lahoradigital.com
Carta abierta a su señoría Albert Rivera

Carta abierta a su señoría Albert Rivera

domingo 09 de junio de 2019, 14:00h
No sé cuántas legislaturas lleva usted ocupando escaño en el Congreso de los Diputados. Dos, tres. No lo sé ni tampoco me voy a parar a mirarlo. No tiene mayor importancia. Lo que sí recuerdo es que anduvo usted y su partido, por mejor nombre Ciudadanos, bastante tiempo rondando alrededor de los leones sin que le dejaran entrar quienes guardan la llave del Congreso. Quienes sí le aceptaron fueron sus conciudadanos de Cataluña, sin que le importara compartir pupitre con sus colegas independentistas, claro que entonces firmaba su DNI como Alberto Carlos Rivera Díaz...

Estimada señoría:

Llamarse Alberto fue su gran mérito para ser elegido por orden alfabético primer presidente de Ciudadanos, perdón Ciutadans, en julio de 2006, el mismo año en el que usted llegó al Parlament, sin duda porque de su programa electoral les llamó la atención su cuerpo desnudo.

Son estos rasgos biográficos que desconocía porque como político jamás me había interesado. Empecé a tener noticias suyas cuando se espéculo con su fusión con Rosa Díez, líder de unas características muy parecidas a las suyas ; oportunista, demagógica, autoritaria, dictatorial y con una gran capacidad para situarse a contracorriente en afluentes que sabe que le conducen al río principal. Y empecé a desconfiar todavía más cuando Toni Canto, diputado de la desaparecida UPyD hasta 2015, apareció en su partido para sentarse en las Corts valencianas con su paraguas naranja. Con los años he comprobado que esa es una estrategia suya. Fichar a gente famosa de otros partidos aunque su actividad política no sea brillante. Es lo que le gusta, políticos agradecidos que no le hagan sombra.

Empecé entonces a seguir su trayectoria política en la anterior legislatura, dura, caótica, florentina en el sentido más maquiavélico del adjetivo. Plena de traiciones y engaños.Y ahí comprobé que era usted de los que criaban la fama mientras otros cardaban la lana. Empezó usted a poner cordones sanitarios alrededor del cuello de todos aquellos que intentaban sacar a España del espasmo cerebral en el que se encontraba. Bueno, a todos no. La excepción fue VOX con quien intercambia mensajes clandestinos por debajo de la mesa andaluza. No en vano sus simpatizantes le sacaron a usted a hombros por la puerta grande de la Monumental de Barcelona. Era el 25 de septiembre de 2011 y junto a usted salió el torero Serafín Marín, número tres de VOX por Barcelona. ¡Qué casualidad!

Ha sido usted y está siendo en estos últimos tres años una de las manos que mece la cuna del engaño y del odio en España. Más incluso que sus socios de VOX, quienes ya han dicho que esta vez no les engaña como en Andalucía. Que si quiere comer tendrá que sentarse a la mesa. Parece ser que todos han empezado a adivinar dónde esconde la bola por muy rápido que mueva el cubilete. En política señoría, el truco de la bolita se descubre pronto, tal vez porque en el fondo, todas sus señorías tienen tradición de mosqueteros.

Y como buen jugador de trile es usted de los que presume de no esconder sus cartas. De hablar alto y claro, pero lo cierto es que no se le entiende nada. Y no es que se trabuque su lengua. Es que siempre asegura no haber dicho lo que le conviene negar. O sea, que la bola ha cambiado de sitio aunque usted mantenga que sigue en el mismo cubilete. Le recuerdo. Usted defendió con pasión el derecho a gobernar de la lista más votada… siempre y cuando que fuera la suya claro. Usted siempre se ha jactado de pedir la dimisión de Artur Mas en las elecciones en que Convergencia sufrió un descenso espectacular. Sin embargo, en la malhadada legislatura de un Mariano Rajoy incapaz de dar un paso adelante, usted no movió un dedo. Se limitó a criticar lo que hacían los demás, hasta el punto de que cuando Pedro Sánchez puso la moción de censura con la intención de abrir la puerta de los leones, usted votó en contra, tal vez porque el miedo a perder su oportunidad paralizó su movimiento de mosquetero y descubrieron dónde estaba la bola.

