lahoradigital.com
Pensiones: pasado, presente y futuro
Ampliar

Pensiones: pasado, presente y futuro

domingo 31 de marzo de 2019, 18:49h
Qué duda cabe que el debate sobre la viabilidad y el futuro del sistema público de pensiones ha generado grandes titulares en los medios y se encuentra entre las grandes preocupaciones de las personas mayores en España.

Si tenemos en cuenta que en un sistema de reparto como el nuestro, con los ingresos por cotizaciones sociales de los trabajadores por cuenta propia y ajena se pagan las pensiones de los jubilados del momento, que en los últimos años la calidad del empleo y los salarios han disminuido y que el aumento de la esperanza de vida y las bajas tasas de natalidad han invertido la pirámide poblacional española y, con ello, el constante aumento del número de pensionistas, el panorama, a priori, puede parecer desolador.

El PSOE y las personas mayores

En España las personas de más de 60 años representan ya casi un 20% de la población y las previsiones evidencian una revolución demográfica que, entre otras cosas, traerá como consecuencia que las personas mayores de 60 años serán más que las personas menores de 14 años en dos décadas.

Por otro lado, las masivas manifestaciones de mayores que en los meses anteriores a la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy salieron a la calle a reivindicar el derecho a mantener la seguridad de sus pensiones, como establece el artículo 50 de nuestra Constitución, puso sobre la mesa del debate público, la realidad de un heterogéneo colectivo que no está dispuesto a renunciar a ninguno de sus derechos de ciudadanía y que por tanto, reclama mantener la seguridad económica, el derecho a la salud, a la igualdad de trato y a la no discriminación por razón de edad.

Por todo ello, desde los programas electorales del partido socialista se debe dar respuesta a esta nueva realidad de una sociedad intergeneracional, con un importante grupo de personas mayores de 60 años, que está impactando en el funcionamiento de nuestras sociedades en todos los ámbitos: económico, cultural y social.

Desde el PSOE, debemos seguir impulsando medidas y propuestas que por un lado garanticen el derecho de las personas en todas las edades y etapas de sus vidas y, por otro, como es nuestra tradición, ser innovadores en un modelo social que facilite la sostenibilidad personal, social y familiar, con nuevos modelos de vida, de relaciones intergeneracionales, de alternativas a las necesidades del cuidado, y facilitadores de un modelo de democracia activa y participativa, donde nadie se sienta excluido por motivos de su edad y ayude a resolver uno de los problemas más serios en esta sociedad contemporánea como es la soledad.

La gestión de las políticas que afectan a la población mayor será, por tanto, uno de los principales retos de nuestro país en las próximas décadas. El constante incremento de personas mayores en nuestra sociedad, supone un enorme reto desde muchas perspectivas: política, económica y médica y, al mismo tiempo, un cambio profundo que conlleva muchas dificultades, pero también es la materialización de un hecho incontestable de progreso.

Pensiones

De dónde venimos

El principal problema que tienen las personas mayores es, sin lugar a dudas, las pensiones y los ataques que ha venido sufriendo el sistema público durante el gobierno del Partido Popular. Además, el enorme agujero de la Seguridad Social y el envejecimiento de la población hacían temer a los/as trabajadores/as por la pensión del futuro, en especial a los/as jóvenes. ¿Qué prestación quedaría dentro de 30 años? Si tenemos en cuenta el factor de sostenibilidad cuya entrada en vigor se preveía para 2019, los/as futuros/as pensionistas habrían visto reducidas sus prestaciones entre un 30% y un 35%.

Por otra parte, durante el mandato del PP, se introdujeron medidas de copago de las prestaciones farmacéuticas, sociales y asistenciales (ayuda a domicilio, teleasistencia, aparatos, prótesis…) y, al mismo tiempo, se estableció una lista de 417 medicamentos que dejaron de ser financiados por la Seguridad Social y cuyo precio, desde el 1 de septiembre de 2012, tuvieron que abonar íntegramente los/as pacientes.

Todo ello ha supuesto un notable empobrecimiento de nuestra sociedad y muy especialmente de las personas mayores, que han visto como su poder adquisitivo se reducía de forma sustancial, en una etapa en que las pensiones se habían convertido en la principal ayuda económica familiar debido al incremento del desempleo, la precarización de las condiciones laborales y la crisis de las hipotecas.

Cuantía de las pensiones mínimas en el período 1996-2017

A pesar de la crisis que se inicia en España durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, se impulsó una importante subida de las pensiones –257,11 euros–, incluso superior a la suma de la producida por los dos Gobiernos populares –107,03 y 44,90 euros respectivamente–.

