lahoradigital.com
Suiza, una gran desconocida para la creación y administración de empresas
Ampliar

Suiza, una gran desconocida para la creación y administración de empresas

domingo 21 de julio de 2019, 15:29h

Como miembros de la Unión Europea, los españoles tenemos derecho a crear un negocio en Suiza. Este país, que se considera como el cuarto más rico del mundo, nos permite la posibilidad de establecer nuestras empresas en este enclave, sin embargo, el papeleo puede hacernos echar atrás, si no contamos con la ayuda adecuada.

Seamos claros, a la hora de emprender tanto en países extranjeros como en el propio necesitamos del asesoramiento personalizado de expertos que se encarguen de contactar con las entidades sociales, fiscales y administrativas pertinentes. Pese a que podemos tener un conocimiento exhaustivo e informarnos del proceso de creación de empresas, hay partes del proceso que se nos pueden escapar.

La sociedad RISTER es la opción referente de multitud de empresarios españoles que han optado por externalizar todos los trámites a la hora de extender sus negocios más allá de nuestras fronteras. Su actividad es la representación fiscal en Suiza para compañías internacionales y la constitución y administración de recursos humanos, legales, finanzas, contabilidad e impuestos.

Todas las sociedades suizas deben estar representadas por, al menos, una persona con residencia en el país. Por ello, es necesario disponer de una empresa fiduciaria que ofrezca sus servicios para asumir el papel de administrador de esa sociedad o gerente, que se limita a una función de responsable administrativo y no participa en la actividad operativa de la empresa.

La forma jurídica es otro escollo del proceso, es decir, si será una sociedad anónima, de responsabilidad limitada, etc. Incluso el propio Ministerio de Trabajo apunta a que es relativamente fácil constituir una empresa en Suiza, aunque hay que tener en cuenta que se requiere de una serie de permisos especiales establecidos.

Ayudas y financiación

Si bien, pese a que Suiza no es un país que destaque por conceder ayudas económicas a la creación de empresas, existen multitud de organizaciones e instituciones que pueden ayudar a los emprendedores, sobre todo en los primeros pasos de creación de la compañía.

Tras salvar esta primera fase, comienza el papeleo, en el que el empresario puede intentar hacerlo por su cuenta a través de la Secretaría de Estado de Economía, o bien externalizar este proceso y dejarlo en manos de profesionales, que podrán además domiciliar la empresa con su sede social en Suiza, lo que le permitirá acceder a diferentes ventajas, entre las que destacan las fiscales.

Hay que tener en cuenta también las leyes, tanto nacionales como locales, a la hora de echar a rodar la actividad de la empresa en el país. Y es que cada territorio cuenta con una regulación propia, de la que se derivan gestiones habituales de la empresa como la contabilidad, la declaración del IVA, la representación fiscal para el IVA o los permisos de trabajo, entre otras.

Por otra parte, si queremos disponer de trabajadores en el país donde vamos a instalar la compañía, también deberemos asesorarnos sobre las condiciones de trabajo, seguros, régimen fiscal, impuestos… “Algunos empresarios deciden externalizar y delegar la contabilidad y administración de su empresa para dedicarse enteramente a las actividades propias del negocio. El empresario siempre mantendrá un control diario del mismo”, explican los responsables de la empresa fiduciaria Rister.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.