lahoradigital.com
'Mis manos tintas en sangre, en sangre de...' ¿De quién?
Ampliar

"Mis manos tintas en sangre, en sangre de..." ¿De quién?

miércoles 10 de abril de 2019, 18:50h

Extrañado debe andar Pedro Sánchez mirando sus manos ensangrentadas y tal vez buscando en su memoria de bachiller la famosa frase de don Álvaro tras herir de muerte al hermano de su amada Leonor "Mis manos tintas en sangre, en sangre de..." ¿De quién? Poco podía pensar el duque de Rivas que la frase del protagonista de "La fuerza del sino" iba a ser uno de los eslóganes electorales del líder del PP. Claro que Casado no remata. ¿De quién es la sangre? Acaso de los muertos de y a consecuencia de la guerra de Irak que comenzó su mentor político, José María Aznar, el mentiroso cobardica, incapaz de tener el valor de reconocer sus mentiras y sus errores históricos que tan caros le salieron al país, al mundo y a su propio partido, que las trampas de trilero le echaron del Gobierno con el rabo entre las piernas.

Pero no contento con su sangrienta mentira electoral, Pablo Casado enfrenta esas manos llenas de sangre del socialismo con las blancas e inocentes manos de la derecha que comparte con sus socios de Gobierno, andaluz de momento, a partir del día 28 ya veremos. Se nota que ha estudiado muy bien la Historia española para aprobar el obligado master de los políticos populares y populistas. Así se desprende al pasar página hacia atrás en la memoria de la Historia y encontrarnos con Tadeo María Calomarde, ministro de Gracia y Justicia con Fernando VII en 1823 en pago a su fervor absolutista. Desde ese cargo hizo la reforma universitaria en 1824, suprimiendo los estudios científicos en favor del Derecho y la Teología e incluso creó escuelas de Tauromaquia. Como se ve todo un precursor de Abascal y la gente de VOX, alter ego de Casado.

De este oscuro personaje sacó sin duda el asesor de Casado lo de las manos blancas ya que a Calomarde, absolutista, machista y acérrimo defensor de la Ley Sálica, le soltó una sonora bofetada la Infanta Luisa Carlota a la que respondió con la famosa frase "Manos blancas no ofenden". Como se puede apreciar, la campana electoral es un taurino mano a mano entre el rojo y sangriento Sánchez y el blanco e inocente Casado.

Pero no queda ahí la admiración del gurú de Casado hacia Calomarde. Al personaje se le atribuyen otras dos frases que no tienen desperdicio. Una es la respuesta que le dio a su chambelán tras anunciarle la llegada a palacio de un grupo de periodistas "Que les den de comer". Sin comentarios. La otra es una ofensa que ya nos afecta a todos, aunque venga de encaladas manos blancas. Tras una propuesta a su reforma universitaria, Calomarde zanjó el debate con un autoritario y premonitorio "alejemos a los españoles de la funesta manía de pensar".

Y qué mejor forma de ejecutar las órdenes de su maestro que borrar del cerebro de los españoles la memoria. La Histórica y la otra, la de toda la vida. Así, sumidos en la ignorancia más absoluta, los españoles todos viviremos alienados en el feliz mundo de Aldous Huxley. Con un lavado del cerebro borraremos de este país no solo la guerra de Irak, el atentado del 11-M y todas las operaciones Gurtel, Púnica, etcétera, sino también todos los muertos de la Guerra Civil, los enterrados en anónimas fosas comunes y los que yacen bajo toneladas de mármol en el Valle de los Caídos. Nada ha ocurrido ni ocurrirá salvo que volverán a pasar otros 25 años de Paz. La fuente del melillense barranco del lobo jamás mano sangre de los españoles que murieron por la patria, las trece rosas no fueron fusiladas y al padre de mi amigo no le dieron dos tiros de gracia.

Por si nos quedaba alguna duda de donde vienen y adónde van estos personajes, el gurú de la campaña se ha encargado de disiparla. Cuando escucho a Casado iniciar su arenga electoral "Españoles de Cataluña, Catalanes de España" solo me viene a la memoria la banda sonora del NO-DO y la imagen de un militar con bigote, voz aflautada y sangrienta mano derecha de guiñol, dirigirse a una masa alienada y pesebrera desde el balcón principal del Palacio de Oriente : "Españoles..." Este eslogan electoral es aún peor que el «Haz que pase» de Sánchez. Es más dolorosamente tramposo. "Qué bonito grito de guerra". Otra vez la guerra. Pablo Casado dixit

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.