lahoradigital.com
Ahora tu pueblo
Ampliar

Ahora tu pueblo

martes 14 de mayo de 2019, 18:05h

El poder en España está lo suficientemente repartido entre los diferentes niveles del Estado com para permitir que el 26-M sea un 28-A II. La derecha está intentando que esto suceda, bien por mera supervivencia (PP), bien por alcanzar un “sorpasso” negado en abril (C’s) o bien porque no creen en absoluto en la España descentralizada que vamos a votar en día 26 (VOX).

La cercanía temporal y la oleada de euforia que recorre el socialismo español nos puede jugar una mala pasada. Los que ya tenemos cierta edad todavía recordamos el 79, cuando en marzo de aquel año Suárez ganó las elecciones generales, y hubo que esperar a abril para que los ayuntamientos cayeran mayoritariamente del lado progresista. En aquel momento, la fuerza de los candidatos locales logró el apoyo popular que había faltado un mes antes. Ahora, contando con el gran apoyo que es Pedro Sánchez, vuelven a ser ellos los que deben ganarse la confianza de sus vecinos. Solo así, con proyecto local, autonómico y europeo fuerte, lograremos que el 26 M sea auténtico. Y progresista otra vez.

No me parece que las cosas se estén desarrollando de mal. Donde hacía muchos años que ni se vislumbraba poder alcanzar el poder, todo parece posible, incluso probable. Pero no hay que dejar de tener en cuenta la enorme asimetría de nuestro país. No es igual ganar en una comunidad de menos de 3 millones de habitantes, aunque haga más de veinticinco años que no se haya conseguido, que en otras que son objetivo permanente de análisis por parte de la opinión pública. Cuando no se reside en Madrid, esto se aprecia con claridad palmaria.

Por esto, una aspiración de la próxima legislatura, especialmente la autonómica, debería ser contrarrestar este brutal desequilibrio que ahora impera. La información emitida, la opinión recabada, el análisis de cómo están sucediendo los hechos está excesivamente sesgado hacia la capital. Han comenzado a alzarse voces reclamando atención y recursos para la España interior, tanto por el derecho que tienen a ello los que allí habitan (¿habitamos?), como para evitar que el país se convierta de facto en una suerte de ciudad estado. Suelo repetir la frase que España no es la finca que rodea Madrid, pero muchos todavía tienen que creérselo.

El encanto capitalino es enorme. Madrid, a pesar de sus muchos inconvenientes, es una ciudad tremendamente acogedora, con una oferta enorme de bienes y servicios que ha creado una identidad propia de la nada. Madrid es el gran crisol de España, pero no debe excluirnos, pues no somos meros turistas. Para esto creo que debe servir la estructura autonómica de España, para reforzar la variedad. Cuando se creó la Comunidad de Madrid, acierto absoluto, se pensó en que no era posible integrar en una misma unidad administrativa toda una región (la actual Castilla-La Mancha) con una ciudad que superaba en población, y en todos los demás parámetros, al resto en su conjunto. Volvamos a pensar en ello otra vez y hagamos que el enorme peso económico-financiero de Madrid y su preponderancia política no sean un ahogo. Que sirvan para que el mundo oiga hablar de todos los españoles.

Los que creen poco, o nada, en el estado descentralizado siempre repiten los mismos lugares comunes: que las autonomías son un despilfarro y que no garantizan la igualdad entre españoles. No sé cómo se atreve alguien a afirmar que la oferta de servicios y la atención recibida por parte del estado centralista anterior a 1983 era mejor que la actual. Solo lo entiendo de aquellos que rápidamente se cansan de trabajar en su tierra y ponen rumbo a la villa y corte, quizá en búsqueda de alguna canonjía que no logran en su territorio.

España se trabaja y se defiende desde toda España. No hace falta estar merodeando el poder central en busca de restos que echarse a la boca. Los candidatos con ideas potentes, la organización territorial del partido traducida en candidaturas realmente integradoras y la firme creencia de que el día 26 tenemos mucho que decir sobre nuestro pueblo, nuestra comunidad y Europa, es la mejor manera de decirlo alto y claro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.