Fondo de Reserva de la Seguridad Social (en millones de euros)
Por otra parte, hasta 2011 el Gobierno socialista incrementaba año tras año el fondo de reserva de las pensiones hasta dejarlo en 66.815 millones de euros. Sin embargo, una vez que el partido popular asume el poder en 2012, comienza a retirar parte de los fondos, unos 70.851 millones, dejándolo a finales de 2017 con 8.095 millones mientras que, al mismo tiempo, los Presupuestos Generales del Estado de ese año, incluían un préstamo a la Seguridad Social de 10.192 millones para pagar las pensiones, al que seguirá otro en 2018 por otros 15.000 millones, incrementando así su deuda y su déficit.En relación con las pensiones de viudedad, el Gobierno del PP fue aplazando año tras año a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado, la entrada en vigor de la disposición adicional trigésima de la reforma de pensiones de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, en la que se contemplaban mejoras para las pensiones de viudedad de mayores de 65 años o más años y que no perciben ingresos por trabajo ni otras pensiones.

Situación actual

Tras la aprobación por el Congreso de los Diputados la moción de censura contra Mariano Rajoy y la toma de posesión del nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 recogía entre otras medidas, la subida de las pensiones, que quedaban como sigue:

  • Todas las pensiones se incrementan un 1,6%, excepto las pensiones mínimas, no contributivas y SOVI, que aumentan, un 3%. A estas subidas se les restó el 0,25% que subieron a principio de año. Las subidas tienen carácter retroactivo, lo que supone que la medida entraba en vigor con fecha de enero y, por tanto, la Seguridad Social abonó el aumento que no se había pagado en los primeros siete meses del año en una paga.
  • Así mismo, con carácter general, el 1 de enero de 2019 se aplicó una revalorización inicial del 1,6% a las pensiones contributivas y del 3% para las mínimas y SOVI, y para las pensiones no contributivas.
  • En lo que respecta a las pensiones de viudedad, su base reguladora aumenta del 52% al 56%. Asimismo, a partir de enero de 2019, se calculará aplicando el 60% de la base reguladora, culminando así la subida de 8 puntos y dando cumplimiento a la disposición adicional trigésima de la Ley 27/2011 que preveía la aplicación gradual de la subida, en un plazo de 8 años a partir del 1 de enero de 2012, hasta el 60% de la base reguladora de la pensión de viudedad.
  • Además, a principios de 2019, se llevó a cabo la consolidación en la pensión de la décima de desviación con la inflación real en 2018 y se abonó a los/as pensionistas la correspondiente paga compensatoria.
  • Finalmente, y tras más de dos años de trabajos, en su última reunión de 19 de febrero de 2019, la Comisión del Pacto de Toledo dio por rotas las negociaciones para cerrar una serie de recomendaciones que estaban prácticamente cerradas y que facultaban la revalorización de las pensiones conforme al índice de precios al consumo (IPC) real y la separación de las fuentes de financiación, es decir, separar los gastos impropios del Sistema que, a partir de su aprobación, serían sufragados por los Presupuestos Generales del Estado.

El futuro

El pasado 27 de marzo, el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó las 110 principales medidas del programa electoral socialista. “Los compromisos con los que queremos construir la España de la próxima década” y que están “inspirados en la sensatez, la ambición de país y el realismo”. Son “las 110 transformaciones que necesita España si quiere ganarse el futuro”, para “avanzar y no retroceder, tras años de parálisis, injusticia social y corrupción”.

En cuanto a pensiones, el objetivo es acordar por consenso en el Pacto de Toledo “las normas de un sistema sostenible financieramente y que proteja el poder adquisitivo de los pensionistas”. Del mismo modo que “garantizaremos para ello la actualización con el IPC y propondremos que las pensiones no contributivas no sean pagadas con cargo a las cotizaciones sociales”.

Asimismo, Pedro Sánchez mantiene una puerta a ajustar el déficit de las pensiones actuando sobre las pensiones que vayan a entrar en el sistema en los próximos años. Con esta previsión, el PSOE se compromete a establecer una senda de cinco años para “superar y eliminar” el déficit del sistema de Seguridad Social –que ronda los 19.000 millones de euros– en el marco de su compromiso con la consolidación fiscal.

Extracto del programa electoral

Pensiones dignas garantizadas

  1. Reformaremos el sistema público de pensiones, con el mayor consenso posible, sobre la base de la solidaridad intergeneracional y el respeto a los mayores. Para ello, retomaremos el Pacto de Toledo y el diálogo social como herramientas vertebradoras de la Seguridad Social.
  2. Eliminaremos el actual Índice de Revalorización. Las pensiones se actualizarán anualmente con el IPC real, aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y no contributivas, y reformaremos la actual regulación del factor de sostenibilidad promoviendo un diseño compartido con los interlocutores sociales.
  3. Estableceremos una senda de cinco años para superar y eliminar el déficit del sistema de Seguridad Social a través de la adopción de un conjunto de medidas que garanticen la sostenibilidad financiera de largo plazo del sistema.
  4. Redefiniremos las fuentes de financiación, de manera que las cotizaciones sociales soporten primordialmente gastos de naturaleza contributiva.
  5. Incrementaremos progresivamente la aportación del Estado para hacer frente al aumento del gasto ligado a la jubilación de la generación del baby-boom.

Juan Gabriel Martínez es Secretario de Mayores en la Agrupación Socialista de Retiro.

Anexo

Cuantía de las pensiones de la Seguridad Social para 2019 (Fuente: UGT)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.