lahoradigital.com
Te interesa saber la diferencia entre prohibición de la prostitución y abolición
Ampliar

Te interesa saber la diferencia entre prohibición de la prostitución y abolición

jueves 25 de abril de 2019, 12:18h
El abolicionismo, a diferencia del prohibicionismo, no rechaza ni menosprecia a las personas prostituidas, sino que establece medidas disuasorias tanto para los proxenetas como para los prostituidores, a la vez que pone al acceso de las personas prostituidas recursos como asistencia médica y psicológica, renta mínima, formación, entre otros, a la vez que seguridad para los familiares o allegados amenazados en el país de origen, en el caso de trata. El partido socialista es el único que lleva el abolicionismo en su programa.

Uno de los insultos más hirientes y frecuentes consiste en llamar a alguien hijo o hija de puta. El significado de esta expresión no es otro que la consideración que la persona a la que se dirige el insulto, no es considerada ni fruto del amor ni del deseo compartido sino fruto de un intercambio económico que niega a la mujer el tratamiento como ser humano para pasar a ser una simple “cosa”. Uno paga para tener a su disposición el cuerpo de una persona.

El sistema patriarcal ha estado basado en distinguir dos tipos de mujer, la que socialmente es considerada “mujer buena” que es la esposa, madre y cuidadora, frente a la mujer pública” cuyo cuerpo esta en el mercado masculino. A esta mujer pública se la nombra prostituta, aunque en aras a la puridad del lenguaje debería ser prostituida.

Este doble sistema de valoración de las mujeres, tiene como consecuencia, que los hombres han podido tener a una o sucesivas mujeres como esposas o compañeras de vida y múltiples e invisibles mujeres para su exclusiva satisfacción sexual a cambio de pagar un precio. El imaginario colectivo asume que en cada mujer están los dos tipos de mujeres, justificando de este modo la negación de la igualdad de hombres y mujeres.

La prostitución es un estigma para todas las mujeres, afecta a la dignidad a la libertad y a la seguridad de todas las mujeres (las mujeres que han sido violadas lo han sido por la misma consideración que tienen las mujeres prostituidas, ser vistas como objeto del que se puede disponer).

La línea divisoria entre trata y prostitucion es tan imprecisa como la idea de que la prostitución se ejerce desde la libertad, si se parte de un concepto de libertad estática todos los seres humanos nacemos libres, pero esta libertad como valor intrínseco de las personas no deja de ser una expectativa frente al contexto en el que se desarrollan los hombres y las mujeres, y son las circunstancias propia de cada persona, sus necesidades de supervivencia, o de las personas que dependen de ella, las que limitan, restringen o anulan su libertad de decidir.

Porque no hay libertad ni en la trata ni en la generalidad de la prostitución, no cabe normativizar la prostitución como una forma de trabajo, además, ya se ha demostrado tanto en Holanda como en Alemania que la regulación de la prostitución no sirve ni para la seguridad de las mujeres, ni para extinción de esta lacra social. Un estudio realizado en Europa el año 2008 sobre 800 mujeres prostituidas demostró que el 89% de ellas querían dejar la prostitución y el 63% de ellas habían sufrido abusos sexuales en la infancia.

España es uno de los destinos del turismo sexual, y no deja de ser paradójico que a en el año 2015, gobernando el PP, se aprobara la modificación del Código Penal en el que se despenalizaba la explotación económica de la prostitución ajena, es decir del proxenetismo de personas adultas.

El abolicionismo, a diferencia del prohibicionismo, no rechaza ni menosprecia a las personas prostituidas, sino que establece medidas disuasorias tanto para los proxenetas como para los prostituidores, a la vez que pone al acceso de las personas prostituidas recursos como asistencia médica y psicológica, renta mínima, formación, entre otros, a la vez que seguridad para los familiares o allegados amenazados en el país de origen, en el caso de trata.

El PSOE es el único partido que lleva en su programa electoral la abolición de la prostitución, ha sido el partido que ha presentado tanto en el Ayuntamiento de Madrid como en el de Barcelona propuestas de ordenanzas para la abolición de la prostitución, que han sido rechazadas por los otros grupos políticos; el pasado 23 de noviembre, el consejo de ministras y ministros tomo en consideración un informe sobre los principios básicos para la elaboración de una ley integral contra la trata con fines de explotación sexual.

Son múltiples las razones para la abolición de la prostitución, ello unido a las acciones institucionales descritas, constituye una prueba de la firme voluntad del PSOE de que la abolición de la prostitución, y es la manifestación de una convicción que apuesta por un futuro de igualdad de hombres y mujeres donde la prostitución de los seres humanos no tiene cabida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.