lahoradigital.com
Hermanas chinas adoptadas se buscan...
Ampliar

Hermanas chinas adoptadas se buscan...

sábado 30 de marzo de 2019, 21:48h
Hace días que un hilo que corre en Twitter tiene a mi familia emocionada. Se trata de una chica española adoptada en China hace años qué busca en redes, a otra niña que fue adoptada al mismo tiempo que ella.

Eran niñas del mismo orfanato, ella era un bebé y la otra niña tenía 5 años. Ella explica en twitter, que sus padres le contaron que esta otra niña lloraba desconsolada cuando las separaron, que pedía que esta familia la adoptara a ella también, y que incluso se escapaba de la habitación del hotel donde se encontraba con sus padres adoptivos, también españoles, para verla a ella.

Siempre acompañada de un puñadito de comida, no fuera a ser que no hubiera comido.

Tristemente perdieron el contacto con el pasar de los años, pero ella nunca olvido a aquella niña.

Y es que aquella pequeña, con 5 años, ayudaba a cuidarla, y eran probablemente la única familia que tenían la una para la otra.

Que nadie se escandalice, por el hecho de que una niña ayude a cuidar de compañeros en un orfanato. En nuestra querida España, hace escasas décadas, eran los hermanos mayores los que cuidaban de los más pequeños, en aquellas tan numerosas, y tan pobres familias que poblaban nuestro país.

Esto es “el pan nuestro de cada día” en los orfanatos de medio mundo. Donde los niños más mayorcitos ayudan a cuidar de los bebés.

Niños que no tienen familia, y cuyos cuidadores tienen un nivel de menores a su cargo que les hace imposible, pararse y darles algo de afecto, pues su tiempo se dedica a cubrir las necesidades básicas de subsistencia.

Comprenderán ustedes, que entre estos pequeños se establecen relaciones de afecto, mucho más fuertes, que entre la mayoría de los hermanos biológicos, puesto que ellos no tienen a nadie más.

A raíz de esta historia, vinieron a mi mente muchos recuerdos, puesto que mis dos hermanos provenientes de China, nacieron en la misma provincia que la chica de la búsqueda.

Y aunque mi hermana llegó muy pequeña, años después llegó mi hermano que ya había cumplido 4 años. Recuerdo como si fuera ayer, como trataba de explicarnos en chino, quienes eran los niños que aparecían junto a él, en aquel albúm de fotos, que es costumbre en China entregar a los padres adoptantes.

Aquellos niños, la mayoría con necesidades especiales, y que difícilmente encontrarían un hogar, habían sido su familia durante años.

Tampoco puedo dejar de pensar en tantas familias, que llamaron desesperados, buscando nuestra ayuda a lo largo del tiempo. Explicando que en el momento en el que su hijo o hija debía abandonar definitivamente el orfanato, se abrazaba desesperado a otro niño, rogando porque no los separaran.

Aquellas familias, estaban dispuestas a adoptar a ambos niños.

Familias que sin duda, si se les hubiera hecho un estudio hubiesen estado perfectamente capacitadas a todos los niveles para adoptar no sólo a uno, sino a dos menores.

Sin embargo, de manera inexorable, la respuesta por parte de nuestras autoridades competentes, era un rotundo NO. Y que si la familia deseaba adoptar a ese otro menor, debía empezar un proceso de adopción desde cero. Situación que puede llevar años.

Este se basa en que nuestra legislación, sólo permite adoptar dos infantes al mismo tiempo si son hermanos biológicos entre ellos.

Es decir, que resulta que unos padres adoptivos, si pueden adoptar dos niños únicamente si comparten genes, pero no pueden hacerlo aunque estos niños tengan un vínculo afectivo, tan fuerte como el de hermanos biológicos o incluso más.

Creo que al común de los mortales no se les escapa que esto carece de lógica, máxime cuando nos referimos a un proceso de adopción.

Donde precisamente de lo que se trata es de establecer un vínculo jurídico y afectivo igual de fuerte que el del ADN, entre una familia y un niño que no lo tienen.

Mucho tiempo llevamos proponiendo a las sucesivas autoridades, que se permita la adopción de lo que otros países establecen sin problemas, y es la adopción de los conocidos como “hermanos de orfanato”.

Como tampoco se comprende que los padres que se ofrecen a adoptar dos niños, incluso tres, no puedan hacerlo, aunque no tuvieran vinculación alguna, ni bio, ni afectiva.

Sobre todo teniendo en cuenta lo largo de los procesos de adopción. Aunque sólo se tuviera en cuenta el hecho, que no es poco, de necesitar una familia.

Ahora precisamente, que tan mediática es la situación de la maternidad, y el problema demográfico que tenemos en España

Por ello, en este momento en que felizmente se acaba de aprobar tras 4 años "de parón "el Reglamento de las adopciones internacionales. Reglamento que otorga al Ministerio de Sanidad las competencias más importantes en adopción internacional, rogamos, sin dejar de pensar en aquellos niños que no tuvieron la suerte de ser adoptados juntos, que modifiquen esta situación, para que nunca más “hermanos de orfanato” sean separados.

Porque en la adopción, como en cualquier otro familia, lo más importante es el amor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Foro asociado a esta noticia:

  • Hermanas chinas adoptadas se buscan...

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    3262 | Milagros Sánchez - 04/04/2019 @ 00:32:49 (GMT)
    Que gusto da ver el mérito de esas familias que en un derroche de generosidad adoptan niños. Si este ejemplo cundiera habría miles de familias felices y menos niños solitos en los terribles hospicios de ciertos países.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.