lahoradigital.com
La hora de la verdad
Ampliar

La hora de la verdad

lunes 29 de abril de 2019, 14:50h

La hora de la verdad no es solo el subtítulo que remata la cabecera de este periódico. También es el momento de asumir responsabilidades para quienes han pretendido liderar el futuro de este país llamado España. El pueblo soberano ha dictado sus órdenes sin dudas ni ambages. Ahora ya no valen las descalificaciones sin argumentos, las promesas sin programas, ni el insulto soez ni la ignorancia necia. El día después de que los españoles hayan dicho lo que quieren a los líderes que decidieron aceptar el veredicto de las urnas, llega el momento de bajar del pedestal y volver al trabajo.


Y el primero que debe hacerlo es Pablo Casado junto a su equipo. Sólo él es el responsable de la hecatombe electoral de su partido, el PP. El y sus antecesores más inmediatos que no quisieron afrontar las decisiones que reclamaba la sociedad ante problemas tan graves como la corrupción o el independentismo. Tal vez la decisión más responsable y que le va a reclamar la militancia y sus votantes es que ofrezca su cabeza en bandeja de plata a la dirección de su partido. Y con él todo su equipo, incluido el mentiroso cobardica responsable de la elección digital de Mariano Rajoy y de inclinar la balanza para que Casado fuera elegido en unas primarias carentes de valor democrático.

El equipo de comunicación gestado en FAES, la fundación ideológica del PP que lidera José María Aznar, debería recibir hoy mismo la carta de rescisión de contrato sin indemnización. Y con ellos mandar al rincón de la Historia al político más nefasto que ha tenido este país en este periodo democrático.

La justificación a esta debacle que esgrimen los politólogos de cabecera de Pablo Casado se cae por su propio peso. Los ciudadanos han quitado el disfraz de centristas con el que tanto Aznar como Rajoy tuvieron engañados a una parte importante de los españoles. Como Cronos, el PP tenía en su interior los hijos que había devorado, una extrema derecha que se alimentaba con el mismo cordón umbilical que los centristas sinceros. El gran mérito que los corifeos del PP atribuían al partido es que en España no existía la extrema derecha porque estaba controlada. Nada más falso.

Vox no ha entrado en el Congreso el día 28 de abril de 2019. Llevaba mucho tiempo camuflado bajo las siglas del PP. Sus 24 diputados se corresponden con exactitud matemática con los 15 de la Alianza Popular que lideraba Manuel Fraga más los correspondientes a la Fuerza Nueva de Blas Piñar. Y si VOX ha cortado su cordón umbilical ha sido por la incompetencia de sus líderes, con Aznar a la cabeza, por su actitud pasiva ante el resurgir del independentismo catalán. Y con VOX han alzado su voz todos los nostálgicos de la dictadura franquista. La decisión de alejarse del centro moderado para recuperar los votos que se iban a VOX, siguiendo el consejo ideológico de Aznar, ha sido el último error estratégico del partido.

Tras esta hecatombe, el PP está obligado a realizar un Congreso extraordinario para elegir un nuevo líder y hacer una catarsis que elimine los últimos vestigios del pernicioso liderazgo de José María Aznar. España necesita una derecha moderada y centrista que permita a sus votantes naturales alejarse de la peligrosa demagogia de una extrema derecha que intenta acabar con la unidad de la España democrática.

Pero no es sólo el Pablo popular quien debe hacer autocrítica y afrontar sus responsabilidades. Después de haber llevado a Unidas Podemos desde la nada hasta las más altas cotas de la miseria, -Groucho dixit- de borrar del mapa político a Izquierda Unida y de haber roto a su partido, Pablo Iglesias debe poner también su cargo a disposición de los militantes. No es de recibo que después de la sangría de votos y escaños que ha sufrido el partido, en gran parte debido a su estalinista culto de la personalidad, se arrogue ahora el derecho a negociar un Gobierno de coalición con Pedro Sánchez. Iglesias debe revalidar ese derecho en las próximas elecciones autonómicas y municipales tras enfrentarse a los líderes a quienes ha expulsado de su partido con su actitud soberbia y prepotente alejada del diálogo.

Como en el caso del otro Pablo, Iglesias debería reunir a sus mareas y realizar unas primarias al borde el mar para buscar la renovación de la izquierda. Podría aprovechar el nacimiento de su tercer hijo para coger una nueva baja parental y dar paso a la que es una figura emergente, Irene Montero, una política inteligente, dura, ambiciosa… y mujer.

El tercer líder que por mucho que en sus arengas no cese de decir que es el líder de la oposición y el futuro presidente del Gobierno español, ha fracasado es Albert Rivera. Cierto que ha subido en votos y escaños pero no ha logrado su objetivo. Dar el sorpasso y batir al PP. Pese a la debacle de Pablo Casado, Rivera no ha logrados que el trasvase de votos haya sido suficiente para convertirse en la segunda fuerza nacional. Y su error ha sido el mismo que el de Casado. Intentar recuperar los votos de la extrema derecha haciendo suyos muchas de las propuestas de VOX.

Pero tal vez el mayor error político haya sido, al igual que Casado, no ofrecer salidas al procés catalán, error que ha contribuido a llevar a la victoria a los independentistas catalanes al desperdiciar el éxito de Inés Arrimadas en las últimas elecciones catalanas. Como en el caso de Iglesias, Rivera ha preferido quitar protagonismo a la mujer que llevó a Ciudadanos a derrotar a los independentistas, en vez de explotar su imagen hasta el final. ¿por qué ha cometido ese error? Sin duda por los restos machistas que perviven en Rivera. Su ego no admite que nadie le haga sombra y menos una mujer. Sólo así se entiende la tristeza que emanaba del rostro de Inés Arrimadas mientras el líder del partido se arrogaba el éxito sin el menor atisbo de autocrítica. ¿habría sido otro el resultado en Cataluña con Arrimadas como número uno en Cataluña y no de segunda en Madrid?

Y qué pasa con el cuarto líder, el ganador, Pedro Sánchez? Como dirían Tip y Coll, del Gobierno hablaremos la semana que viene.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • La hora de la verdad

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    3350 | Almudena Hernández - 02/05/2019 @ 22:52:41 (GMT)
    Pero que bueno que eres Ignacio, me suscribiría a este digital solo por leerte, en verdad que los columnistas me gustan, tienen una forma de contarnos la realidad política más real, sin tapujos. Critica lmpiamente porque lo hace a derecha e izquierda. Me ha hecho reir cuando dice de Iglesias: "Como en el caso del otro Pablo, Iglesias debería reunir a sus mareas y realizar unas primarias al borde el mar para buscar la renovación de la izquierda. Podría aprovechar el nacimiento de su tercer hijo para coger una nueva baja parental y dar paso a la que es una figura emergente, Irene Montero, una política inteligente, dura, ambiciosa… y mujer". Reitero y coincido.
    3348 | Vox y el canalla de Casado - 02/05/2019 @ 22:26:44 (GMT)
    Coincido palabra por palabra con el periodista, me gusta mucho lo que escribe y la habilidad que tiene para contarlo, un buen ojo anakítico sobre la extrema derecha y el gran daño que Aznar y el aznarismo han hecho en España. Casado ha quedado como lo que es, una mala imitación del presidente más nefasto que ha tenido España.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.