, de los tribunales al imperio de la ley

martes 06 de agosto de 2019, 00:39h
Acabo de conocer, aunque con un poco de retraso, una sentencia dictada el 15 de enero de 2019 por la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, que ha declarado el derecho de unos demandantes a ser indemnizados por la empresa intermediaria en el alquiler de vientres, SUBROGALIA SL, en la cantidad de 52.241 €, al no haber llegado a buen fin el contrato de gestación subrogada que firmaron entre ambas partes y haber abonado gran parte del dinero acordado.

Estimar la demanda, como se ha hecho, es lo mismo que reconocer plena eficacia a un contrato que, de acuerdo con el art. 10.1 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, “será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer, con renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.”

Si el contrato es nulo de pleno derecho, no puede producir ningún efecto. Pero, contrariamente a ello, este Tribunal le reconoce plenos efectos y, a lo largo de la sentencia, no se hace la más mínima referencia a la nulidad de pleno derecho prevista en la ley para el contrato cuyo contenido examina, califica y resuelve sobre su grado de incumplimiento. Alucinante. Es cierto que, en este caso, al no haber llegado a nacer el bebé y al no existir un menor por medio, no intervino el Ministerio Fiscal. ¿Pero, es que el Tribunal no está vinculado por la Ley? ¿Es que la Sección Cuarta de la AP de Barcelona no está sometida al principio de legalidad,como el resto de Tribunales y de la ciudadanía? ¿Para qué sirven nuestras leyes si algunos Tribunales no las respetan?

En este caso, además, por razón de la cuantía, no cabe interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo, por lo que la sentencia deviene firme y puede argüirse como antecedente de jurisprudencia menor para otras demandas en el futuro.

Aunque en el juicio ninguna de las partes, porque obviamente no les convenía, alegasen la nulidad de pleno derecho del contrato objeto del pleito, el Tribunal debería haberlo examinado de oficio. Es como si yo encargo por contrato a una persona que robe para mí un cuadro que quiero tener, le pago un dinero y la operación no llega a realizarse. Reclamo judicialmente el dinero pagado y el Tribunal me reconoce el derecho a que recuperar ese dinero, obviando que el objeto del contrato era ilegal. ¿A que no lo entenderíamos? Pues con los vientres de alquiler, con esta sentencia, pasa lo mismo. Están prohibidos. No son legales. Y el Tribunal no se detuvo en este detalle.

Mi preocupación es aún mayor cuando tengo conocimiento de que está pendiente de resolver otro recurso de apelación ante la misma Audiencia Provincial de Barcelona, en un procedimiento similar al anterior, pero contra otra empresa intermediaria, en este caso, contra Fertibien SL; caso en el que también, en primera instancia, el Juzgado ha reconocido el derecho de los demandantes a ser indemnizados con otra cantidad de dinero, porque el contrato de gestación subrogada que firmaron no llego a buen fin.

Es lo de menos el motivo por el que los compradores, demandantes en estos pleitos, no hayan conseguido tener “su” bebé. Lo demás, lo relevante, es que es un comercio prohibido, es un contrato nulo de pleno derecho. Y, en consecuencia, ni la Audiencia de Barcelona ni ningún otro Tribunal puede reconocer derechos derivados de una práctica contraria a derecho.

La lectura de la sentencia permite conocer, además, otras prácticas ilegales que, alrededor del alquiler de vientres, se vienen llevando a cabo. En los contratos que los demandantes someten al Tribunal y por cuyo incumplimiento demandan a las empresas referidas, habían pactado, demandantes y demandada, que con óvulos adquiridos y con material genético de uno de los compradores, se creaban los embriones en España, en concreto en un centro de Barcelona y que los embriones, una vez creados, se enviaron a México para llevar allí a cabo la implantación en la madre y la gestación y parto posterior. Se frustró el final de la compra de bebé, pero los embriones humanos fueron exportados a otro país al parecer sin permiso del Ministerio de Sanidad, que es absolutamente necesario. Pero el Tribunal, también pasa de este detalle, que es a mi modesto entender tráfico internacional de embriones humanos.

Esto está ocurriendo en nuestros Tribunales. Las agencias intermediarias llevan a cabo la publicidad de sus actividades ilegales con toda impunidad, con celebración de ferias incluida.

Nuestro Tribunal Supremo sentó jurisprudencia con su sentencia de Pleno de 5 de febrero de 2014, en la que dejó establecido que esta práctica atenta a derechos fundamentales de las mujeres, entre otros, a su derecho a la dignidad y atenta también al derecho de todas las personas a conocer sus orígenes biológicos y supone tráfico mercantil con niños y niñas. De manera que todos los tribunales han de tener como norte en la resolución de estos pleitos, además de las normas que prohíben esta práctica, la jurisprudencia que las interpreta.

No hay vacío legal alguno. Pero si esto no es suficiente, como parece que no lo es a la vista del contenido de las sentencias que comento, y con el fin de evitar que se burlen nuestras normas en un claro fraude de ley, se hace necesario clarificarlas. Y en este sentido, se deberían prohibir directamente estos contratos y sancionar penalmente el incumplimiento de la prohibición, así como a las agencias intermediarias y a los compradores.

