lahoradigital.com
Decálogo de Igualdad
Ampliar

Decálogo de Igualdad

martes 14 de mayo de 2019, 17:46h

El Real Decreto Ley 9/2018 de 3 de agosto de Medidas Urgentes para el Desarrollo del Pacto de Estado Contra la Violencia de Género, devolvió a los ayuntamientos unas competencias, que nunca debieron de haber perdido, al modificar la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, incorporando a la misma “las actuaciones en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres así como contra la violencia de género”, actuaciones que están mandatadas por la Constitución Española que, en su artículo 9.2, obliga a todos los poderes públicos a promover la igualdad real y remover los obstáculos que la impidan o dificulten.

La igualdad y la violencia de género son cara y cruz de la misma cuestión, la igualdad es la que suma voluntades, saberes y experiencias de la vida de mujeres y hombres para la prosperidad de la vida individual y colectiva, mientras que la violencia de género, es el mecanismo de control para que nada cambie, para que las mujeres no puedan participar en la vida colectiva, sin la exclusiva carga de las responsabilidades familiares y domesticas, ni puedan renegociar su posición en la pareja desde la corresponsabilidad.

El tiempo de elecciones municipales es un momento idóneo para analizar el desarrollo de las competencias rescatadas recientemente por el Gobierno de España para los Ayuntamientos, y ver el modo en el que, tanto las grandes ciudades como las pequeñas poblaciones hagan de la igualdad de género un eje de sus políticas.

¿Cómo pueden el pueblo más pequeño y la ciudad más extensa de España fomentar la igualdad de mujeres y hombres y combatir la violencia de género?

Hacerlo en las grandes ciudades no es problema; hacerlo en las pequeñas poblaciones sí puede suponer una dificultad añadida, para ello, pensamos quienes esto escribimos que la idea de un decálogo de medidas que fomenten la igualdad de género y sean preventivas de la violencia, puede ser un punto de referencia para que los pequeños ayuntamientos, desde su idiosincrasia y con el fin último de hacer que la igualdad sea real, puedan hacer un plan de igualdad para el municipio.

Las medidas que seguidamente exponemos son fruto de una reflexión para que todas ellas puedan llevarse a cabo en cualquiera de los 8131 municipios de España.

La primera medida consiste en destinar 1 de cada 100€ de los ingresos del ayuntamiento a promover la igualdad y prevenir la violencia de género. Promover medidas sin presupuesto es como hacer rayas en el agua; destinar el 1% del presupuesto a la igualdad de oportunidades, a la prevención de la violencia de género y a la atención de las víctimas de cualquier forma de violencia machista, supone invertir no sólo para el presente, sino para las futuras generaciones.

A la medida anterior le sigue otra consistente en incorporar a la documentación administrativa el lenguaje inclusivo y comprensivo. A través del lenguaje se transmite la historia, los conocimientos, el saber empírico, y las personas, mujeres y hombres, se identifican con su pasado próximo o ancestral. La utilización del termino masculino para abarcar las realizaciones de los seres humanos, ha tenido como consecuencia las ausencias de las mujeres en la construcción de la historia y que la evolución social aparezca sólo como producto del hacer de los varones.

Para el fomento de la empleabilidad de las mujeres, proponemos aprovechar las posibilidades de realizar convenios con otras administraciones públicas y entidades privadas, para el desarrollo de la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral, empresarial, comercial y rural.

Promover desde el ayuntamiento las cooperativas de mujeres, financiando la formación en la gestión de las mismas y facilitando la asistencia técnica para la puesta en marcha y durante los primeros doce meses de actividad puede ser un cauce de auto-ocupación.

El ayuntamiento puede cumplir una función pedagógica si cada mes que hay uno o más asesinatos machistas en cualquier lugar de España, el alcalde o la alcaldesa, convoca para el día 25 del mes un plenario extraordinario en la plaza mas céntrica de la población a una hora que pueda acudir la ciudadanía.

En las zonas de ocio nocturno se puede incorporar un punto de atención o “teléfono de pánico” conectado con la policía local y con la comisaría de policía nacional, para los casos de acoso y de violencia física y sexual; además, es en sí mismo un elemento disuasorio a la vez que ayuda para las personas que puedan verse acosadas o violentadas.

Promover una ordenanza para la abolición de la prostitución facilitando que las mujeres prostituidas encuentren asistencia médica y psicológica a la vez que una autonomía economica al margen de la prostitución, acompañada de medidas disuasorias para los prostituidores.

Facilitar a las asociaciones de mujeres un espacio público para el desarrollo de sus actividades y encuentro con otras asociaciones.

Fomentar el asociacionismo de hombres para la igualdad, de forma que los jóvenes tengan un referente de una masculinidad sin violencia hacia las mujeres.

Constituir un Consejo para la Igualdad de Mujeres y Hombres, con la participación activa de las asociaciones, como un órgano consultivo que informe sobre el presupuesto y el planeamiento urbanístico desde una perspectiva de género, entre otras muchas medidas sobre las que podría informar.

Estas diez medidas son solamente un esbozo de las muchas que puede tener un plan municipal de igualdad. No cabe olvidar que los ayuntamientos son las administraciones públicas más próximas de las personas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.