Ahora intenta de nuevo impedir que otro empiece a gobernar y tratan de ahogar con sus cordones lo que ustedes llaman despectivamente ‘sanchismo’ ; pero qué es el sanchismo sino el partido político que no solo ha ganado las elecciones generales, sino también las autonómicas, las municipales y las europeas. ¿Es ese un delito democrático? ¿Dónde está el respeto a las decisiones de la sociedad ? Y está claro que la sociedad no le ha dado a usted el derecho a vetar a nadie y mucho menos a quienes los electores han dado el mandato para gobernar. Le guste a usted o no, gobernar es hacer un pacto con la sociedad. Le hago la pregunta que no le ha hecho ningún periodista. ¿Que saldría de su boca si usted hubiera sido el ganador sin mayoría absoluta y los demás partidos le negaran su apoyo? Por respeto a los electores no explícito los epitetos.

Pero de casta le viene al galgo. Razón tiene Abascal cuando les llama la derecha cobardica. La ganadora de las últimas elecciones catalanas fue su subordinada Inés Arrimadas ; tenía ante sí la gran oportunidad de poner en evidencia a todos aquellos que no dejaran gobernar a su candidata y de defender sus ideas. Si lo hubiera hecho ahora tendría todo el derecho democrático de negar su voto a Pedro Sánchez ; pero no lo hizo, tuvo miedo. Un miedo cerval a que una mujer presentara su candidatura. Tal vez por eso, para evitar la tentación, ha sacado a Inés Arrimadas de Cataluña y la ha dejado, la pata quebrada y en el Congreso. Su personalidad megalómana no tolera que nadie vuele libre, menos aún si es mujer.

Y allí está Arrimadas, inteligente, dura, ambiciosa, con ideas y con talla política, de oyente viendo cómo usted juega su baza. ¿Y cuál es su baza? Muy sencillo. Impedir que haya un nuevo Gobierno y esperar la repetición de elecciones año tras año hasta que reformen la Constitución y el presidente del Gobierno sea elegido, no por los votos ciudadanos, sino por orden alfabético entre los líderes de los partidos, como en julio de 2016, ¿recuerda? Caramba, tiene usted suerte. Todos empiezan por letras que van detrás de la suya. Mucho Pablo y Pedro. Y voilà, de nuevo la rueda de la fortuna alfabética y no los votos le harán presidente.

Ese día, sea cual sea el método por el que usted cambie las sábanas de La Moncloa, le auguro que España estará aún más vacía. Esa mayoría de ciudadanos que no le vota harán como el Robustiano de la copla de Carlos Cano, y con ‘’más de 40 años se irán hasta un pueblo de Alemania a ganarse la habichuela y ahorrar algunos euros para que pueda la parienta comprar algunos marranos’’. El Robustiano no cree que ‘’el sombrero les toque en la tómbola a estos gachos trajeaos que viven de ná’’, pero ya veo que a usted sí le ha tocado el perrito piloto.

En fin, sin más por el momento me despido de usted con el máximo respeto para su persona, que esta carta va dirigida al político, al personaje público, no al ciudadano, al que no conozco y con el que jamás he comido. Entre otras razones porque yo solo como con los amigos y pagamos a escote.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Carta abierta a su señoría Albert Rivera

    Últimos comentarios de los lectores (6)

    3539 | La hora del adiós - 10/06/2019 @ 22:19:09 (GMT)
    Gracias por rechazar mis comentarios, Atentamente, un lector menos
    3532 | Julia - 10/06/2019 @ 16:17:09 (GMT)
    Magnifica exposición y desenmascaramiento de este jugador trilero, Ojalá nunca llegue a cambiar las sábanas de Moncloa, por el bien de todos...
    3522 | Laliana - 10/06/2019 @ 10:16:01 (GMT)
    Es evidente la ausencia de nivel de líderes políticos con falta de perspectiva de Estado y vemos cómo se nos deshace a los ciudadanos el deseo de renovación social que solicitamos en las urnas. Queremos otra mirada, queremos otro pensamiento político, y queremos que se deshaga de una vez por todas el mito de las dos Españas.
    3521 | Parrao - 09/06/2019 @ 22:16:24 (GMT)
    Excelente articulo y totalmente de acuerdo. Las últimas noticias es que Aguado se ha sentado con VOX en Madrid
    3520 | Mejor descrito imposible - 09/06/2019 @ 16:32:45 (GMT)
    Buenísimo Ignacio, lo has clavado, todos imaginamos que detrás del señor Alberto Carlos Rivera Diaz, no había mucha tela que cortar, y por si la hay, él mismo ya se encarga de esconderla. Los mediocres tienen todos los mismos comportamientos, y este es de libro. Pondrá la zancadilla para que no haya gobierno de estabilidad y así puede seguir quejándose, a este tipo de políticos lo que menos les importa, a la vista está, es España.
    3519 | Mario El navegante - 09/06/2019 @ 15:55:04 (GMT)
    ¡Me parece genial!

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.