lahoradigital.com
Lo que más me gusta son los monstruos

Lo que más me gusta son los monstruos

viernes 10 de mayo de 2019, 10:47h
Por la igualdad y contra los auténticos monstruos.
Entonces Perseo agarró la cabeza sangrienta de Medusa. Las serpientes del lado izquierdo goteaban una sangre oscura y pestilente que era veneno. Cuando las gotas tocaron el suelo, se transformaron en víboras y cobras, pero la sangre del lado derecho era distinta: podía curar cualquier enfermedad.
Es un fragmento de la historia gráfica Lo que mas me gusta son los monstruos de la escritora americana Emil Ferris, editado por Reservoir Books.La historia gráfica del año, la que mas premios ha obtenido.
Emil, que ha presentado en Madrid su libro traducido al castellano, parece una muñeca grande de porcelana a quien le preguntas una cosa y contesta otra. Es como si dijéramos, la surrealista mas realista que he conocido, porque entre sus personajes extravagantes pintados con un bolígrafo, alienta una forma de igualdad. El arte nos sana de este mundo, señala la autora a la que le ha llegado tarde el éxito… perdón ….en su justo momento. Hay que estar muy segura de si misma, para lanzar al viento un cuaderno de anillas de setecientas páginas que ha estado pintando toda la vida. Una suma de millones de trazos que acaban por levantar una obra maestra que nos sorprende, más allá de que uno pueda reconocer en ellos sus referentes más directos y en la que la autora derrocha un mundo único, una obra fantástica y exuberante: la de Karen Reyes, una niña de diez años que vive en el Chicago de finales de los sesenta y que lleva un diario gráfico. En el se refleja su pasión por las películas de Serie B y las revistas pulp de monstruos. Una protagonista que se imagina a sí misma como una niña-lobo vestida de detective y que se propone investigar el misterioso asesinato de su enigmática vecina superviviente del holocausto , Anka Silverberg.. Una niña extraña, acosada por sus compañeros de escuela, para la que su único respiro es el arte.
“Lo que más me gusta son los monstruos” es mucho más que su protagonista. De hecho, cada uno de los personajes que pueblan la obra, está perfectamente dibujado conceptualmente hablando. Detrás de todos ellos, a cual más curioso, se esconde un canto por la igualdad de todas las personas.
La ficción nos invita a reflexionar sobre los verdaderos monstruos, los que odian a los demás simplemente por ser diferentes, y maneja con sabiduría temas universales como el Holocausto judío y la Alemania Nazi, el racismo, la familia, el acoso escolar, la corrupción moral y el amor por el arte. Por otra partese trata de una inolvidable fábula de superación. Uno de esos títulos que marcan una época y en el que es tan importante lo que se cuenta, como la forma de contarlo. Cuando conoces a la autora, bajo su cara de muñeca de porcelana antigua, descubres su corazón, una mujer que prefiere el terror a la hipocresía y que nos quiere cuidar arrastrándonos a su historia, donde comprobamos lo diferentes que son los monstruos imaginarios de los auténticos, esos seres humanos que se creen mejores que los demás y cuya única forma de demostrarlo es aprovechar; humillar, torturar o, simplemente, mirar por encima del hombro. Esos monstruos que acechan dentro de nosotros mismos y que debemos mantener a raya. La imaginación, dice Emil Ferris, permite a la joven protagonista refugiarse en un mundo donde todo es más inocente y donde los monstruos no son tan terribles, porque nos ayudan a escapar del mundo real. Una obra que hay que leer obligatoriamente sobre todo ahora que los monstruos de la intolerancia se han quitado las caretas y acechan impunemente a los ciudadanos. LOLA VEGA
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.