lahoradigital.com
El peligro de las manadas no termina con la sentencia del TS
Ampliar
(Foto: Europa Press)

El peligro de las manadas no termina con la sentencia del TS

domingo 23 de junio de 2019, 23:41h
El pasado jueves 20 de junio acudí a la entrega de los premios de la Asociación Española de Mujeres de la Comunicación, en un acto celebrado en la Fundación del Diario Madrid, situada en un lugar de la capital tan entrañablemente periodístico como la calle Larra.

AMECO cumple este 2019 veinticinco años trabajando por los derechos de la mujer en general, y de las periodistas en particular. Con su actual presidenta, Marta Ortiz, y la secretaria general de la Asociación, Cristina Pérez Fraga, me une una gran amistad desde nuestros ya lejanos tiempos universitarios. Juntos peleamos contra el fascismo del dictador Franco y juntos seguimos dspués defendiendo los derechos y las libertades de hombres y mujeres. Yo viví, con ellas y con otras muchas mujeres periodistas, el acoso, la humillación, la discriminación y la marginación que sufrían en las redacciones.

El 20 de junio, AMECO personalizó en tres mujeres esa lucha por sobrevivir en una profesión patriarcal. Pilar Álvarez, corresponsal de Género de El País, Cristina Sánchez, corresponsal en Jerusalén para Oriente Próximo de Radio5 (RNE) y Mamen Mendizábal, de La Sexta, recibieron el premio y en sus discursos de reconocimiento reivindicaron la igualdad para todas las mujeres y el coste personal que para ellas significó reivindicar ese derecho y lograr la visibilidad profesional. Las tres, al igual que el resto de mujeres que intervinieron en el acto, recordaron que al día siguiente el Tribunal Supremo dictaría sentencia en la vista del recurso de La Manada.

La sala del carismático diario Madrid, aquel molesto periódico que el ministro de Información y Turismo de la época, Alfredo Sánchez Bella, mandó cerrar en 1971 y derribar en 1973, estaba llena y predominaban las mujeres. Durante las diferentes intervenciones, yo nunca tuve la sensación de estar rodeado de una “turba enfurecida de feministas supremacistas” dictando sentencias condenatorias a todos los hombres, sobre todo a los impotentes, según calificación de Francisco Serrano, presidente de Vox en el Parlamento andaluz, ex juez inhabilitado por dos años por prevaricar en una sentencia en la que permitió que un padre alargara la compañía de su hijo para llevarle a una procesión sin informar a su madre, que era quien tenía la custodia.

La desautorización posterior de su partido no son más que palabras para lavar una cara cuya suciedad no puede desaparecer porque forma parte de su piel. La afirmación de su portavoz de que ellos habían pedido endurecer las penas por violación es hipócrita. Para ellos nunca habrá violación sino “jolgorio sexual”. La única decisión coherente, si VOX quiere desmarcarse de ese estigma de extrema derecha fascista -ultraconservador lo define ahora Inés Arrimadas, quien te ha visto y quien te ve- habría sido la expulsión del partido y posterior dimisión de todos sus cargos de un personaje tan execrable como Francisco Serrano, digno defensor de esos cinco machos alfa, prepotentes cabestros erigidos en heroicas víctimas por todos aquellos de su misma calaña y catadura moral. En la cárcel conviven corruptos, timadores, estafadores, asesinos... Los únicos que no son bien recibidos son los reos de delitos sexuales contra menores y los violadores. Yo espero que cada día que pasen en prisión los cinco cabestros que perpetraron la cobarde violación en masa a una mujer sientan la misma presión, el mismo acoso, la misma humillación, el mismo sufrimiento físico, el mismo dolor, la misma impotencia que sufrieron todas las mujeres la triste madrugada del 7 de julio de 2016, fiesta de San Fermín, el santo patrón que todo lo ve.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.