lahoradigital.com
Iglesias y Sánchez mantendrán la tensión negociadora hasta el último momento
(Foto: Europa Press)

Iglesias y Sánchez mantendrán la tensión negociadora hasta el último momento

jueves 27 de junio de 2019, 13:42h

El acuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno sigue en el punto de máximos. Las posturas apenas se mueven. Sánchez ha ofrecido cargos de gobierno, pero no ministros, mientras Iglesias quiere ser ministro a toda costa en un Ejecutivo de Sánchez. Los negociadores socialistas han explicado que un Ejecutivo ha de estar compuesto con personas de la confianza del Presidente. Pero Iglesias sigue mirando al Pacto del Botánico, claro que ni Iglesias es Mónica Oltra, ni con UP se consigue una mayoría absoluta, como es el caso de Valencia con Compromís. En cualquier caso, ambas partes dan por hecho que habrá un acuerdo, pero de última hora, y con la tensión hasta el final.

Entre Unidas Podemos y el Psoe, nadie tiene la certeza de cuál de las dos partes va de farol en las negociaciones que se vienen alargando desde poco después de que el Psoe ganara las elecciones este pasado 26 de mayo. Cuatro veces se han reunido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Y aún no se perfila un acuerdo de mínimos, ambos mantienen la espada en alto. Los electores temen que finalmente se produzca un choque, si nadie da su brazo a torcer e intenta acercar posiciones. También los ciudadanos podrían esperar de PP o Ciudadanos, que entiendan la premura de que España necesita ponerse en marcha y consideren que deben permitir con su abstención el arranque de la legislatura. Lo único que quedó claro es que el ganador de las elecciones fue el PSOE, que el segundo se queda a casi sesenta escaños de diferencia y que además, no hay una mayoría alternativa a los socialistas.

Este miércoles, desde el PSOE apuntaron que ya no pueden esperar más y que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se reunirá con la presidenta del Congreso de los Diputados el próximo martes para establecer la fecha de la primera investidura. Todo hace indicar que sería el martes 16 de julio y que el secretario general de los socialistas está dispuesto a llegar a esa fecha a la cámara aún incluso sin tener claro el respaldo de Unidas Podemos. “¿Volverá Pablo Iglesias a votar en contra de un presidente de izquierdas como en 2016?”, preguntaba ayer la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso Adriana Lastra.

Desde Unidas Podemos aseguran que su líder, Pablo Iglesias, no va de farol y que no cederá en sus posiciones. Dicen que si tiene que votar en contra de la investidura de Sánchez lo hará… y esperará para que en septiembre los socialistas le den lo que quiere. No creen que el PSOE esté dispuesto a repetir las elecciones porque podrían perder todos. Ellos los primeros.

En este juego de toma y daca, Pablo Iglesias afirmó ayer que “el acuerdo está más cerca de lo que parece, aunque haya que esperar dos meses y medio”. Por su parte el PSOE ya ha adelantado posiciones ofreciéndole cargos intermedios y prestándose a firmar un acuerdo programático para los próximos cuatro años. El PSOE dice que ya ha dado un paso hacia un acuerdo, y ahora le toca a Podemos rebajar un poco su exigencia de máximos. De otra forma, en lugar de una negociación y acuerdo se trataría de una imposición.

Irene Montero, la portavoz parlamentaria de la formación morada elevó el tono y dijo que el presidente del Gobierno en funciones les había trasladado que prefería buscar el apoyo de la derecha (de Ciudadanos) que un gobierno de coalición con ellos. Y horas después tuvo que salir Adriana Lastra, del PSOE a desmentir esas palabras. La vicesecretaria general del PSOE afirmó que “la izquierda debe entenderse. Nos gustaría que Podemos nos aclarase si va a volver a votar contra un presidente de izquierdas junto a PP, Cs y Vox”.

En cuanto a la posible abstención de Ciudadanos o de Partido Popular, no parece que haya ninguna intención, por parte de ninguno de los dos en dar el paso. Ambos le han dicho en varias ocasiones a Pedro Sánchez que no cuenten con ellos, pero si la situación se tensa demasiado podría darse esta posibilidad. Rivera, en su rechazo frontal hacia Sánchez, es el más cerrado al acuerdo, pero también es el que más presiones tiene desde dentro y desde fuera de su partido. Tanto votantes como sus propios dirigentes le recuerdan que vino a regenerar la política española, a superar lo de la España de los rojos y los azules, y apuntan a que la lógica pide que este sea el mejor de los momentos para demostrarlo. Aún así, no acepta la invitación del líder de los socialistas para reunirse.

Pablo Casado tampoco está por la labor de abstenerse en la investidura del mes que viene. Pero también hay voces que le empiezan a pedir que permita desbloquear la situación.Mientras tanto, el tiempo va pasando y la La ley es clara, si se produce una investidura fallida comienza a contar los tiempos. Dos meses después se disuelve el Parlamento y se tienen que repetir los comicios a los 54 días.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.