lahoradigital.com
Cuatro años por delante para legislar con perspectiva de género
Ampliar
(Foto: LHD)

Cuatro años por delante para legislar con perspectiva de género

miércoles 29 de mayo de 2019, 12:40h
Todas las mujeres españolas y no españolas que viven en España tiene los derechos y recursos establecidos en las leyes orgánicas Para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, o la de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, o de la de Salud Sexual, Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, entre otras.

Cuando desde el feminismo se insta a que haya legislaciones que corrijan las desigualdades y discriminaciones de genero, las leyes emanadas, lo son para todas las mujeres, un ejemplo lo podemos observar en las ultimas elecciones generales, autonómicas y municipales, en las que, por aplicación de las leyes de paridad electoral, todas las candidatas de todos los partidos políticos y agrupaciones, han tenido, por ley, el derecho a ocupar puestos en las listas electorales en equilibrio con los candidatos, incluso en aquellos partidos que reniegan del feminismo,

Igualmente podría referirme a la ley que permite la interrupción voluntaria del embarazo ¿Obliga esta última ley a abortar? No, reconoce a todas las mujeres, el derecho hacerlo hasta un determinado periodo del embarazo.

Esta es la grandeza del feminismo institucional, cuando es un eje de la agenda política, se legisla para todas las mujeres, derechos y recursos con el fin de aproximar la igualdad formal a la igualdad real de mujeres y hombres, y es cada persona individualmente la que dadas sus circunstancias individuales y convicciones, opta por hacer valer o no estos derechos.

Después de haber desarrollado un corpus legislativo en materia de igualdad y no discriminación, queda, entre otras, una tarea pendiente, la revisión de las leyes con perspectiva de género, tanto en cuanto, sus articulados como a su desarrollo y aplicación. Reformar o legislar exnovo para que la igualdad de hombres y mujeres sea real en todos los ámbitos de la vida.

Varios son los elementos a tener en cuenta para la revisión de las leyes o la elaboración de nuevas, a saber, la presencia equilibrada de mujeres y hombres en el poder legislativo y el análisis de género en su doble vertiente, perspectiva e impacto de género.

Las leyes de paridad electoral fundamentan el derecho que tienen todas las mujeres a estar representadas en los órganos de decisión política en la misma proporción que participan de la vida; de este modo las mujeres pueden incidir en las prioridades legislativas, como por ejemplo en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, y a su vez aportar además de su saber, su experiencia de vida, distinta de la de los hombres, debido al distinto proceso de socialización basado en arquetipos y roles de género.

El análisis de género conduce a la detección de obstáculos que dificultan la centralidad de la igualdad, y hay una serie de inercias que sostienen los prejuicios de género que arrastran a la inoperancia de las normas. A modo de ejemplo se puede citar:

  1. El lenguaje jurídico debería ser inclusivo. A través del lenguaje se transmite la historia, los conocimiento y el saber empírico y las personas se identifican con su pasado próximo o ancestral, un lenguaje que sólo utiliza el masculino como género excluye e ignora a las mujeres en la construcción de la historia, ello aplicado al Derecho tiene como consecuencia que las mujeres son definidas a su vez como hombres y como no hombres.
  2. Por seguridad jurídica habría que erradicar los conceptos jurídicos indeterminados que permiten un amplio margen de interpretación, no siempre exenta de prejuicios de género.
  3. las normas que establecen deberes u obligaciones deben tener previsiones normativas ante su incumplimiento, un ejemplo claro está en la corresponsabilidad domestica y de cuidado de los miembros de la familia del artículo 68 del Código Civil, cuyo incumplimiento no lleva aparejada responsabilidad legal alguna, ni siquiera en los casos de crisis de la pareja a la hora de la adopción judicial de la custodia compartida.
  4. No hay que confundir planes o recomendaciones con leyes. Las leyes crean derechos y deberes, o crean instituciones, o establecen procedimientos, por ello el lenguaje es asertivo, lo que no siempre ocurre cuando se legislan cuestiones de género, entonces el uso de los términos son propositivos (promoverá, procurará, favorecerá, podrá), de este modo se alcanza un consenso que en ocasiones desvanece el sentido originario de la norma.
  5. Hay que tener en cuenta que las diferencias biológicas no suponen por si mismas discriminación, siendo necesario tenerlas en cuenta cuando se legisla sobre la capacidad reproductiva, como diferencia biológica que implica la facultad de decidir sobre el propio cuerpo si se quiere o no ser madre y la función social de la maternidad respecto de las condiciones laborales relativas al embarazo y maternidad.

El análisis de género se complementa con el conocimiento previo del contexto en el que se ha de aplicar la norma, el impacto de genero que tendrá es fundamental para la eficacia de la norma, por lo que previamente a aprobación de leyes, reglamentos y ordenanzas, habrá que conocer como afectará a los hombres y a las mujeres, y si la norma aprobada, será o no, útil para conseguir el fin último de la igualdad material.

Los próximos cuatro años, los entes legislativos tendrán que incorporar la perspectiva de género a las normas, después vendrá la interpretación de las mismas que dependerá de la subjetividad del intérprete y de la valoración que haga de la prueba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.