lahoradigital.com
Rubalcaba, una tregua para recuperar la política de calidad
Ampliar

Rubalcaba, una tregua para recuperar la política de calidad

sábado 11 de mayo de 2019, 11:38h

“Soy socialista y lo seré hasta el final de mis días”. Ni en sus mejores sueños el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba podría imaginar que el Estado y la clase política española en pleno, iban a rendirle un homenaje de tal magnitud. Ni en sus mejores sueños, el socialista brillante y estratega imaginó que con la entrega de su vida iba a rendir el último homenaje a su país y a su partido: “La Paz y la Libertad es nuestra forma de vida”. Por un día, y en plena campaña, la idea de una contienda política de altura y respeto ha conseguido imponer su impronta. Después de esta tregua, posiblemente, habrá un antes y un después en la campaña política de 2019.

🔴 Vídeo de un socialista

Obvio que Mariano Rajoy, Ana Pastor, Soraya Saenz de Santamaría, Alicia Camacho, Jesús Posadas y la parte más institucional del Partido Popular, por obligación y pena, estaban firmes en su capilla ardiente en el Congreso. Obvio que sus compañeros socialistas, con los que durante sus 21 años de diputado sirvió a España y al Estado iban a estar al pie del cañón en su capilla ardiente. Para Jose Luis Rodríguez Zapatero y anteriormente para el propio Felipe González, había llegado a ser su hombre de confianza, cerebro y materia gris en la sombra, estratega de la inteligencia, la habilidad y la rapidez intelectual.

También los que trabajaron con él codo con codo, en la victoria y en la derrota, Elena Valenciano, Soraya Rodríguez, Eduardo Madina, o Óscar López, López Aguilar, Susana Díaz, o el histórico Guerra, el ex ministro de Interior Barrionuevo, su íntimo amigo Jaime Lissavetzky, lloraban la pérdida humana del amigo, del compañero. Del “socialista hasta el fin de sus días”. Desde 1982 hasta 2014 lo fue todo, diputado, secretario general, ministro, vicepresidente, sg del Psoe, incluso candidato a la presidencia del Gobierno. Pero ante todo "socialista hasta el fin de sus días".

Obvio que la actual cúpula del PSOE, Pedro Sánchez, Jose Luis Abalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Patxi López, Santos Cerdán, su compañero Josep Borrel y los y las ministras más veteranas que habían coincidido con él a lo largo de sus carreras políticas, Carmen Calvo, Pilar Celaá, Pilar Cancela, o Juan Fernando Lòpez Aguilar, Elena Salgado, José Blanco, entre otros, rindieron un sentido y profundo homenaje al “político que lo dio y lo fue todo en el Psoe y en los gobiernos socialistas”. El socialismo le debía un reconocimiento y un homenaje y se lo dio por todo lo alto. Un elenco de ministros, de todas las épocas, se dieron cita en la despedida a Rubalcaba.

Un homenaje que se ha contagiado a la militancia y a los votantes, que rodean por miles dejándose las horas muertas en largas colas para entrar a darle su adios en el Congreso de los Diputados. Pero también -cosa que sinceramente no era esperable- a toda una clase política actual, los de la nueva oposición, los de la nueva regeneración democrática, que no ha heredado nada de la cortesía parlamentaria, la cultura, la inteligencia, y el fair play de políticos de la talla de Alfredo Pérez Rubalcaba. Duro y educado. Estratega y respetuoso. Astuto y empático. Un político de altura. La altura política que, observando las contiendas electorales actuales, brilla por su ausencia.

Igual que Alfredo consiguió poner en pie a España entera en 2004 y rechazar la guerra de Irak y las mentiras del gobierno aquel, hoy el diputado agudo y rápido vuelve a poner en pie a toda la clase política, esta vez en torno a su féretro. Ante su capilla ardiente se han acabado, por un día, los insultos, las descalificaciones, las mentiras, la bajeza política. Tengo el pálpito, insisto, de que la campaña electoral tendrá un antes y un después de la muerte del “socialista hasta sus últimos días”. Este será el último servicio del “hombre que lo fue todo en el Psoe y lo dio todo por el Estado, la Paz y la Libertad” en su país.

Tras vencer por pocos votos a Carme Chacon en 2012, en un Congreso, y salir elegido SG del Psoe dijo sentir “un honor que nunca me imaginé”. En 2004 gracias a su capacidad visionaria y justiciera consiguió movilizar a la calle, tras los atentados de Atocha y las mentiras de Aceves, Zaplana y Aznar, y servir en bandeja la presidencia del gobierno a su partido y su líder, Jose Luis Rodríguez Zapatero. A él, y al presidente ZP, le debe España los años de bonanza social y recuperación de derechos y libertades, entre 2004 y 2011. A él le debe España el fin del terrorismo de ETA. Se jugó la vida literalmente y consiguió que siendo ministro de Interior, ETA abandonara las armas.

Como a todo gran general, la historia le dio la espalda en 2011. La crisis económica hizo perder las elecciones a Zapatero, a quien la derecha llenó de polvo y lodo como si la crisis mundial, sobrevenida precisamente por el ultraliberalismo y el capitalismo salvaje, hubiera sido un invención de los socialistas españoles. En esos días, alguien tenía que quedarse con el estandarte del Psoe, y le tocó a él. Al cerebro, al estratega, al fiel soldado, al hombre de la guerra política y la paz ciudadana que puso la cara para recibir los peores resultados del Psoe en tiempos del bipartidismo”.

Hubiera podido quedar como el ministro que derrotó a ETA y he quedado como el secretario General que ha obtenido los peores resultados del Psoe”, ha dicho muchas veces Rubalcaba. Idoia Mendía, Pilar Celáa, García Page, también Iceta, López Aguilar, y muchos más, recuerdan haberle visto llorar intensamente el día que ETA abandonó las armas. Pero este día, 11 de mayo de 2019, velando su cadáver en el Congreso de los diputados, el socialismo sabe que Rubalcaba, desde el más allá, se estará riendo contento de estar prestando el último servicio a España, al progresismo y al socialismo, entregando su propia vida por la paz, por la tregua de la crispación, la mentira y la confrontación de baja calaña. Lo dijo y lo cumplió: “Socialista hasta el final de mis días”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Rubalcaba, una tregua para recuperar la política de calidad

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    3364 | Paró los pies a Aznar y sus mentiras - 11/05/2019 @ 20:02:04 (GMT)
    Siempre pasa lo mismo, por alguna razón la vida evoluciona. Todos los políticos tienen su tiempo, pero algunos por lo que ahora se ve, permanecen para siempre, como decis en vuestras informaciones, "España entierra muy bien a sus muertos!. Fue un gran político, todavía me estoy acordando cuando exigió explicaciones a Aznar sobre las mentiras en el atentado de Atocha y el Pozo. Pero la vida sigue, gracias por los servicios prestados, gracias por tu trabajo por librarnos de ETA.
    3363 | Transformar la sociedad - 11/05/2019 @ 18:28:55 (GMT)
    Buen artículo, a ver si con esta lección los políticos de ahora aprenden algo, creo que la memoria de Rubalcaba va a enseñar mucho. Cuando uno de los grandes muere, toda la familia se une. La familia socialista ahora debe de seguir transformado la sociedad.
    3362 | María Mir-Rocafort - 11/05/2019 @ 16:20:09 (GMT)
    Excelente artículo, Concha. De acuerdo con cada palabra, sobre todo, con la certeza de que la partida de Alfredo marcará un antes y un después. Quien no se empine por encima de su mediocridad para que el contraste con la grandeza de Alfredo no sea demasiado evidente, sufrirá el desprecio de los electores.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.