lahoradigital.com
La Unión Europea: una solución de prosperidad y tolerancia
Ampliar

La Unión Europea: una solución de prosperidad y tolerancia

martes 07 de mayo de 2019, 11:51h

Europa es un territorio vanguardista, muy diverso en paisaje, en razas e idiomas de sus habitantes, con uno de los mejores niveles de vida del mundo. Situado en el hemisferio norte, se compone de numerosas islas y un pequeño continente, bordeado por el Atlántico y el Mediterráneo, dos mares que configuran la idiosincrasia de sus gentes. El Atlántico bordea el oeste y el norte de sus costas verdes, y el Mediterráneo baña los países del sur: más cálidos y de tierras más áridas.


Europa es multitudinaria y cosmopolita, de poblamiento concentrado, abierto a la innovación, a la justicia y al diálogo. Sus bases ideológicas son las comunes a Occidente:

A) La religión cristiana, dividida en tres iglesias: la católica, la ortodoxa y la protestante.

B)La revolución francesa con sus principios de libertad, igualdad y fraternidad.

C) La democracia representativa mediante partidos políticos y el estado moderno con sus tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

D) El marxismo, llevado a la práctica durante muchos años en la mitad del continente (Países del este).

Desgraciadamente, la historia de nuestro continente es una eterna sucesión de guerras entre países vecinos, a veces, o casi siempre, demasiado sanguinarias: la Guerra de los Cien Años, las dos mundiales, las batallas de Napoleón en Rusia, Prusia y España....

Formados en la democracia, en la filosofía, en el gusto por la buena comida y bebida, en la vida al aire libre, en la creación e impresión de libros, en todas la artes e industrias, los ciudadanos y ciudadanas creamos, en diversas etapas, la Unión Europea sobre la base de anteriores uniones comerciales para conseguir la prosperidad económica y el máximo bienestar social, que solo se consiguen y mantienen en el tiempo con la estabilidad social y la integración total de los países miembros.

La UE es un organismo clave en el mundo y consigue influir en las economías y gobiernos, pero desgraciadamente también presenta graves deficiencias, a saber:

1) Su gran actividad apenas se ve reflejada en los medios de comunicación.

2) Produce un alto nivel de burocracia, lo que retrasa su agilidad y su capacidad de repuesta y solución a los problemas, urgentes y cotidianos, planteados por sus miembros o surgidos externamente.

3) Las diferencias políticas entre sus estados son grandes, pues nos encontramos, por ejemplo, con Bulgaria y Polonia, claramente con gobierno de derecha en la actualidad y con Portugal y España, de izquierda. Los acuerdos tardan por ello en producirse.

4) El espíritu individualista de cada país es más fuerte que la intención de luchar por objetivos comunes y ese sentimiento ambivalente bascula en todas sus decisiones.

Sin embargo, los ideales europeos de tolerancia, libertad de conciencia y de expresión, así como de amparo a los más débiles económicamente son fuertes en el continente, y la UE progresa intentando dar solución a los conflictos presentados, entre ellos, el Brexit, una dolorosa demanda de divorcio de la UE por parte de Gran Bretaña, o la crisis de los refugiados, que en los últimos cinco años reveló una penosa falta de reglamentación unitaria y solidaria para recibir emigrantes en las fronteras de la unión.

Es preciso profundizar en una unión europea fiscal, militar, policial, educativa, sanitaria y desde luego anti cambio climático, pues es el futuro y nuestra supervivencia como humanos lo que nos jugamos en este campo, al mismo tiempo que dar más publicidad a la actividad del Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo, una de las instituciones de la Unión, y de las más progresistas del mundo.

La UE, al conseguir la libre circulación de personas y capitales, así como la del euro en la mayoría de sus países miembros, ha posibilitado una movilidad importante entre ciudadanos del norte y sur, del oeste y del este, zona ésta de las más deprimidas y de posterior anexión a la UE, que merece la mayor de las atenciones.

Los vuelos baratos, las becas Erasmus, el turismo, los recitales de música, las series de televisión, el avance en el estudio de segunda y tercera lengua extranjera en los bachilleres, las redes sociales y el auge de las multinacionales son factores determinantes en el intercambio de ideas y la interacción entre europeos, que actúan a un nivel personal, tan importante o más que el nivel institucional, más rígido y frio.

La política monetaria y legislativa son las actuaciones más conocidas de la UE, pero es muy grande la influencia que podría tener esta institución en la lucha contra la violencia de género y la brecha salarial entre hombres y mujeres, así como en sus comunicados y soluciones sobre la paz en asuntos bélicos mundiales.

Encaramos ahora mismo unas nuevas elecciones al Parlamento Europeo de gran importancia, con una derecha ganadora y una extrema derecha que aboga por la xenofobia y el sentimiento anti UE llamando a la puerta. Seamos prácticos y lógicos: la intercomunicación entre personas y negocios de toda Europa nos enriquece a nivel económico y social. A los europeos nos gusta viajar, conocer nuevos lugares, compartir conocimiento científico y tecnológico, asistir a eventos literarios y artísticos, en resumen: compartir nuestras playas con alemanes y finlandeses por ejemplo, y a la vez, visitar los museos rusos y los teatros franceses con traductores multilingües. Precisamos seguir exportando e importando productos y estudiar en las universidades de Upsala, Salamanca y Oxford, entre otras. Ambas cuestiones ponen en conexión a gentes con los mismos ideales: avanzar económicamente, salvar al planeta de su destrucción y deterioro y ayudar a otras zonas geográficas, con muchas vinculaciones históricas a su desarrollo: América y África, de manera prioritaria.

La UE es el modelo más claro de avance social y mercantil, pero no es una máquina, sino una obra humana donde hay cabezas pensantes y votantes de un espectro de opinión diverso y enriquecedor. Es una de las soluciones políticas más importantes e inteligentes del siglo XX, tras dos mil años de penurias y guerras. Es un instrumento nacido por el ansia de paz y para la paz. Apreciemos su valor y el potencial de buen gobierno que nos ha ofrecido y aún nos va a ofrecer.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.