Porque estamos de acuerdo en que el alquiler de vientres supone la cosificación de las mujeres, la utilización de sus cuerpos y de sus vidas para dar satisfacción a los deseos de terceras personas, una explotación reproductiva de las mujeres en condiciones, además, de esclavitud. Por ello, debemos promover que se reconozca como una forma más de violencia de género y la necesidad de la celebración de una convención universal que paralice y prohíba esta práctica que presenta un panorama dantesco a nivel mundial, movido por un gran negocio, debiendo equipararla con el tráfico de órganos y de menores, de forma que sea ilegal a nivel internacional. En este sentido, el movimiento feminista deberíamos aprovechar el año próximo la conmemoración del Beiying+25 para aprobar una declaración que condene esta práctica en todo el mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • A vueltas con los vientres de alquiler y el sometimiento, o no, de los tribunales al imperio de la ley

    Últimos comentarios de los lectores (6)

    4074 | cosito - 20/08/2019 @ 18:29:44 (GMT)
    <a href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="alternate" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="next" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="prev" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="amphtml" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="follow" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="author" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="bookmark" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="external" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="license" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="noreferrer" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="noopener" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="search" href="https://twitter.com">Twitter</a> <a rel="tag" href="https://twitter.com">Twitter</a> [url]https://twitter.com[/url] [url=https://twitter.com]Twitter[/url]
    4008 | Desgarrar a una mujer por el capricho del señorito - 07/08/2019 @ 00:12:46 (GMT)
    Que gran artículo y que falta de humanidad en algunos de los que han escrito los comentarios. No es de recibo, que haya que abusar de una mujer sin recursos para arrancarle el fruto de sus entrañas y dejarla traumatizada de por vida, porque los señoritos quieren "comprar un hijo a imagen y semejanza" el egoísmo y la brutalidad humana no tienen fin.
    4006 | Malnacidos, insensibles, crueles ricachones y caprichosos - 06/08/2019 @ 17:59:20 (GMT)
    Muy deshumanizados tenéis que estar para albergar en vuestras mentes la idea de que una pobre mujer, que no tiene recursos de ningún tipo pueda encontrar natural tener que gestar en su vientre a un bebé, sangre de su sangres, carne de su carne, con la extraordinaria orquesta de oxitocina, apegos, hormonas de la la felicidad y el regocijo de tener a tu bebé dentro... qué desgarro!!! No tenéis compasión, ni siquiera sabéis lo que es el dolor, la tragedia de estas pobres chicas pero lo peor es que haya desalmados que abusen de esto. Malnacidos
    4005 | Sois deleznables. Bien por la señora Altamira - 06/08/2019 @ 13:33:11 (GMT)
    Vaya, me está sorprendiendo ver que entra la derechona por este medio, que hasta ahora leía sus artículos y comentarios, de forma impoluta y muy progresista, con sensatez y las cosas por su nombre. Son muchos los derechos que las mujeres hemos adquirido a base de décadas, siglos, de lucha, para que ahora venga una especie de monja seglar repijita, como la señora Monasterio, ella con los hábitos, y otras como la Arrimadas, Levy, Villacís, Ayuso y cía, sin hábitos, a copiar las tesis machistas de sus mariditos, fachitas, y decirnos a la mujeres que no tenemos derechos. Alquilar el vientre de una mujer, para cumplir un capricho, es aberrante. Si capricho, porque si tan católicos sois, ¿por qué no os resignáis a que dios no ha tenido a bien daros hijos naturales? ¿si tan católicos sois, por qué no practicáis la caridad cristiana y adoptáis a tantos niños huérfanitos y abandonados que hay en la vida?. Eso si sería un acto de caridad y compasión cristiana, y no abusar de una pobre mujer, además pobre y muy posiblemente ignorante, que no tiene medios de sobrevivir y arrebatarle lo más hermoso de la persona humana, mujer, el "fruto de su vientre", con el consiguiente desgarro emocional, moral, ético, del que no se recuperará en la vida. Los torturadores argentinos de la dictaduras hacían lo mismo, detenían a las embarazadas, las torturaban hasta hacerlas abortar y luego les robaban a sus bebés. Sois deleznables.
    4004 | Fernanda - 06/08/2019 @ 11:25:02 (GMT)
    Bochornoso este artículo. ¿La gestación subrogada es una forma de violencia de género? ¿No tiene la mujer plena capacidad para decidir si la lleva a cabo o no? Me parece vomitivo que se siga esta senda...
    4003 | Alejandro - 06/08/2019 @ 02:38:39 (GMT)
    Que la señorita Altamira Gonzalo sepa interpretar sentencias es loable, que las asimile como ineficaces también, pero lo que es repugnante y descabellado es que, aprovechando desde su cargo, lancé ideas tales como: 1) Que la gestación subrogada es una forma más de violencia de género. 2) Que es equiparable al tráfico de órganos y menores. 3) Que es una explotación reproductiva de las mujeres. Pero esta señora, ¿de dónde ha salido?.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.