lahoradigital.com
Este domingo...

Este domingo...

miércoles 22 de mayo de 2019, 19:34h

El largo proceso de cambio que comenzó con la moción de censura está llegando a su fin. Este domingo podemos confirmar que hay una voluntad real de cambio en España y que existen posibilidades reales de llevarla a la práctica. Cualquier deseo sin alternativa real se reduce a un mero anhelo. Lo tenemos al alcance de la mano y no podemos dejarlo escapar.

Este domingo, a diferencia de otras situaciones similares que ya hemos vivido, podemos comenzar a ver algo diferente. El gobierno de Pedro Sánchez va a encontrar muchos, muchísimos, obstáculos en el camino. La reacción de los independentistas a la propuesta de Iceta es solo el primero de ellos. La ultraderecha camina muy fuerte en Europa y, no lo olvidemos, nuestra economía depende en gran medida de nuestros socios de la Unión. No solo por su poder de compra, lo que se traduce aquí en nuestra capacidad de venta, sino también en el impulso a las políticas comunitarias de desarrollo que siguen siendo muy necesarias para nosotros. Las comunicaciones, los estímulos a las nuevas tecnologías, el fomento de la transición energética, la educación, la política emigratoria y la defensa de los valores de libertad solo serán efectivos si la mayoría de los europeos los apoyamos. ¿Podría España emprender acciones en estos y otros aspectos si la ola nacional de ultraderecha llegara a imponerse? Obviamente no. Pero esta tendencia hacia lo exclusivo de cada nación no procede solo de los movimientos políticos por todos conocidos. Salvini, Le Pen, Wilders son solo gente que hace mucho ruido. El peligro mayor procede de que demasiadas personas son seducidas por sus ideas porque demasiados líderes, aparentemente dentro del sistema, coquetean con estos planteamientos, llegando incluso a hacerlos suyos.

En España estos líderes tienen nombres. Casado y Rivera se han dedicado desde junio del año pasado a lanzar diatribas y discursos apocalípticos por doquier. Abascal es claramente el líder de un movimiento efímero, pero ni C’s ni el PP lo son. Este domingo podemos volver a decirles claramente que así no, que esa línea destructiva solo es generadora de desintegración social y base de futuros conflictos. El candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha impuesto (¿o le han impuesto?) un cordón sanitario a Gabilondo, como si fuera un extremista peligroso, bolchevique y destructor de la unidad nacional. Espero que la gente lo medite y sea consciente de que este posicionamiento solo puede calificarse de necedad, y que les pase factura. Juan José Laborda ha escrito un magnífico artículo publicado por El País sobre el bloqueo de los independentistas a Iceta. Recomiendo su lectura, pero también a todos aquellos que están actuando de forma similar en el resto de España, aunque no quieran reconocerlo.

Este domingo podemos acabar un primer movimiento. En menos de un año podremos haber salido de una situación de marasmo político y de un muy dañino desaliento social. Parece que estábamos condenados a una actividad política caracterizada por el “dontancredismo” de un Rajoy amortizado y atenazado por un partido clientelar. Que Rivera y su discurso hueco y lleno de lugares comunes, eso sí, liberales, fuera lo máximo que podíamos esperar como alternativa era desolador. Arrimadas y sus cartelitos en el Parlament han sido el mejor ejemplo de cómo desaprovechar todo un caudal de votos y de apoyo popular. A partir del domingo, ayuntamientos, comunidades autónomas, el parlamento nacional y el de Estrasburgo deben ser las palancas que nos permitan volver a caminar de nuevo. Con apoyos puntuales, con acuerdos de legislatura o en coalición es lo menos importante ahora. Lo grave sería permitirles usar la estructura periférica del Estado como herramienta de oposición sistemática. Han prometido hacerlo y en el pasado demostraron que no les importó utilizar cualquier instrumento. Acordaos de las grabaciones que se hicieron a la Conferencia de Presidentes de Comunidades para hacerlas públicas.

Este domingo debemos volver a salir a los colegios electorales y reafirmar, ante los que no creen en la España plural y ante nosotros mismos, que sí es posible volver a ser un país en el que cabemos todos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.