lahoradigital.com
Rocío Monasterio (Vox) e Ignacio Aguado (Cs)
Ampliar
Rocío Monasterio (Vox) e Ignacio Aguado (Cs) (Foto: Europa Press)

Ciudadanos y Vox una relación entre la negociación y el insulto

jueves 04 de julio de 2019, 10:48h

La investidura en Murcia ha desatado la ira no solo en Ciudadanos, sino sobre todo en Vox y ambas formaciones han pasado en semanas de la negociación al insulto. La ultraderecha ha votado en contra del candidato popular Fernando López Miras y si hoy no se abstiene tumbará la posibilidad de Gobierno de la derecha en la región. En Madrid, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio siguen sin citarse para una negociación imprescindible si quieren gobernar la comunidad junto al PP.

Las tres derechas han pasado de hacerse fotos en la madrileña plaza de Colón a enviarse reproches entre unos y otros por no ceder en sus posiciones que les impide comenzar negociaciones y, ayer mismo, llegaron al insulto soez a través de las redes sociales.

El tiempo apremia para todas las formaciones y la conformación de los gobiernos en Murcia y Madrid ha desatado la polémica entre todos. El pasado martes, Vox cumplía sus amenazas y votó en contra de la investidura del popular Fernando López Miras en Murcia lo que ha hecho que la opción de un gobierno entre PP y Ciudadanos en la región se aleje. Este mismo jueves se celebra la segunda votación en la que el candidato necesita una mayoría simple lo que exige, al menos, la abstención de la ultraderecha.

En Murcia, al igual que en Madrid, Vox pide que tanto PP como Ciudadanos se sienten con ellos para negociar un programa de gobierno. Ya no piden puestos en ese Gobierno, pero al menos reclaman la oportunidad de ser escuchados y de incluir algunas de sus medidas. El problema es que Ciudadanos sigue manteniendo las distancias con la ultraderecha. Y se escudan en que ellos solo negocian con el PP, poniendo como ejemplo lo sucedido en Andalucía. Sin embargo, Vox no quiere quedarse en la indiferencia y quiere hacer valer sus votos allí donde pueda. En el recuerdo tienen lo sucedido en el Ayuntamiento de Madrid donde firmaron un documento que les aseguraba concejalías y después de hacer alcalde a José Luis Martínez Almeida se han quedado ‘compuestos y sin novia’.

En medio se encuentra el PP que trata por todos los medios que Ciudadanos y Vox se sienten a hablar y negociar porque sino se quedarán todos en la oposición o abocados a repetir elecciones.

Lo sucedido en el Parlamento murciano hizo que Fran Hervías, secretario de Organización de Ciudadanos lanzara un tuit dirigido a Vox en el que les acusaba de “paralizar las instituciones alineándose con Podemos y PSOE”. Además, añadía que “Pedro Sánchez y Pablo Iglesias deben estar encantados con sus nuevos socios”. Estas palabras encendieron la ira de Vox que contestó de la peor manera posible, con insultos incluidos. La cuenta oficial de la ultraderecha en Twitter afirmaba con rotundidad “el colmo de la jeta. Dile al acojonado y sinvergüenza de tu jefe que se deje de cordones sanitarios, de lamerle el culo a Macron y que os permita sentaros en una mesa y llegar a acuerdos como gente normal. Y sino, pactad con el PSOE, que es lo que queréis”. La respuesta de Ciudadanos fue de incredulidad y se lo tomaron con cierta sorna “qué nivel, Maribel. Enhorabuena, ya tenéis estribillo del verano”, se limitaron a contestar desde la formación de Rivera.

La polémica se desató en minutos y los insultos de la ultraderecha fueron objeto de reproche por parte de todos. Desde el partido de Abascal echaron la culpa al “becario” del verano, pero al mismo tiempo decían no poder controlar que los insultos puedan volver a reproducirse en el futuro. El ruido llegó hasta Madrid donde el PP, desde su cuenta del partido, pedía mesura y cabeza “¿Qué tal si dejamos de insultar y trabajamos para que el socialismo no gobierne en Madrid? ¿No será eso lo que quieren los madrileños?”. Sin embargo, pasados unos minutos debieron pensarse mejor su papel de mediadores y borraron el tuit.

La situación de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid no es mucho mejor que la que tiene su compañero López Miras. En la región Ciudadanos tampoco quiere saber nada de Vox. Pero además, el problema se agrava ya que el PP y Cs no han llegado incluso ni a cerrar su acuerdo a dos. Esto ha hecho que el presidente de la Asamblea de Madrid, en una decisión muy criticada y polémica, decida convocar el pleno de investidura sin candidato. Y eso que el socialista Ángel Gabilondo presenta un proyecto avalado por 64 votos, a solo tres de la mayoría absoluta. Del otro lado, Isabel Díaz Ayuso solo cuenta con sus 30 diputados ya que los 26 de Cs (que les daría 56) no están asegurados. Y Rocío Monasterio, de Vox, dice que para que sus 12 diputados apoyen un gobierno de la derecha se tienen que tener en cuenta sus exigencias.

Esta situación podría agravarse los próximos días. Hoy mismo se sabrá si Vox lleva sus amenazas hasta el final y en Murcia se acaba la sesión de investidura con el candidato rechazado. Y el día 10 el pleno de investidura de la Asamblea de Madrid mostrará las posiciones de todos. Mientras tanto, los socialistas madrileños amenazan con acudir a la justicia por lo que hace el presidente de la cámara regional, de Ciudadanos, que consideran que está ‘bloqueando’ partidistamente la institución pública de todos los madrileños y las madrile
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.